Home   /   Editorial  /   ¿A donde está el presupuesto del Transporte Público mendocino?
¿A donde está el presupuesto del Transporte Público mendocino?

Desde el pasado 2 de enero del nuevo año, los mendocinos padecemos el nuevo modelo de transporte público en la provincia, implementado por el Gobernador Alfredo Cornejo y el Secretario de Transporte, Natalio “yupii” Mema.

Los problemas que ha generado el malogrado MendoTran van desde los restringidos recorridos, las menores frecuencias, falta de señalización en colectivos y paradas, etc. Ahora bien, sobre lo que pretendemos hablar en esta nota se refiere a la principal causa por la que el Ejecutivo Provincial tuvo que optar por esto.

Más allá de las reiteradas buenas intenciones de sus mentores, lo cierto es que el MendoTran nace a causa del ajuste que impone Macri en la Nación y que Cornejo aplaude y ejecuta en la provincia.

El modelo económico implementado por el Presidente y su gabinete de empleados de bancos y financieras, asentado en las finanzas y de transferencia de renta al exterior, implicó el endeudamiento con el FMI, que antes de depositar el primer dólar puso condiciones sobre la economía nacional. La primera fue la reducción de los gastos del Estado. Concretamente, el “ahorro” debía ser de no menos de $500.000 millones.

Eso fue afrontado por el Gobierno nacional, pero tuvo su correlato en la disminución de los aportes y subsidios hacia las provincias. Pacto Fiscal mediante, Cornejo aceptó.

En las cuentas provinciales, se redujeron en particular los subsidios a la tarifa social y al sistema de transporte. Si en el año 2018 el costo total del transporte público mendocino fue de $3.500 millones, $800 provenían de la recaudación por boletos, $1.400 ponía la provincia y $1.300 eran sostenidos por el gobierno nacional

Al ajustarse los aportes a las provincias, Mendoza debe hacerse cargo ahora de $1.400 millones más, conforme a los nuevos precios de combustibles e insumos para la actividad. Recordemos que el Secretario de Transporte, Natalio Mema decía en setiembre pasado que “Mendoza está en condiciones de afrontar la quita de subsidios al servicio de transporte”, y Kerchner, Ministro de Economía provincial sostenía “No va a haber aumento del boleto por el traspaso de los subsidios”.

Mintieron: los recursos de la provincia, super-endeudada por Cornejo, no están en condiciones de soportar la quita de subsidios, el boleto aumentó y del ajuste nos hacemos cargo los mendocinos.

¿Quienes se quedan con el negocio del transporte público provincial? “Pensalfine, Estoco, Marchetta, Elmelaj, Gasque y Croceri son los apellidos de los principales empresarios detrás del millonario negocio del transporte público en Mendoza. Son “viejos conocidos” de un sistema que modificó recorridos, colores y valores, pero no a sus responsables privados.”1

La reducción de lineas se hace también en beneficio de estos grandes empresarios, que ponen en riesgo el trabajo de cientos de choferes, mecánicos y demás mendocinos que se dedican al transporte público.

Por el diseño y organización del nuevo sistema, conforme a las exigencias, del FMI y Macri, el Gobierno provincial pagó U$S 450.000 a la consultora española “Ezquiaga Arquitectura Sociedad y Territorio.

Si en verdad Cornejo y Mema están preocupados por el mejoramiento del transporte, la calidad de los vehículos, las condiciones de trabajo de sus empleados, entre otros asuntos, bien podría haber diseñado un plan en conjunto con profesionales y estudiantes mendocinos, haciendo participar de forma decisiva al Estado Provincial en ello, dejando de pagar esas exorbitantes ganancias a empresarios privados y volcarlas a las tantas necesidades que tenemos los mendocinos hoy. En lugar de eso, Cambiemos despilfarra nuestros recursos en una empresa europea, ajusta en los bolsillos de los trabajadores y limita la movilidad a más de ochocientos mil mendocinos que utilizan el transporte público de pasajeros.

A la lista de prioridades, Cornejo la dio vuelta: primero están las necesidades del FMI y Macri, luego los empresarios, y finalmente los mendocinos. El “ajuste tiene cara de hereje” y en pleno año electoral, Cornejo se mueve nuevamente como un elefante en un bazar.

La pregunta que nos hacíamos en el título de esta nota ya tiene respuesta: el presupuesto para el transporte público está en el pago de la deuda al FMI. Y, quizás después de esta decisión, las pretensiones electorales de Cornejo y sus adláteres anden perdidas buscando algún colectivo que las lleve.

Etiquetas

Dra. Noelia Navarro
Abogada. Docente
Notas Relacionadas