Home   /   Editorial  /   Clásico del domingo | Andrés Soliz Rada: pensamiento situado
Clásico del domingo | Andrés Soliz Rada: pensamiento situado

Por estos días hemos recibido la triste noticia de la partida del compañero Solíz Rada (1). Creemos conveniente repasar a continuación, a través de algunos de sus artículos, el pensamiento “clásico” de un gran hombre cuya inteligencia estuvo siempre al servicio de la causa nacional latinoamericana.

Rada sintetiza en la exposición de sus ideas un verdadero pensamiento situado y genuino a partir de la comprensión de los asuntos profundos de Nuestra América. Sus ideas fueron expuestas, entre otras de las funciones públicas que desempeñó, en tanto Ministro de Hidrocarburos de Bolivia y fue uno de los artífices de la nacionalización de los recursos naturales en dicho país.

Como venimos sosteniendo, el “clásico” no se trata de un mero análisis, ni de una pieza de museo: forma parte del arsenal ideológico indispensable para el militante del campo nacional en lucha por la reversión de la soberanía popular y de la integración latinoamericana, entregada al poder del capital foráneo por la banda de gerentes de monopolios que gobiernan el país, la provincia, en abierta complicidad con la crápula judicial, la rosca mediática y la empresa política offshore que les cubre las espaldas en el campo universitario: la Franja Morada.

Entonces, a todos los compañeros y compañeras del movimiento nacional, ávidos de instrumentos culturales potentes y afilados para lograr la liberación nacional y social de la Nación Latinoamericana, les proponemos la lectura crítica del pensamiento clásico de Andrés Solíz Rada. (RIN)

Evo en la nueva geopolítica

Andrés Solíz Rada (Bolpress)

En semanas previas a la nacionalización del gas y del petróleo, dictada el 01-05-06, Hugo Chávez, en reunión en Caracas, ofreció al ex ministro que suscribe esta nota barcos petroleros para abastecer al país de combustibles si acaso las transnacionales saboteaban la producción, a fin de provocar la caída de Evo Morales.

A pocos días de la medida, Néstor Kirchner prometió, en discurso público, un préstamo de mil millones de dólares a YPFB para fortalecer la nacionalización. A fines de 2008, Ignacio Lula encabezó una reunión de UNASUR que coadyuvó a derrotar el golpe cívico prefectural que buscaba la escisión de Bolivia.

La situación en los países de Hugo, Néstor y Lula ha cambiado dramáticamente. El erróneo manejo macro económico en Venezuela y los implacables ataques de las transnacionales y de la oposición interna han colocado a Nicolás Maduro en riesgo de ser destituido.

En Argentina, Mauricio Macri, que administró la Fleg Trading, de Bahamas, es el nuevo presidente. Su ministro de Economía, Alfonso Prat Garay, pertenece al J.P. Morgan. El último representante del Deutsche Bank en Buenos Aires, Luís Caputo, es ahora Secretario de Finanzas.

Prat Gray y Caputo han encomendado al JP Morgan, Deutsch Bank y otros grandes Bancos la emisión de bonos para pagar a los fondos buitre deudas vergonzosas repudiadas por 136 países en la Asamblea General de la ONU. Paul Singer, titular del fondo buitre NML Capital, que prestó a la Argentina 4.600 millones de dólares y que ahora cobrará 20.000 millones, alaba a Macri en la revista “Time” por reintegrar a la Argentina a la economía global, remover los controles de cambio y promover la mayor libertad de comercio.

El premio nobel de economía, Joseph Stiglitz, dice que el acuerdo de Macri con los fondos buitre “es una noticia terrible para el mundo”. Juan José Aranguren, Ministro de Minería e Hidrocarburos, negocia las nuevas compras de gas de Bolivia y gestiona, al mismo tiempo, las importaciones de LNG a su país, promovidas por la petrolera Shell, de la que es importante accionista.

