Home   /   Economia  /   Cavallo respalda al presidente del Banco Central
Cavallo respalda al presidente del Banco Central

“Nadie mejor que Sturzenegger para conducir una política monetaria conducente a cumplir con metas de inflación alcanzables” declaró el padre de la Convertibilidad, el endeudamiento extremo, el ajuste y la especulación financiera descontrolada. No es casualidad su apoyo al actual presidente del Banco Central, el mismo que fue su secretario de Política Económica durante los tiempos del Megacanje y la crisis de 2001.

Al que Cavallo lo reconoce como su digno sucesor, como impulsor del más terrible liberalismo, aquel que está dispuesto a ofrecer el salario, el hambre y el futuro del país, con tal de satisfacer a un puñado de bancos. Pueden ajustar brutalmente para bajar el déficit o secar la plaza para bajar la inflación, pero nadie discutirá las enormes ganancias de los monopolios o el aumento de casi un 50% en los honorarios de sus directivos el último año.

El problema para el padre de los ajustadores, es la “liviandad” del ajuste actual. Por lo que la tragedia nacional solo acaba de comenzar. (RIN)

Por qué Cavallo asegura que “sería muy contraproducente sacar a Sturzenegger del Banco Central”

Para el exministro, no hay “nadie mejor que Sturzenegger para conducir una política monetaria conducente a cumplir con metas de inflación alcanzables”

El exministro de Economía, Domingo Cavallo, señaló que los anuncios de nuevas metas de inflación del Gobierno del pasado 28 de diciembre, en lugar de ser juzgados como reconocimiento de una realidad, han sido interpretados como una pulseada entre la autoridad monetaria y la jefatura de gabinete, lo que ha instalado rumores de renuncias en el Banco Central.

“Es inimaginable que el presidente Macri vaya a culpar al Banco Central de no haber alcanzado las metas de inflación que el propio gobierno le impuso para el año 2017”, dijo el ex funcionario menemista y de la Alianza en su sitio web.

“Si esas metas no fueron cumplidas es como consecuencia a) de que el imprescindible ajuste fiscal se hizo a ritmo demasiado lento y b) de una deformación institucional que viene desde el año 2002. El Banco Central tuvo que actuar como co-administrador de la deuda pública con un instrumento muy imperfecto, las LEBACs”, agregó.

En ese aspecto, señaló que “creer que con un cambio de conducción en el Banco Central habrá mejores chances de avanzar hacia la estabilidad y el crecimiento, es un grave error”.

Y luego salió en defensa del actual presidente del BCRA al indicar que “nadie mejor que Federico Sturzenegger y su equipo para conducir una política monetaria conducente a cumplir con metas de inflación alcanzables”.

Todo esto “si es que se avanza en una delimitación precisa de las responsabilidades del Banco Central y del Ministerio de Finanzas, que impida que el Banco Central sea emisor primario de títulos de deuda destinado al sector privado no bancario”.

“El endeudamiento oneroso del Banco Central, si resulta necesario, debería serlo sólo con los bancos. El Ministerio de Finanzas debería ser el único emisor primario de deuda pública destinada a cualquier tipo de comprador”, destacó el ex candidato presidencial en las elecciones de 1999.

“El nivel de la tasa real de interés y del tipo de cambio real resultará de los términos del intercambio externo, de las condiciones financieras en los mercados del exterior y, fundamentalmente, de la relación entre la magnitud del ahorro interno (déficit fiscal incluído como desahorro) en relación a la inversión”, agregó Cavallo.

Y concluyó señalando que “la posibilidad de que el Banco Central influya sobre estas variables claves será siempre muy limitada y con efectos de cortísimo plazo. Pensar que un cambio de conducción del Banco Central podrá influir de manera sostenida sobre estas variables es un gravísimo error conceptual”.

(Iprofesional)

 

Notas Relacionadas