Home   /   Editorial  /   Encuentro provincial “Construyendo Unidad”: Unidos o Dominados
Encuentro provincial “Construyendo Unidad”: Unidos o Dominados

Este sábado 22 de febrero en el Centro Cultural A.T.S.A., se convocaron gremios, sindicatos, organizaciones sociales y organizaciones políticas, tanto militantes, compañeros y compañeras del peronismo y del campo nacional y popular, así como mendocinos y mendocinas en general interesados en discutir la situación actual de Mendoza y la Argentina y avanzar en la construcción de la unidad del campo nacional y popular frente al proceso político-electoral del año 2019.

Sólo en conjunto, a partir de la reflexión, el debate y la militancia, podremos encontrar una salida más auspiciosa para millones de trabajadores, jubilados, mujeres, estudiantes y desempleados, que son la variable de ajuste del macrismo, el cornejismo y sus jefes del FMI.

Entre los oradores del acto, protagonizaron Guillermo Carmona, presidente del Partido Justicialista, Emir Félix, intendente de San Rafael y Alejandro Bermejo, intendente de Maipú.

El avasallamiento a la justicia local, la proscripción y el ajuste llevado adelante por Cambiemos con Macri y Cornejo, formaron parte de los principales planteos del encuentro.

Reproducimos a continuación el documento de Unidad realizado en el acto.

***

Declaración Encuentro Provincial

Construyendo Unidad

Unidos o dominados

La  sociedad argentina,  y en particular la provincia de Mendoza, están atravesando uno de los más dramáticos retrocesos económicos, sociales y culturales del cual se tenga memoria.  La caída estrepitosa de los  salarios, jubilaciones y pensiones; la destrucción de la educación y  la salud pública; la eliminación del  mercado interno y la quiebra de la industria nacional y provincia; el desfinanciamiento de  las universidades y centros de investigación; la entrega de  soberanía territorial, espacial, energética y alimentaria; la resignación las conquistas científicas, la eliminación de  programas sociales,  son parte de las innumerables calamidades que deja un modelo económico que, bajo el control del FMI, solo alienta el endeudamiento,   la especulación y la valorización financiera.

El gobernador Cornejo, lejos de oponerse a la desvastadora orientación económica y social que promueve el gobierno de Mauricio Macri, ha colaborado incondicionalmente  con este proyecto, siendo plenamente responsable  de la destrucción de los equilibrios sociales y económicos que la provincia necesita. Derrumbe  masivo del trabajo y la producción regional,  desguace del Estado, y un aumento escandaloso de la pobreza son, entre otras trágicas secuelas, las  que hoy padecen los mendocinos y mendocinas.

El alineamiento incondicional  del gobierno provincial a los caprichos del  Presidente Macri  se tradujo, como bien lo señaló oportunamente el Congreso Provincial del Partido Justicialista, en una situación crítica e insostenible para muchos sectores de la producción y el trabajo  mendocino.

El brutal ajuste, exigido por el FMI y avalado por el gobernador de la provincia, recayó  implacable sobre Mendoza  y se tradujo en un  profundo retroceso en materia de autonomía política y federalismo fiscal.  La caída de los subsidios y   transferencias nacionales a la provincia  se reflejó  en recortes  en obras de infraestructura; en un exorbitante incremento de precios de los servicios públicos  de transporte, gas, electricidad y agua;  tarifazos  dolarizados que están afectando gravemente la marcha de la actividad productiva en nuestra provincia como la calidad de vida de las familias mendocinas.

El Gobernador Cornejo también es responsable del brutal endeudamiento al que ha sido  sometida  la provincia,  incrementando hasta un 200%  su volumen  desde que se hizo cargo de la gestión.  A este lastre financiero  se suma  la ausencia de políticas culturales que han favorecido la  entrega,  cuando no  la destrucción,  del patrimonio tangible e intangible de la provincia. También han sido víctimas de las políticas de ajuste y flexibilización el conjunto de los trabajadores del Estado quienes han sufrido hostigamiento y recortes salariales  con paritarias por debajo de la inflación. No podemos dejar de señalar la crítica situación que atraviesa la educación, y en particular la legitima  necesidad de revalorizar y jerarquizar socialmente la función y el trabajo que realiza el docente, tanto en el ámbito escolar como en la comunidad a la que brinda sus esfuerzos.

