Home   /   País  /  Economia  /  Tema del día  /   El gobierno a merced del FMI
El gobierno a merced del FMI

“Servirá para preservar lo que hemos logrado” dijo Dujovne luego de la reunión con el FMI en Washington. Después de 40 minutos de reunión con la directora Lagarde el acuerdo final sería de tipo “stand by”.

Un acuerdo del tipo stand by tradicional, incluye desembolsos trimestrales posteriores a revisiones de cumplimiento por parte del staff técnico del FMI.” publica Burgueño para ámbito.com. Esto implicaría que el desembolso de dinero estaría sujeto a los controles periódicos por parte de un grupo de funcionarios del Fondo, continúa la nota diciendo que: “evaluarán si el Gobierno de Mauricio Macri cumplió con los compromisos pactados y, de no ser así, qué tan profundas son las desviaciones. Acá comenzarán a jugar los resultados fiscales, la inflación y la evolución de las reservas y el tipo de cambio; entre otras variables.” Donde considera que las jubilaciones y salarios serán parte importante en la “reducción”.

Son las famosas recetas, o condiciones, que el gobierno debe cumplir para que el dinero sea disponible. A saber: inflación baja y estable; finanzas públicas sólidas; supervisión eficaz del sector financiero; déficit fiscal nulo (o en vías a) entre otros.

La verdad es que pensar que el FMI es un prestamista al que se recurre por dinero es una muestra total de inocencia. El verdadero motivo por el que el gobierno acude es, como dicen ellos, “transmitir tranquilidad a los mercados”. El objeto del fondo son justamente sus condiciones o recomendaciones. Con la excusa del empréstito someten al país a sus análisis periódicos y a la imposición de metas a su gusto. Su objeto es la fiscalización. Son los inspectores que vienen a dotar a la argentina de capacidad de pago, aunque sea con la sangre y sudor del pueblo.

Luego de la corrida bancaria, el dólar se disparó (todavía no frena) y de manera directa o indirecta el aumento se trasladó a los precios. O por el aumento del costo/dolar, o por la oportunidad de los supermercados y demás oligopolios de mayor ganancia.

Los auditores del FMI vienen a certificar que la ceocracia no trastabille, y vienen a apoyar a esta como garantes de pago para que la enorme burbuja financiera que crearon con las Lebacs no les estalle. O por lo menos en el corto plazo.

La burbuja se paga, y el FMI es sobre todas las cosas un muy buen cobrador. Condicionan el respaldo a medidas antihumanas de mayor ajuste y a un descenso de la inflación que ni por suerte parece darse. La receta es siempre la misma. Ajuste. Ajuste y pagar deuda.

Notas Relacionadas