Con la inminente destitución de Dilma Rouseff , EEUU neutralizará la presencia brasileña en el bloque de potencias emergentes: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica –BRICS– y controlará las cuantiosas reservas de gas existentes del Pre Sal, zona de la plataforma continental del gigante sudamericano. Similar propósito busca en Venezuela, país que tiene la reserva petrolera más grande del planeta.

En marzo, Obama obtuvo notables triunfos en su visita a Cuba y Argentina. Al consolidar las relaciones La Habana – Washington liquidó el ALBA, entidad que aglutinaba a los países antiimperialistas de la región. En Argentina, debilitó los acuerdos de Crtistina Kirchner con empresas chinas. La visita, además, potenció a la Alianza para el Pacífico (fundada por Chile, Perú, Colombia y México) y a la OEA y debilitó al Mercosur y la CELAC.

En este contexto, el número 35 de la revista Petropress (CEDIB-Cochabamba, noviembre de 2015, considera que el capital extranjero tiene ahora presencia hegemónica en Bolivia, en medio de flexibilización ambiental y social y en detrimento de los pueblos indígenas. Advierte que, de acuerdo a la nueva ley minera, las transnacionales y las cooperativas tienen derechos preferenciales sobre bosques, ríos y áreas protegidas, que no condice con los discursos ambientalistas y ecologistas del gobierno.

Sostiene que las compañías mineras tributan hoy menos de lo que pagaban los barones del estaño y que otro tanto ocurre con las petroleras cuyos impuestos estarían por debajo de lo que aportaban antes de la nacionalización.
Petropress incurre en dos omisiones: No hace referencia al nuevo contexto geopolítico de la región. En segundo lugar, silencia logros del régimen actual, entre los que puede mencionarse la incorporación indo mestiza a la actividad política y la unidad nacional, conseguida a partir de la demanda internacional por la reivindicación marítima.

Tampoco se refiere a logros de relevancia, como el incremento de conexiones de gas domiciliaron de 29.000, en el 2005, a casi 600.000 en los inicios del 2016. Infelizmente, sin licitación y por invitación directa, preferentemente, se ha avanzado en la instalación de una planta de amoniaco y urea en el Chapare, de plantas separadoras de líquidos en Tarija y Santa Cruz, de petroquímica en Villamontes y en la exportación de GLP a países vecinos. Lo anterior sumado a la obsesión por nuevas escuelas y por vertebrar al país con carreteras, aeropuertos y conexiones fluviales.

Lo anterior pudo haberse hecho de manera más eficiente y transparente, con una mejor administración de justicia y menos corrupción, lo que merece ser criticado, pero no ignorado, si se quiere realizar un análisis equilibrado de la situación del país en momentos de retroceso del proyecto bolivariano en la región.

Contexto histórico de las ONG

El contexto histórico toma en cuenta el lugar, tiempo y hechos relevantes que rodean los acontecimientos sociales. Infelizmente, casi todos los analistas que escriben sobre las ONGs no lo toman en cuenta, lo que los lleva a conclusiones erróneas. Sobre el tema, cabe recordar que las ONGs nacieron oficialmente con el artículo 71 de la Carta de ONU, de 1945. Como antecedente, se cita la actividad de entidades de beneficencia como la Cruz Roja Internacional. Hoy en día, las grandes ONGs se han asociado a transnacionales. Uno de sus objetivos centrales es impedir la consolidación de Estados Nacionales en países atrasados. Las potencias de occidente las subvencionan y sus empresas las financian, porque las consideran una prolongación de sus políticos. De esta manera, sus empresas buscan controlar los sectores estratégicos: Minería, petróleo, Banca y agricultura y las ONGs cierran el círculo con su presencia en salud, educación, cultura, microempresas y medio ambiente.

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Veamos ejemplos concretos: David Axelrod, consejero de Obama, es un especialista en crear ONGs a pedido de transnacionales. Las ONGs crecieron como hongos a partir del gobierno de Reagan. Sólo en Rusia hay 220 mil y alrededor de 4 millones a nivel mundial. El ex presidente Bill Clinton declaró, el 06-05 de 2005, que “el crecimiento de las ONGs fue uno de los hechos más extraordinarios en el planeta después de la caída del Muro de Berlin”.

