Home   /   Malvinas Volveremos  /   De Malvinas ni hablar
De Malvinas ni hablar

Macri le agradece a May su apoyo en la negociación con el FMI y el ingreso a la OCDE. A cambio, la ministra británica negocia un acuerdo comercial y el reclamo por Malvinas pasa al olvido.

El gobierno británico se encuentra preparando su salida de la Unión Europea y busca fortalecer su posición en el comercio internacional, en unos pocos años deberá valerse por sí mismo. América Latina por su amplio repertorio de recursos naturales y extenso mercado (entre otras cosas), siempre ha sido una de sus opciones preferenciales.

Para lograr un acuerdo con el Mercosur le resulta fundamental trazar una serie de alianzas. Siendo que el Brasil de Bolsonaro se apoyará más sobre los EEUU, acercarse al macrismo le ayudaría a abrir las puertas al resto de América.

Como buen vendepatria, Macri festeja el acercamiento. El ingreso de millones de libras inglesas, puede serle útil para continuar atrasando la hecatombe de la deuda. Pero ciertamente el capital británico hará de todo, excepto colaborar en el desarrollo. No por casualidad sus actividades preferidas en el país se encuentran relacionadas al extractivismo y la especulación financiera, mecanismos que utilizan para la transferencia de nuestra renta nacional al exterior.

Como si no fuera suficiente con la ocupación de las islas Malvinas, Macri abogó por seguir “avanzando para generar mayor inversiones en empresas inglesas” e invitó a “participar en energía y minería, dos sectores claves”. Ambas áreas ya son en la actualidad parte de su saqueo.

Dos ejemplos. La compañía británica Rockhopper Exploration ya se encuentra comenzando la extracción de petróleo en la Cuenca Norte de Malvinas. La empresa petrolera Echo Energy PLC, también británica, recientemente anunció el inicio de la perforación del primer pozo de gas ¡En la costa marítima de Santa Cruz!

Para finalizar su balbuceo tradicional, Macri agradeció a los ingleses por su ayuda en la lucha contra la corrupción. El aporte debió de ser fundamental. Gran parte del dinero negro del mundo se esconde en paraísos fiscales y el Reino Unido por medio de sus enclaves coloniales posee 14.

De esta manera el macrismo sigue consolidando su tarea de entregar hasta el último atisbo de soberaría, a cambio de unas monedas. Tampoco sería raro que estas terminaran descansando plácidamente en alguna cuenta offshore.

Notas Relacionadas