Home   /   Análisis  /  Editorial  /   El cinismo de Suárez, el candidato de Macri en Mendoza
El cinismo de Suárez, el candidato de Macri en Mendoza

Rodolfo Suárez anunció junto a Cornejo algunas de sus propuestas. La más sobresaliente sería la creación del Banco de Mendoza. Según Suárez, se trataría de “un banco mixto con rigurosos controles” que “no le podrá prestar plata al Estado” y que “el gerenciamiento será privado”.

Esa propuesta parece ser un oxímoron* de la política. Un banco provincial para la “producción” en el marco de un gobierno que ha dado rienda suelta a la timba financiera en claro perjuicio del mercado interno, la producción y el trabajo.

El negocio de la bicicleta financiera con las LEBAC y las LELIQ ha destruido el aparato productivo argentino. El festín es redondo: altísimas tasas de interés anuales por la compra de esos “productos financieros”, para que con un dólar más o menos “estable”, se garantice el cambio de esos “productos” en un par de semanas (con el equivalente de la tasa anual), para luego salir a comprar dólares con la diferencia, y allí se “dispara” el dólar. Pero para “contenerlo”, el FMI desembolsa dólares fresquitos para aceitar la bicicleta. Disculpas pido al lector por el vocabulario.

A cambio de ese “préstamo” desinteresado, Lagarde el impone condiciones a Macri, quien rápidamente las acepta en detrimento de nuestra soberanía. Así lo sufrieron los jubilados y los laburantes que aun tienen trabajo.

El ministro Lisandro Nieri reafirmó que se trata de “un proyecto para empezarlo ahora. La situación actual no es una amenaza para un banco. La forma de manejar tiene que ser muy clara para no incurrir en errores como el pasado, en el que hubo problemas de gerenciamiento”. Y agregó que “en los 90 se tomaron muy malas decisiones. No se hacían los análisis de riesgos correspondientes, malas decisiones en los créditos otorgados. Hoy el sistema financiero tiene una regulación que impone el Banco Central de la República Argentina que encorseta mucho a los bancos”.

Los “errores” del pasado a los que se refiere Nieri y que los atribuye a las personas y no a las instituciones, son los generados por un modelo económico del mismo tinte que el macrista. Plan de Convertibilidad mediante, el endeudamiento fue sideral para un gobierno de CEOs que atentaron contra los intereses de nuestro pueblo rematando los bienes y recursos en favor de la rapiña de los monopolios y oligopolios internacionales de la alianza de la gran industria y los bancos.

Así, el Banco de Mendoza fue también blanco del desguace. Fue entregado a Moneta y por medio de este, los acreedores del banco quedaron sin cobrar. Es decir, los ahorristas mendocinos lo perdieron todo. No fueron las personas. Fue el modelo económico. Los Macri y Dujovne de la época desguazaron el Estado y sus instituciones.

Nieri afirmó que “hoy un banco provincial puede funcionar perfectamente” en Mendoza, que se trata de un proceso “que lleva un tiempo” y que “la situación actual no es una amenaza para concretarlo”.

Agregó Nieri que “tenemos un sector productivo que para el crecimiento requieren financiamiento”. ¡Eureka! Pero resulta que ese sector productivo accede a financiamiento para pagar sueldos. Se ha triplicado la morosidad de las pymes hacia los bancos. No estamos hablando de que esas empresas solicitan dinero para la producción. Ni aunque quisieran, pues el negocio de las Leliqs pone el “tono” de las tasas. ¿Qué emprendimiento puede superar un rendimiento de entre el 40 y el 70 por ciento anual?

A un ritmo inflacionario galopante y ante el estancamiento de la economía, la producción cae y los despidos son moneda corriente.

Dice Suárez en sus propuestas que los ejes de su gobierno serán el empleo, la innovación y el desarrollo humano. y Cornejo lo miraba casi obnubilado. El cinismo de Cornejo y Suárez no podía llegar más lejos. Anuncian con bombos y platillos un “plan” de empleo y producción mientras Macri, jefe de la Alianza de la que forman parte, revienta los bolsillos, la producción y el empleo.

El precandidato a gobernador macrista sostuvo además que “nuestra obsesión es generar empleo. Por ello tenemos que tener un Banco en la provincia de Mendoza”.

Es imposible pensar en generar empleo si la política económica de Dujovne y Sandleris es la que dictan los bancos. Suárez y Cornejo forman parte de ese modelo. A pesar del desdoblamiento, aplaudieron e idearon la mayor parte de las medidas de Macri y su grupo de CEOs y hampones de las finanzas.

Román, en Luna de Avellaneda contaba en la asamblea que decidía la venta del club: “cuando llegaba a casa, le contaba a mi esposa que había fabricado 1000 heladeras. ¿Qué ledigo ahora? ¿Ganó la banca?”. Mientras los bancos dicten la política económica, el trabajo, la producción y los salarios verán desde la lona, y aun desde más abajo, cómo se la llevan en pala los jefes de Macri, Cornejo y Suárez.

*Oxímoron: Figura retórica de pensamiento que consiste en complementar una palabra con otra que tiene un significado contradictorio u opuesto.

Notas Relacionadas