El financiamiento del Banco Mundial de grandes ONG se tornó sistemático, a partir del Convenio 169 de la OIT, de 1989, y de la Declaración de la ONU sobre pueblos indígenas, de 2007, convertida en Ley de la República, sin adecuarla a la realidad nacional, por la influencia de Xavier Albó. (Ver mi libro: Controversias de la Izquierda Nacional”). Es ingenuo creer que el Banco Mundial, la Banca internacionales y las transnacionales desembolsen importantes aportes para perder sus privilegios aplicando la filosofía del “vivir bien”.

La presencia de ONGs en Bolivia creció en el primer gobierno de Sánchez de Lozada, lo que se tradujo en la creación de 200 Tierras Comunitarios de Origen (TCO), 60 áreas protegidas y 22 parques nacionales, además de monumentos nacionales en zonas agrarias, reservas de vida silvestre, santuarios nacionales, áreas naturales de manejo integrado y reservas naturales de inmovilización. La conexión entre la Iglesia católica alemana, el cardenal Terrazas, DANIDA y la Fundación Tierra fue importante para lograr ese cometido. Su influencia fue aún mayor en la Asamblea Constituyente de 2008 y en la Nueva Constitución Política del Estado (NCPE), de 2009.

La aplicación estricta de la NCPE, sumada al objetivo de la Nación Camba de separar al oriente del país, hubiera causado la disgregación de Bolivia, como anotaron publicaciones nacionales y foráneas. Para evitarla, Evo Morales optó por no aplicarla. Si bien se cambió el nombre de República por Estado Plurinacional, en los hechos el reconocimiento de 36 inexistente naciones indígenas se redujo a un enunciado teórico, en el que no tiene vigencia la autodeterminación de los pueblos originarios, el reconocimiento a territorios ancestrales, la soberanía sobre recursos naturales y la justicia comunitaria.

Lo anterior no niega la importancia del proceso de cambio que vive el país y el acierto de la NCPE al haber rescatado idiomas, tradiciones, creencias y saberes ancestrales, pero en el marco de la unidad nacional. La nueva orientación oficialista se plasmó con la Ley 351, de 19-03-13, que fiscaliza a las ONGs, como sucede en países tan diversos como EEUU, Rusia, Israel o Ecuador. En EEUU, las ONGs deben presentar cuatro informes anuales y en Israel no pueden recibir donativos superiores a 5.000 dólares al año.

Pese a lo mencionado, sería erróneo no reconocer la existencia de centenares de ONGs que no dependen del poder mundial y que son, más bien, organizaciones de la sociedad civil, interesadas en el medio ambiente y la defensa de los pueblos originarios. La única forma separar a las ONGs buenas de las malas es que el Estado conozca sus fuentes de financiamiento, el destino de sus gastos y los objetivos reales que persiguen, los que no pueden estar en contra de la viabilidad y fortalecimiento del país. Tomar en cuenta el contexto histórico de las ONGs significa también respetar los derechos de las que trabajan legalmente en el país, en aplicación de los derechos humanos, la libertad de pensamiento y de expresión, así como del conjunto de conquistas democráticas, que son patrimonio de la humanidad.

El nacionalismo continental

En momentos en que parece imposible evitar catástrofes ecológicas por la contaminación ambiental y el cambio climático, emerge, como una de las pocas propuestas racionales, la de fortalecer a las naciones continente, a fin de neutralizar la dictadura de la Banca mundial y de sus paraísos fiscales.

La idea bolivariana de nación continente fue reinventada por la “Generación del 900”, a través, de Rodó, Ugarte, Vasconcelos, Ingenieros y Palacios, quienes actuaron en los primeros lustros del Siglo XX. Su prédica tuvo eco en la Reforma Universitaria de Córdoba, de 1918, la que abrió el camino del MERCOSUR, UNASUR, el ALBA y la CELAC.

