Home   /   País  /   ¿Por dónde pasará el ajuste en 2019?
¿Por dónde pasará el ajuste en 2019?

El macrismo profundiza el ajuste ante la atenta mirada del FMI. El organismo continúa exigiendo mayores recortes y el gobierno ya está pensando a cuantos argentinos exiliará en la pobreza o como multiplicar el endeudamiento durante un año electoral.

Dujovne se enorgullecía ayer por superar los objetivos del ajuste acordado con FMI, ayudado también por la manipulación de las cifras. Sin embargo, publica hoy La Política Online: “Sea cual sea el sobrecumplimiento, la realidad es que por el cambio en la contabilidad del gasto en 2019 el ajuste deberá casi duplicar en magnitud al del año pasado. Si entre 2017 y 2018, el ajuste primario fue de 1,4 puntos porcentuales del PBI (bajó del 3,8% al 2,4%), en 2019 deberá multiplicarse y llegar ser de 2,66 puntos porcentuales hasta llegar al déficit cero.

Para entender las consecuencias a futuro, debemos conocer como se ha llevado a cabo el ajuste hasta el momento y cuales han sido sus resultados.

El ajuste macrista ha tenido dos pilares fundamentales, la reducción del gasto público y el aumento de la recaudación, especialmente por las vías de la devaluación e inflación.

En cuanto a los recortes, para el 2019 de acuerdo al presupuesto, el gasto nacional caerá aproximadamente un 7,7% en términos reales. Publica Chequeado: “Al comparar los aumentos presupuestarios con la inflación que proyecta el Gobierno para 2019 (un promedio de 34,8%), todos los ministerios tendrán una baja real de presupuesto. El único ítem que aumentará por encima de la inflación serán los Servicios de la Deuda Pública (+10%), es decir, los intereses que paga el Estado por la deuda.”

En cuanto a los ingresos, por medio de la devaluación y las nuevas retenciones se buscaba obtener mayores recursos por la exportación. Sin embargo entre el aumento superior al 100% del dólar el año pasado y el tarifazo, se alimentó una inflación elevadísima (47,6% anual), la mayor de los últimos 27 años.

Pero esto en realidad también le ha resultado útil al gobierno. Si bien el aumento de la recaudación anual general (31%) está por detrás de la inflación, esto se compensa ampliamente con los salarios atrasados y la reducción de los subsidios.

Todo esto es lo que ha permitido la reducción del déficit estatal. ¿Pero qué consecuencias ha tenido el ajuste en los últimos tiempos? Tomemos dos ejemplos.

Debido a la caída del poder adquisitivo, se multiplicado la miseria. Según la UCA, de septiembre de 2017 al mismo mes del 2018 la pobreza pasó del 28% de la población al 33%, son más de dos millones de argentinos se sumaron a las filas de la pobreza. Casi la mitad de ellos, tiene menos de 17 años.

El agravamiento de la crisis producto del ajuste, también afectó al aparato productivo. En noviembre (y por séptimo mes consecutivo) la industria manufacturera se cayó un 13,3% y acumulaba en 11 meses un retroceso general del 3,8%. La construcción bajó un 15,9% en términos interanuales desde el mismo mes.

Publicaba el diario Clarín hace unos días: “En la comparación de noviembre de 2018 con respecto al mismo mes de 2017, y con retrocesos de dos dígitos en sectores claves, los desempeños fueron los siguientes: industria textil -32,2%, metalmecánica excluida la industria automotriz -26,2%, productos de caucho y plástico -17,4%, edición e impresión -16,7%, industria automotriz -14,8%, productos minerales no metálicos -10,5% ( vidrio, cemento, materiales para la construcción), refinación del petróleo -6,7%, papel y cartón -5,7%, elaboración de sustancias y productos químicos -5,5%, industria alimenticia -4,0%.

Si el ajuste acordado con el FMI deberá ser el doble, no sería extraño que el macrismo elija por profundizar sus políticas. El gobierno también podría optar por aumentar el endeudamiento (que hoy supera el 94% del PBI), para morigerar el ajuste brutal y evitar un desastre electoral.

Lejos de las fantasías de recuperación, hasta ahora parece que el 2019 será igual o peor que 2018. Ya sea que el ajuste lance a millones a la pobreza y continúe la destrucción económica. O el desastre sea pateado a futuro por medio de un nuevo endeudamiento.

 

 

 

Notas Relacionadas