Home   /   País  /  Politica  /   Bono de fin de año para Clarín: diputados aprueba desregulación de Papel Prensa
Bono de fin de año para Clarín: diputados aprueba desregulación de Papel Prensa

La Cámara de Diputados le dio media sanción al proyecto que desregula la producción del papel para diarios en la Argentina. El proyecto presentado por Diego Bossio obtuvo 127 votos a favor contra 66 y 3 abstenciones, y busca derogar 8 artículos fundamentales de la Ley 26.736 que declara de interés público la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y de papel para diarios.

La ley fue sancionada en el año 2011, y buscaba regular el acceso democrático de los medios gráficos a este insumo fundamental. En el país la única productora del papel para diarios es Papel Prensa S.A. que se encuentra controlada por Clarín y La Nación, este último como socio menor. Violando los principios de “libre mercado” que tanto proponen en sus columnas de opinión, vendían la producción de acuerdo a sus intereses económicos y políticos. El monopolio de la fabricación, comercialización y distribución del papel llevaba a muchos diarios a tener que importar el insumo a precios antieconómicos.

El manejo que tenía Clarín era similar al que hacía con el monopolio de las transmisiones del fútbol de primera. Las empresas que integraban el Grupo Clarín no sólo eran preferidas, sino que los precios eran normalmente inferiores a los costos de producción. La diferencia o ganancia la obtenían de los medios no alineados. Una especie de subsidio que lograban gracias al monopolio.

El proyecto aprobado (Expediente 7073-D-2018) fue defendido por Bossio y Cambiemos. Los motivos que expusieron fueron que la situación económica y el cambio tecnológico han llevado a que la venta de diarios en la Argentina se haya reducido considerablemente. Esto perjudicaría a los trabajadores de la planta productora y a los medios pequeños del interior. Decía Bossio que el precio fijado gracias a la ley imponía un precio superior al de importación, por lo que era necesario aggiornarse y permitir que Papel Presa S.A. pueda vender a diferentes tipos de precio según volúmen de compra, por ejemplo. Lo que en realidad es rotundamente falso. La ley prevee un precio único para evitar las discriminaciones y esta competencia desleal que realizaba Clarín. No impone un tope, sino que el precio lo pone la empresa (controlado, pero con libertad).

Los fundamentos fueron un tanto vagos, como que “la tapa del diario del domingo sale más que la suscripción mensual en una página web.” Que no está en riesgo el orden público ni la defensa de la competencia ya que aunque sea un monopolio controlado por Clarín (El Estado tiene una participación accionaria minoritaria), la ley de defensa del consumidor puede regularla.

Sin embargo, el punto más elevado de sus argumentaciones lo vimos cuando dijo que la libertad de expresión no estará coaccionada, ya que “el otro día leíamos que Bolsonaro ganó las elecciones con las redes sociales. Solo tenía 6 segundos de televisión. Era el candidato que menos segundos de televisión tenía, pero ganó por las redes sociales: 50 por ciento de WhatsApp y 50 por ciento de Facebook. Con 6 segundos estaba limitada su expresión en la televisión. Sin embargo, tuvo la capacidad –nos guste o no, fue elegido por el pueblo del Brasil- de expresar efectivamente sus opiniones.” Brillante dieguito. Esa capacidad para embelezar lo indisimulable.

¿A quiénes benficiaria desregular el papel de diarios? Según Bossio a los trabajadores y a los medios del interior. “El pedido fue concreto por parte de los trabajadores y de la COOPPAL, Cooperativa de Provisión de la Prensa Argentina Limitada. Nos fijamos quiénes la integran, porque quizá eran grandes diarios, pero no, son: El Diario, de Paraná; El Eco de Tandil; La Arena, de Santa Rosa; El Popular, de Olavarría; El Argentino, de Gualeguaychú; El Debate, de Gualeguay; La Voz del Pueblo, de Tres Arroyos; El Debate, de Zárate; Puntal, de Río Cuarto. Ellos manifestaron este tipo de cuestiones.”

¿Qué es la COOPAL? Una cooperativa de medios de la pampa sojera conducida por Sebastián Etchevehere, el hermano de Luis Etchevere (SRA, Ministerio de Agroindustria, hoy secretaría), titular del diario de su familia (“El Diario” de Paraná). Osea que los pequeños productores del interior que nos presenta como carmelitas descalzas resultaron los socios sojeros del Grupo Clarín.

Papel Prensa S.A. recordemos que fue apropiada por Clarín durante la dictadura cívico militar, parte de la alianza de clases que gobernaba entonces otorgó innumerables beneficios al grupo empresario, como este último “regalo” (tortura mediante).

Hoy la firma está controlada por el Grupo Clarín, que posee un 49% del paquete accionario, La Nación 22,49% y el Estado Nacional con el 27,46% (0,62% de propiedad de la agencia oficial de noticias Télam).

La sanción definitiva de este proyecto sería un enorme retroceso para la democracia Argentina. Un pueblo que pueda pensar libremente sus problemas, y buscar sus propias soluciones en el marco de un común destino, es constantemente bombardeado por quienes monopolizan la cultura. Como decía Scalabrini Ortiz, “El periodismo es quizás la más eficaz de las armas modernas que las naciones poderosas utilizan para dominar pacíficamente a los países más débiles. Es un arma insidiosa que penetra hasta la intimidad del cuerpo nacional… Opera, no a través de sus opiniones, sino mediante el diestro empleo de la información pues sólo transfiere aquella parte de la realidad que conviene a los intereses que representa.”

Notas Relacionadas