Home   /   País  /   El salario tendrá su mayor pérdida de los últimos 30 años
El salario tendrá su mayor pérdida de los últimos 30 años

Según un estudio publicado recientemente por el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), el costo de vida de los trabajadores en blanco aumentó un 6,1% mensual solamente en octubre, la segunda cifra más alta de los últimos 16 años.

El Instituto cuenta con la participación de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y respaldo de 45 gremios nucleados en la CGT y la CTA. No sorprende que la caída récord, responda a la continúa inflación, acelerada desde la fuerte devaluación.

De acuerdo a los datos del informe, en los últimos doce meses el aumento generalizado de precios alcanza el 47,2%. Para hacer una comparación, la inflación del último bimestre en nuestro país, supera a la acumulada en Chile o Perú durante los últimos cuatro años.

Según las cifras que presenta el estudio y divulga Página 12, la inflación de octubre estuvo marcada por: ” “Vivienda” (+11,3 por ciento), impulsada por subas del 48 por ciento en gas y del 6 por ciento en alquileres. Le siguen “Transporte y comunicaciones” (+8,0), traccionada por alzas en naftas y transporte público. Por debajo de la media, se ubicaron los capítulos de “Salud” (+5,3%, impulsada por prepagas que treparon 8 por ciento), y “Alimentos y bebidas” (+5,2). “Otros bienes y servicios” y “Equipamiento y mantenimiento del hogar” subieron 4,6 por ciento, en tanto que “Indumentaria y calzado” lo hizo en 4,2. Sólo “Esparcimiento” (+1,5) y “Educación” (+0,4) tuvieron alzas moderadas.”

De continuar la tendencia, este año el macrismo marcará dos infames récords históricos. El primero será la mayor inflación anual desde 1991, de acuerdo a las estimaciones del IET y Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda, que la ubican en el 47%.

El segundo será la mayor caída del poder de compra de los salarios en los últimos 30 años, superando incluso el retroceso de 1989 y el 2001. De acuerdo a las cifras del IET, el poder adquisitivo de los salarios durante el mes de octubre es un 18% menor al de noviembre de 2015. En otras palabras, si antes de la llegada del Macri los trabajadores podían comprar 5 horgazas de pan con su sueldo, ahora les alcanza solamente para 4.

Para reforzar los datos, miremos el estado del consumo en los supermercados. De acuerdo a lo publicado por Iprofesional hace unos días, algunas cadenas: “admiten que las casas matrices volverán a girarles fondos a sus filiales argentinas, como ya lo hicieron durante el año pasado, cuando la crisis cambiaria, el proceso recesivo y la inflación impactaron con fuerza en este negocio. A tal punto que han tenido que admitir ante sus centrales que pierden dinero por primera vez en casi 17 años.

Desde el cimbronazo de 2001 no cierran balances en rojo como, anticipan, volverá a suceder en este ejercicio, que tendrá un nivel de rentabilidad escaso y hasta menor al del 2016, que fue de sólo el 1%.”

La crisis del consumo es tal, que incluso comienza a preocupar a uno de los oligopolios más grandes (y rentables) del país y parte fundamental de los formadores de precios. Los argentinos ahora recurren al endeudamiento para continuar viviendo: “En agosto pasado, por ejemplo, las ventas con tarjeta de débito y crédito representaron el 58,5% del total, contra el 34,9% del efectivo y 6,5% de otros medios.”

No hay nadie en el país, que no sienta como su plata le alcanza para comprar cada día menos. Si bien la inflación se ha desacelerado levemente luego del freno (y caída) al dólar, los precios de bienes y servicios no bajan. A su vez, los irrisorios aumentos salariales (cuando existen) nunca llegan a cubrir la fenomenal pérdida del poder adquisitivo.

Todo indica que mientras siga el macrismo, a los argentinos nos tocará seguir perdiendo.

 

 

Notas Relacionadas