En esa visión panorámica se tiende a olvidar el papel de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), fundada en México, en 1924, por el peruano Víctor Raúl Haya de la Torre, en la renovada demanda por construir la Patria Grande. El aprismo fue el primer movimiento en América Latina que convocó a multitudes identificadas con el ideal bolivariano.

En efecto, en acto político, al que asistieron alrededor de cien mil personas, realizado en la Plaza “San Martín”, de Lima, el 15-08-1931, para proclamar la candidatura presidencial de su líder, flamearon banderas de Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Ecuador, Colombia, Panamá y de las demás repúblicas del continente balcanizado, junto a la bandera indo americana, creada por Haya.

Si bien estos hechos han sido registrados por investigadores como Jorge Basadre y Luís Alberto Sánchez, ha correspondido al académico argentino, Marcelo Gullo, destacar en su libro : “Haya de la Torre: La Lucha de la Patria Grande” (Editorial UNLa, Buenos Aires, septiembre de 2013), la importancia actual de las tesis y fuentes ideológicas del aprismo. La investigación de Gullo se inicia en 1918, cuando Haya es elegido Presidente de la Federación de Estudiantes del Perú, y termina en 1931, año en que, a su juicio, se completa el perfil ideológico del APRA.

Haya recoge la defensa de la identidad de nuestra América, proclamada por José Enrique Rodó. Asimila de Manuel Ugarte la urgencia de unir a nuestros Estados DES unidos de centro y Sudamérica para contener la expoliación de los EEUU del norte. Hace suyo el valor del mestizaje como eje aglutinador de la América morena, proclamado por José Vasconcelos. De Alfredo Palacios adoptó sus sugerencias de unificar programas de enseñanza, oficinas aduaneras, crear una ciudadanía común y desarrollar una similar democracia antiimperialista.

Ugarte fue el mentor ideológico de la gesta universitaria de Córdoba, la que a través del APRA se convirtió en fuerza política en el Perú, para luego servir de guía a otros movimientos nacionales en la región, como el peronismo argentino y el “emenerrismo” boliviano.

El APRA se inspiró también, dice Gullo, en el Kuo Ming Tang, el vasto movimiento de liberación chino, dirigido por Sun Yan Sen, del que recogió la importancia de articular a las clases oprimidas por el imperialismo. El APRA tuvo que enfrentar a la Tercera Internacional Comunista que lo condenó por no plantear la dictadura del proletariado.

En junio de 1929, la primera conferencia comunista latinoamericana, reunida en Buenos Aires y financiada por Moscú, rechazó el ideal de “Patria Grande” y llamó a la formación de las repúblicas étnicas quechua y aymara, en el Perú, y de 13 Estados indígenas en Bolivia, totalmente independientes, como lo hace hoy el ultra indigenismo, financiado por las ONGs.

Simultáneamente, el notable intelectual peruano, Carlos Mariátegui, discrepó con Haya en la valoración de la “Generación del 900”. Tampoco respaldó las propuestas industrialistas de Ugarte, para las que, en su opinión, su país no estaba preparado.

Sin embargo, mientras Ugarte defendió el neutralismo en la Segunda Guerra Mundial, el APRA prefirió sumarse al bloque imperialista “democrático” encabezado por Washington. Este es otro antecedente que hace de la investigación de Gullo un libro de lectura obligatoria en la turbulenta América bolivariana de hoy.


Nota:

(1) Durante su carrera como periodista fue parte de las redacciones del periódico La Opinión de Buenos Aires, la revista Tiempo de México y el diario Le Monde de París. Fue Secretario Ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Prensa de Bolivia (1985) y Vicepresidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas (1988).

Fue crítico del modelo neoliberal y de la capitalización de las empresas estatales. Diputado por Conciencia de Patria (Condepa) en 1989 y 1997. En 1993 fue electo senador. Solíz Rada fue uno de los más destacados defensores de los recursos naturales en el país./

Etiquetas

Notas Relacionadas