Home   /   Entrevista  /   Dante Moreno: “La gente llega solo a la primera quincena del mes y los días restantes no saben cómo hacer”
Dante Moreno: “La gente llega solo a la primera quincena del mes y los días restantes no saben cómo hacer”

La Fundación Solidaridad e Integración entrevistó a Dante Moreno, consultor económico de la provincia de Mendoza, a fin de conversar y saber su opinión sobre la situación política y económica, tanto de la provincia como del país.

Uno de los temas que más preocupa a los mendocinos, se vincula con la caída en la producción y el cierre de fábricas y PyMES, al respecto Moreno nos decía: “Nos encontramos con un sistema productivo que cada vez tiene menos opciones. Primero, porque las pymes deben competir con la mercadería que se trae importada, eso por un lado, luego hay que analizar lo que respecta a los costos fijos y a los costos de producción. En cuanto a los primeros, por ejemplo, si deben pagar un alquiler de un galpón para producir determinadas cosas, estos han ido en constante aumento. El otro aspecto es que los servicios públicos, como la energía eléctrica, el gas y el agua, también han subido considerablemente.”

En particular en la provincia, ha sido noticia en las últimas semanas la obligada decisión a la que llegan pequeños productores de regalar sus producciones debido a la mínima o casi nula rentabilidad que obtienen  a causa, entre otras cosas, del aumento constante de los costos fijos. Explica Moreno que “en el caso de los productos agrícolas que deben recurrir a un pozo también la rentabilidad empieza a disminuir por mas suba que tenga de su producción, ya que el aumento en estos rubros ha sido terrorífico, un 2600% en energía eléctrica es una situación totalmente descabellada. En el caso del gas, que es otro insumo que se utiliza mucho en los secaderos de fruta, el incremento hace que no te sea para nada rentable tu producción.”

La caída en la producción, el aumento de costos, sumado a la política de importaciones impulsada por el Gobierno nacional ha generado también un drástico aumento del desempleo que, en el caso de la provincia de Mendoza, llega al 6.4% de la población, siendo de los más altos a nivel nacional. Si a eso agregamos un índice de inflación que supera el 53% anual y paritarias que de ningún modo se equiparan, vemos como resultado el aumento de la pobreza, indigencia y marginalidad. “En la producción primaria de Mendoza es una situación sumamente difícil porque el aumento de estos costos genera que mucha gente no tenga posibilidad de producir y por ende comienzan a cerrar sus fuentes de trabajo. Esto genera que mucha gente vinculada al agro, busque una actividad en la ciudad y tampoco encuentra opciones. Si uno camina el centro de nuestra ciudad vemos que hay carteles por todos lados de alquiler de lugares comerciales, es decir que en este rubro evidentemente la actividad también cayó. Esto es producto de que hay una capacidad adquisitiva menor, en donde el salario real también ha caído, ya que las paritarias reales no logran empatarle a los precios. Hoy la gente llega solo a la primera quincena del mes y los días restantes no saben cómo hacer. Esto es así no se pueden explicar otras causas lógicas a este proceso.”

Esto es lo que se ve día a día y el gobierno intenta por todos los mecanismos no mostrarlo o desviar la atención mostrando noticias de índole político-judicial, pero sin mostrar la realidad de lo que está pasando, en cuanto al sistema productivo, la comercialización y el mercado laboral.

Consultado sobre la caída de las ventas monoristas, Moreno explicaba: “Si uno se fija las estadísticas de las ventas minoristas en supermercados tenemos que de noviembre del 2017 a noviembre del 2018 estas han caído estrepitosamente respecto a noviembre del 2015. Eso implica que la gente consuma menos que hace tres años atrás. Menos y de menor calidad, ya que se empieza a buscar un mejor precio en segundas marcas cuando antes tenía como principal opción de compra las primeras marcas.

La caída generalizada en valores de ventas del año en nuestra provincia es de un 21% respecto al 2015 por ejemplo en el rubro lácteo, lo cual implica que en cuanto a volumen de leche por ejemplo es enorme. Si medimos el consumo de este producto en valores per capita tenemos que en 2015 estaba en 207 litros por persona mientras que en 2017 se calculaba ya en 197 litros. Esto es lo que se consume y lo que se necesita para producir otros derivados como la manteca. Esto nos marca una idea de lo que está sucediendo, sobre todo en los sectores más vulnerables, que son los más desprotegidos frente a esta situación.”

Nuestra provincia se encuentra desde el punto de vista de la capacidad y generación de riqueza muy limitada. El mercado interno cayó, el mercado internacional que está compitiendo muy fuerte deja sin opciones al mismo y el financiamiento de la actividad productiva es muy difícil ya que si un productor local intenta acceder a un crédito en alguna entidad financiera los márgenes de rentabilidad no le permiten pagar el mismo. Nuestra provincia de ser la cuarta, en cuanto a ranking de exportaciones, pasamos a ser la séptima superada por provincias como Chubut o San Juan. Esto es un fenómeno que si bien se venía dando en los últimos tiempos y no es exclusivo de este gobierno.

Por último, consultado sobre las perspectivas tanto provinciales como nacionales frente a las próximas elecciones que se avecinan, Dante Moreno opina que “debemos consensuar las distintas fuerzas políticas que papel queremos impregnar a nuestro sistema productivo. Es decir que perfil de exportaciones queremos tener para nuestra provincia. Si solo dependemos de la exportación de vinos sabemos que el negocio actualmente queda en muy pocas manos.”

Notas Relacionadas