Home   /   Análisis  /  Sin categoría  /  Opinión  /   Acerca del tango “Volver”
Acerca del tango “Volver”

Por Victor Dantés

Hay cosas que de alguna manera se me presentan como permanentes. Parece eterno el retorno de recuerdos que invaden mis sueños y me hacen preguntarme con nostalgia “¿quién se robó mi niñez?”

La nostalgia y su pariente, la melancolía, son sentimientos permanentes en el ser humano al igual que los poetas que describen con metáforas estos sentires. Es el caso de Gardel y Le Pera: eternos poetas que nos pintaron el alma con sus canciones y pasaron a formar parte del patrimonio cultural que describe la personalidad de nuestro pueblo. Porque, en definitiva, ¿la cultura no expresa la personalidad de un pueblo?

Este tango presenta una especie de oxímoron: describe una nostalgia esperanzada, un eterno retorno que nos lleva al futuro porque a pesar de que el olvido, que todo destruye, haya matado a la vieja ilusión, el poeta guarda escondida una esperanza humilde que es toda la fortuna de su corazón.

La palabra revolución proviene del latín “revolutio” que significa “una vuelta”. Quizás esto nos indica que siempre para avanzar tenemos que volver.

 

VOLVER

Yo adivino el parpadeo
De las luces que a lo lejos
Van marcando mi retorno
Son las mismas que alumbraron
Con sus palidos reflejos
Hondas horas de dolor

Y aunque no quise el regreso
Siempre se vuelve al primer amor
La vieja calle donde el eco dijo
Tuya es su vida, tuyo es su querer
Bajo el burlon mirar de las estrellas
Que con indiferencia hoy me ven volver

Volver con la frente marchita
Las nieves del tiempo platearon mi sien
Sentir que es un soplo la vida
Que veinte años no es nada
Que febril la mirada, errante en las sombras
Te busca y te nombra
Vivir con el alma aferrada
A un dulce recuerdo
Que lloro otra vez

Tengo miedo del encuentro
Con el pasado que vuelve
A enfrentarse con mi vida
Tengo miedo de las noches
Que pobladas de recuerdos
Encadenan mi soñar

Pero el viajero que huye
Tarde o temprano detiene su andar
Y aunque el olvido, que todo destruye
Haya matado mi vieja ilusion
Guardo escondida una esperanza humilde
Que es toda la fortuna de mi corazón

Volver con la frente marchita
Las nieves del tiempo platearon mi sien
Sentir que es un soplo la vida
Que veinte años no es nada
Que febril la mirada, errante en las sombras
Te busca y te nombra
Vivir con el alma aferrada
A un dulce recuerdo
Que lloro otra vez

 

Etiquetas

Notas Relacionadas