Home   /   País  /  Politica  /   APORTES PARA LA REFLEXIÓN: LA LECTURA COMO POLÍTICA EDUCATIVA ESTRATÉGICA EN LA VIDA DE LOS PUEBLOS
APORTES PARA LA REFLEXIÓN: LA LECTURA COMO POLÍTICA EDUCATIVA ESTRATÉGICA EN LA VIDA DE LOS PUEBLOS

“Leer es un derecho negado durante milenios a la mayoría de la humanidad. Leer es ampliar las referencias que tenemos del mundo, entrar en contacto con el prodigio de la creación intelectual, con el trabajo de otros seres humanos: los autores de los libros o textos que elegimos entre muchos posibles. Leer es un ejercicio que expresa y sostiene la cultura de una nación, su fuerza espiritual y sus valores, su capacidad de resistencia y desarrollo. Leer, aunque parezca una experiencia íntima y solitaria, es participar”.

Programa Nacional por la Lectura. (Cuba)

 

Posiblemente para muchos, sea más sencillo acordar en política educativa sobre QUÉ hay que cambiar que, sobre LOS CÓMO hay que hacerlo.

Conocer el problema

“La escuela quiere que los alumnos lean, pero no logra que quieran leer”[1]. A esta situación que afecta a todos los niveles educativos, no solo a la escuela sino también a la universidad, se suman las condiciones socioeconómicas que determinan una diferencia aún mayor, conforme al sector social del cual se provenga.  Por ejemplo: “El 70 % de los chicos/as que pertenecen a sectores vulnerados nunca les han leído un cuento”[2]. Entonces, no sólo no quieren leer, sino que además en muchos casos no saben muy biende que se trata. Otro ejemplo: “La Encuesta Nacional de Consumos Culturales revela que, 4 de cada 10 argentinos leyeron al menos un libro en 2017 y la mitad de los encuestados dijeron que no lo hacen por falta de interés”[3].

¿El lector nace o se hace?

La lectura es un derecho y como tal, deben estar garantizadas las condiciones desde el Estado para elegir ejercerlo o no. En este sentido, hay un trabajo muy interesante donde se analizan las posiciones de Víctor Moreno Bayona, escritor español y especialista en la materia, donde se plantean algunos interrogantes para debatir especialmente entre las y los docentes. Veamos.

” ¿Qué es lo que realmente la escuela se debe trazar como verdadera meta en cuanto a la lectura y al hábito lector?…¿Puede ser un objetivo de la escuela formar el hábito lector?… ¿El lector nace o el lector se hace?

“Así como la simple decodificación no es leer, tampoco es lo mismo leer que ser lector. La diferencia se encuentra en que el ser lector significa tener el hábito de leer, que, como cualquier hábito, tiene una fase de aprendizaje de una determinada actividad y luego su fijación, para convertirse en una necesidad. El lector se ve impulsado a leer, siente la necesidad de leer [4]”.

Personalmente, quién escribe este artículo, está en la tesis de que el lector se hace. Si bien existen preferencias, gustos, facilidad, predisposición, etc. para esta actividad como para cualquier otra, no debemos olvidar que, las funciones del lenguaje en el cerebro humano se localizan fundamentalmente el área de Wernicke y en el área de Broca, ubicadas en el hemisferio izquierdo de la corteza cerebral y ésta, como bien se sabe, fue una de las últimas en desarrollarse en la evolución del cerebro humano.

Por lo tanto, leer es antinatural. El estado natural del cerebro tiende a la distracción, al igual que el de la mayoría de los primates. Leer requiere de esfuerzo para poder concentrarse durante un tiempo prolongado. Es muy difícil desarrollar la capacidad de lenguaje si no es estimulado y enseñado.

¿Puede la escuela formar lectores?

En la Argentina existe una larga tradición lectora. Se debiera evaluar en que medida la escuela ha sido capaz de transmitirla. Es un proceso complejo, lleno de matices, que involucra a todo el sistema educativo, a la familia y a la comunidad en general, que además tiene como centro neurálgico del problema la Universidad, que es quién forma a los docentes que luego estarán en condiciones o no, de emprender transformaciones profundas.

“Es obligación de las universidades y los institutos encargados de la formación de los profesores, el poner especial énfasis en el estudio de la temática de la lectura. Los docentes tenemos que ser conscientes que no podremos conseguir formar el hábito lector si es que nosotros no somos lectores. ¿Cómo vamos a poder trasmitir una pasión (y la lectura lo es) si nosotros no la sentimos, si nos es indiferente? Como bien dice Michèle Petit: “Para transmitir amor por la lectura y, en particular por la lectura literaria, es preciso haberla experimentado” (Petit, 2001: 65). Todos sabemos que no se educa con las palabras sino con el ejemplo”[5].

Política y Neurociencia

Posiblemente la enorme mayoría de los argentinos estemos de acuerdo en que necesitamos vivir en una sociedad más justa. El gobierno nacional ha reeditado “El Plan Nacional de Lectura”, entendemos, con la esperanza de dotar a nuestros estudiantes de los instrumentos necesarios para que puedan construir una sociedad mejor.

En este sentido, algunos estudios de la neurociencia vienen a refrendar aquello que muchos han dicho de manera casi intuitiva.

Dice Facundo Manes: “… Sin dudas una de las mayores representaciones de las construcciones colectivas modernas son los Estados nacionales y sus correspondientes alianzas regionales. Las sociedades organizadas que buscan satisfacer las necesidades básicas de sus ciudadanos y desarrollarse a partir de la historia heredada y, sobre todo, de lo que forjan desde su presente constituyen el rasgo más cabal de inteligencia colectiva que pueden mostrar los seres humanos como especie”.

“Muchas veces se generan discusiones alrededor del interrogante de si la suma de grandes inteligencias individuales lleva necesariamente a un resultado colectivo satisfactorio… ¿cómo puede ser que este equipo de estrellas no haya rendido tan bien como se esperaba? ¿Y cómo este, más austero, logró, por el contrario, maravillar con su rendimiento?”[6].

Será tarea entonces, de quienes hoy conducen los destinos del país, y de todos aquellos que quieren vivir en una sociedad más igualitaria y justa, contribuir al desarrollo de la cultura de nuestros estudiantes y de nuestros/as jóvenes, de ese equipo austero de hombres y mujeres, que esperan por un futuro mejor.

 

[1]Resolución Ministerial N.º 1044/08. Programa Educativo Nacional para el Mejoramiento de la Enseñanza de la Lectura.

[2] VALES, L. (31 de diciembre de 2019). Se presentó el Plan Nacional de Lecturas. Página 12.https://www.pagina12.com.ar/239284-se-presento-el-plan-nacional-de-lecturas

[3] PREMAT, S. (23 de mayo de 2018). Lectura, en picada: solamente cuatro de cada diez argentinos leyeron un libro en el último año. La Nación.https://www.lanacion.com.ar/cultura/lectura-en-picada-solamente-cuatro-de-cada-diez-argentinos-leyeron-un-libro-en-el-ultimo-ano-nid2137033

[4]JORGE, G. PAREDES, M. (2015). La escuela y el desafío del hábito de la lectura. Razón y Palabra.  Primera Revista Electrónica en Iberoamérica Especializada en Comunicación. N° 89.Pag 9.

[5]Ídem. Pag 11.

[6] MANES, F, NIRO, M. (2014) Usar el cerebro. Conocer nuestra mente para vivir mejor.Argentina. Editorial Planeta.

Notas Relacionadas