Home   /   País  /   El “Plan Octubre” no arranca
El “Plan Octubre” no arranca

El consumo sigue cayendo, a tres meses de medidas desesperadas por parte del macrismo.

El Indec acaba de publicar su informe sobre el consumo nacional en mayo. En el mismo se destaca que la actividad en  supermercados cayó un 13,5% y en los centros de compras bajó el 18,7%. De esta manera el consumo masivo acumula once meses de caída ininterrumpida.

Queda a las claras que la primera etapa del “Plan octubre” del macrismo (congelamiento de tarifas y “Precios escenciales”) fue completamente insuficiente para frenar la recesión. A su vez, lejos de los anuncios oficiales, la segunda tanda de medidas (Créditos Anses y Ahora 12 con tasa del 0%) tendrían un impacto mucho menor al esperado.

Recordemos que la última jugada en materia económica del macrismo, se inició a medidados de abril. La fecha no es casual, por esas fechas la actividad económica nacional llevaba un año de caída plena e inflación acelerada. Los salarios y el consumo bajaban, mientras crecía la pobreza y el desempleo. Sólo los sectores ligados a la exportación y las finanzas se mantenían a flote en plena crisis.

La debacle económica mostraba su contracara en la política electoral. El rechazo al gobierno crecía mientras se agudizaba la crisis. Comenzaban a circular encuestas que mostraban a CFK ganando ampliamente el ballotage. Los frentes electorales aún no se cerraban y las candidaturas oficiales tampoco. Con el paso de las semanas se concretaba, para peligro del macrismo, un amplio frente opositor.

El gobierno sólo tenía dos opciones. La primera era mantener sus políticas, caer ante el peso de la crisis y “morir con las botas puestas”. La segunda, pausar por unos meses el ajuste, rogarle al FMI para usar los dólares para mantener el tipo de cambio (y evitar una corrida cambiaria) y esperar lo mejor. Optaron por la segunda.

A mitad de camino, se dieron cuenta que no bastaba con congelar precios y tarifas, por lo que concretaron los créditos para inyectar dinero al consumo. Sin embargo, un desastre no se arregla de la noche a la mañana con un par de parches.

Los préstamos apuntan al consumo de bienes como electrodomésticos, autos o vestimenta, cuyas ventas vienen recuperándose. Ahora bien el problema alarmante y de fondo, no es la precariedad del salario argentino para adquirir heladeras, sino su dificultad para comprar alimentos.

Hoy publica el Diario La Nación: “Sin embargo, pese a las expectativas oficiales de que la situación comenzará a mejorar, junio pasado cerró con la mayor caída del año en las ventas de los productos de la canasta básica, con números especialmente negativos en rubros como lácteos, alimentos congelados y bebidas, todos con bajas de dos dígitos, según el Índice Express que elabora la consultora Nielsen.

El mes pasado la demanda de los artículos de la canasta básica (alimentos, bebidas, tocador y limpieza) registró un retroceso del 7,9% en unidades frente al mismo mes de 2018, según el indicador privado.”

La fortuna no sonríe al macrismo y, por ahora, el pueblo argentino tampoco. Hasta el momento ninguna encuesta nacional le da una victoria al gobierno. En el mejor de los casos pierden contra Fernández-Fernández con una diferencia de dos puntos en las PASO, en el peor pierden por 8.

Notas Relacionadas