Home   /   Análisis  /   De las zonceras actuales: “Se embarazan para cobrar un plan”
De las zonceras actuales: “Se embarazan para cobrar un plan”

En la presente nota trataremos de desmitificar la zoncera divulgada en estos tiempos, relacionada con la Asignación Universal por Hijo (AUH). Para esto, resultará útil referenciarnos en la obra de Don Arturo Jauretche “Manual De Zonceras Argentinas”, que se basa en analizar aquellas vulgatas o palabrerías incrustadas en la opinión pública y el sentido común de nuestra sociedad. Esto último, en palabras del clásico, requiere de una necesaria complicidad de los grandes medios de comunicación, periodistas, intelectuales, políticos y hasta del andamiaje de nuestro sistema educativo.

Se ha impuesto, en nuestro inconsciente colectivo, que aquellos que cobran planes son personas que no trabajan. El diario La Nación publicó una nota el domingo 18 de agosto en la cual se detalla cuántas personas son beneficiarias de dicha asignación y varias otras consideraciones que no queremos pasar por alto.

Es imprescindible entender qué quieren decir los “datos duros” y, a partir de su apreciación, sacar conclusiones. Empecemos por el principio: ¿qué es la AUH?  Es una asignación mensual por hasta 5 hijos menores de 18 años. La poseen trabajadores/as en negro o quienes ganan menos que un salario mínimo. La percibe uno sólo de los padres, priorizando a la madre.

Resultado de imagen para auh

Más de uno de nosotros habrá escuchado “se embarazan para cobrar un plan, no quieren trabajar, son vagos etc.” Cifras oficiales del ANSES sobre cuál es el perfil de las/os beneficiarias/os de la Asignación Universal por Hijo (AUH), explican que el 97% son mujeres con un promedio de 1,7 hijos (más de la mitad de ellas tiene sólo un hijo). Además se menciona que el 47,4% de las titulares trabajan. Esto quiere decir que, al contrario de lo que se piensa, en su gran mayoría, no son familias numerosas: sólo el 2% tiene 5 hijos/as.

Actualmente son 3,9 millones los niños beneficiados por el plan. Desde diciembre del 2015 hasta la actualidad, se amplió casi un 20% la cobertura de las asignaciones a la niñez según informes de la misma institución. Vale decir, quienes tanto acusaron al gobierno anterior por “despilfarrar dinero mediante el excesivo gasto público”, terminaron aumentando la cantidad de beneficiarios. La doble vara para medir un mismo fenómeno queda expuesta. Estos números nos ayudan a enterrar una de las zonceras más repetidas.

Como agravante, de la pérdida del poder adquisitivo ocurrida en los últimos 4 años surge que una medida justa (como entendemos a la AUH) hoy no alcance siquiera para contribuir con la alimentación los beneficiarios. Agregando la grave caída del empleo que ha ocasionado Cambiemos, el objetivo de paliar las necesidades básicas de los niños más vulnerables de la sociedad argentina, se torna inasequible.

Esta política, de las más redistributivas que tomó el gobierno anterior, constituye una de las razones pilares del odio hacia gobierno de Cristina Kirchner. Podríamos atribuir este fenómeno al alcance de los medios de comunicación, los cuales realizaron una insoportable manipulación de la información sobre la AUH.

Luego de más de 5 décadas, el pensamiento jauretcheano, uno de los más influyentes dentro de la corriente del pensamiento nacional, continúa en plena vigencia si de desmembrar todas estas mentiras y falacias se trata. Trataremos de desmenuzar más de ellas de aquí en adelante, para contribuir humildemente con el noble fin que se propuso Don Arturo: que los argentinos, en vez de utilizar el sentido común, empecemos a emplear el buen sentido.


FUENTES

 

 

 

Etiquetas

Notas Relacionadas