Home   /   Editorial  /   El paraguas de soberanía: las Malvinas para el Reino Unido, la deuda y el librecambio para nosotros
El paraguas de soberanía: las Malvinas para el Reino Unido, la deuda y el librecambio para nosotros

Las primeras planas de los diarios han sido diagramadas, durante la última semana, conforme a la cumbre del G20. Sin embargo, a la reunión de Macri con la británica Theresa May se le dedicaron un par de notas marginadas a páginas segundonas de los periódicos. Que éste cónclave incluya el tema Malvinas, es a nuestro criterio motivo suficiente al darle primera prioridad.

Sin embargo, al parecer Macri no concuerda con esto y Ámbito lo reafirma:

“Durante la reunión bilateral entre Macri y May del viernes, la soberanía de las Islas Malvinas quedó fuera de agenda. La actual posición de la Casa Rosada es la de correr del foco la puja por el archipiélago y priorizar un acercamiento en otras áreas, como el de las inversiones.”[1]

Al igual que en lo relativo a la política nacional, Macri concuerda ideológicamente con los postulados menemistas respecto del manejo de la política exterior, y es en el tratamiento de la cuestión Malvinas en donde encontramos conexión directa con el paraguas de la soberanía que trazó las relaciones con el Reino Unido durante los 90.

Pero ¿qué fue el paraguas? Como las relaciones bilaterales entre ambos países estaban entonces suspendidas, en la Quinta Reunión del Grupo de Trabajo Argentino-Británico sobre Asuntos del Atlántico Sur, celebrada en Londres del 10 al 12 de junio de 1991, se restablecieron las relaciones con Gran Bretaña, se convino una “cláusula de salvaguardia de soberanía” (el paraguas) en la que se estableció que las negociaciones que se hicieron y las que se podrían hacer sobre otros temas de interés común (como fueron las del petróleo y de la pesca) “no invalidan ni modifican las posiciones de principios de las partes ni alteran las pretensiones respectivas de soberanía sobre las Malvinas.”

Esto, desde la visión inglesa del asunto es: “hablemos de todo, inclusive de temas relacionados con las Islas, pero sin siquiera mencionar el tema de la soberanía, que es nuestra.” Así, durante los 90 se firmaron convenios relacionados con el comercio, el tráfico aéreo, la explotación pesquera e hidrocarburífera. El Reino Unido, con una sonrisa en la cara, se aseguraba la posesión de las Islas y la posibilidad de continuar las relaciones paralelas con total normalidad.

Que Macri y el contubernio oligarca que lo acompaña en el gabinete acepten estas condiciones, al igual que durante el gobierno de Menem, tiene su lógica:

“Según la información oficial, Macri le agradeció a May su apoyo en la negociación con el Fondo Monetario Internacional y el acceso argentino a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Se concentraron en temas de comercio internacional y el mandatario argentino invitó a May a incrementar las inversiones inglesas en materia de turismo, energía y minería.”[2]

Como bien hemos señalado anteriormente, el gobierno de Cambiemos tambalea desde hace meses por su talón de Aquiles, que no es más que la dependencia del financiamiento internacional para mantenerse en el poder. La caída de la actividad industrial, las altas tasas de desempleo, el ajuste, el incremento de la pobreza y la miseria tienen su explicación en la transferencia de renta nacional al exterior. De la Argentina salieron, durante tres años de macrismo, más de 150.000 millones de dólares. Esa sangría verde es, en parte, abastecida por el FMI, que hace lo posible para que el país funcione a medias, que Macri siga en el gobierno y le pague todo lo que debe a los acreedores. Al mismo tiempo, una ola de pobreza y desazón invade la Argentina.

En estas condiciones es que Macri decide con total conocimiento de causa arrodillarse servilmente ante Theresa May, prometiendo no molestarla con temas que atañen a todos los argentinos, como es la soberanía nacional de las Islas Malvinas, y sólo charlar cuánto hay que entregar para que le levanten el pulgar en el FMI o el ingreso a la OCDE. Vale decir: entregar las Islas para asegurar la mejor entrega del trabajo nacional “al mundo”.

¿Qué le entrega? Varias cosas.

  • Se arregló una escala aérea en Córdoba para los vuelos hacia y desde las Islas, herramienta de negociación que sirvió históricamente a la Argentina para dificultar el tránsito a las Islas. La misma Theresa May resaltó el viernes que “esto fortalecerá las conexiones de las Islas con el mundo, contribuirá a su crecimiento económico y desarrollo”[3]
  • Posibilidad de convenios comerciales para surtir a las Islas de bienes primarios, que es otro mecanismo para dificultar el desarrollo inglés en el archipiélago
  • Acuerdos comerciales directos con el Reino Unido. Recordemos que los británicos se encuentran en el proceso de retirada de la UE, por lo que necesitan tierra firme en otras latitudes para establecer su comercio.
  • Continuidad en el establecimiento de bases militares y en la realización de maniobras en el Atlántico Sur.
  • Profanación continua de los recursos naturales argentinos: las compañías británicas Echo Energy PLC y Rockhopper Exploration, ya perforan pozos a 600 km. de Santa Cruz.

No es que Macri evite mencionar la soberanía por una correlación de fuerzas desfavorable frente al Reino Unido (que, de hecho, por su conflicto con la UE se encuentra menos fortalecido que en los 90). Ni a Macri ni a la rosca antinacional de la cual proviene les interesa el tema. Ya había dicho en una sarmientina declaración: “Nunca entendí los temas de soberanía en un país tan grande como el nuestro” para seguir con que “las Islas Malvinas serían un fuerte déficit adicional para la Argentina”. Los pocos que conducen el Estado no quieren problemas, sino que quieren seguir haciendo negocios, y esos negocios tienen por surtidor al FMI.

Si la política interna es conducida hoy por unos pocos, para su propio beneficio y el de intereses extranjeros, difícil es que la política exterior, que no es más que la continuación de la interna, sea impulsada por el interés del pueblo argentino.


Referencias:

[1] https://www.ambito.com/theresa-may-no-descarto-un-acuerdo-comercial-el-mercosur-el-brexit-n5002828

[2] http://surenio.com.ar/2018/12/como-si-las-malvinas-no-existieran

[3] https://www.perfil.com/noticias/politica/theresa-may-dijo-nuestra-relacion-con-malvinas-no-cambiara-por-el-brexit.phtml

Notas Relacionadas