Mientras los bancos ganaron en los últimos tres años  $300.000 millones,  los sectores de menores ingresos siguen  siendo duramente castigados, como es el caso de los jubilados que llegaron a perder incluso los $300 por  reintegro del 15% del IVA.  La radiografía de la crisis provincial se completa con la caída de las actividades petroleras, el constante retroceso de las ventas minoristas, la difícil situación que atraviesa la producción frutihortícola,  el alto  nivel de  desocupación de la capacidad instalada del sector metalúrgico, metalmecánico y electromecánico de la provincia, que  se encuentra por debajo del 50%, situación que no es más que el resultado de la falta  de políticas públicas activas,  que no han atacado el costo financiero, el aumento de la presión fiscal, el incremento de los servicios públicos, la  inflación  y la caída del consumo.

Otro de los sectores que, por su naturaleza económica y simbólica, sufre una crisis estructural es la vitivinicultura. La concentración del mercado en pocas firmas y las tendencias monopólicas de la actividad, amenazan la sobrevivencia económica de un creciente número de pequeños y medianos productores.  Es urgente atacar estas distorsiones con políticas que protejan los sectores más vulnerables de la cadena productiva. Para que el gobierno pueda sortear la crisis de esta vendimia,  el  justicialismo aportó una propuesta unificada con soluciones concretas para la asistencia a pequeños y medianos productores. Dependerá ahora del gobierno gestionar  adecuadamente esta solución de  coyuntura, mientras trabajamos en las respuestas de fondo y de largo plazo que reclama la vitivinicultura mendocina.

Ratificamos también nuestro compromiso con una agenda política que  garantice la  ampliación de derechos para el conjunto de los mendocinos, reconociendo especialmente las conquistas  por el movimiento de mujeres. Por ello seguiremos trabajando juntos,  para  erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres, adolescentes y niñas, promoviendo  su empoderamiento político y económico, como también iniciativas que profundicen la paridad de  género  y  su derecho a una  participación política más equitativa. Los cargos de representación política conquistados  por nuestras compañeras, en las estructuras partidarias como en los cargos legislativos, es una demostración de las políticas con las cuales estamos comprometidos.

En forma simultánea,  seguiremos profundizando también  un  proceso de acumulación política, que promueva  la innovación y capacitación  de nuestros cuadros militantes y la renovación de  nuestras estructuras políticas, sumando a esta construcción  los aportes innovadores de movimiento de mujeres, el protagonismo creciente de los jóvenes, las demandas de los movimientos sociales y la experiencia del movimiento obrero organizado.  Esta nueva agenda política, reformulada y enriquecida, será  la hoja de ruta con la que asumiremos el histórico desafío de volver a instalar, en la provincia de Mendoza, un gobierno con un proyecto productivo, inclusivo, nacional y popular.

Frente a este panorama, ratificamos  el compromiso y la vocación,  de este espacio político,  con  la defensa y la  promoción de los intereses y derechos del pueblo mendocino. En este sentido, somos conscientes que la fragmentación del campo nacional y popular   solo favorece la continuidad de un gobierno neoliberal que, de no ser derrotado, seguirá  aplastando  toda esperanza  de justicia social, solidaridad y dignidad para el pueblo argentino.

Es por ello que no retacearemos esfuerzos  en fortalecer el proceso de unidad de nuestro movimiento,  como tampoco permitiremos que se reduzca nuestra capacidad política,  mediante  la injusta proscripción que sufren hoy  los intendentes del justicialismo  por el dictado de un decreto inconstitucional,    que avanza sobre las autonomías municipales, y que revela el  grave déficit democrático y los  daños institucionales que sufre la provincia de bajo la gestión de Cambia Mendoza.

Es por ello que ratificamos  la estrategia  de avanzar en la construcción de un frente político nacional y popular unificado que,  con eje en el peronismo,  sea capaz de incorporar y expresar a otras organizaciones, movimientos sociales  y fuerzas políticas, con el objetivo de construir   una fuerza opositora robusta,  amplia y movilizada la que,  con una inquebrantable vocación de poder,  permita  alcanzar un triunfo  electoral, en una  provincia  y en un país,  económica y socialmente quebrados.  Este  es el desafío al que estamos siendo convocados en este momento complejo de la historia nacional y provincial.

En consecuencia, para alcanzar este objetivo seguiremos alentando, sin exclusiones, a compañeras y compañeros que, profundamente comprometidos con  los principios y la  unidad del movimiento nacional, posean  la voluntad y la vocación política  de ser protagonistas de este proceso electoral,  aspirando a ocupar   los distintos cargos electivos  que se ponen en juego en la provincia de Mendoza.

Compañeros y Compañeras: Nos enfrentamos a un desafío extraordinario. Unidos o dominados es la disyuntiva  que nos plantea la historia.  De nosotros dependerá, al menos en parte, el triunfo de una patria libre, justa y soberana.

Etiquetas

Notas Relacionadas