Home   /   Análisis  /  Entrevista  /   Emilio Farro: “Lo que el mundo se está preguntando es si acá hubo mala praxis o un plan sistemático”
Emilio Farro: “Lo que el mundo se está preguntando es si acá hubo mala praxis o un plan sistemático”

Conversamos con el especialista en análisis macroeconómico, monetario y de marco jurídico, Dr. Emilio Farro, sobre el contexto económico internacional y nacional. Entre otros temas, tratamos la postergación del desembolso del FMI a la Argentina y las consecuencias que eso trae aparejado. Sobre el final de la entrevista analizamos el marco con el que se encontrará el próximo gobierno y los posibles caminos a tomar.

RIN: Como siempre Emilio vamos a empezar por preguntarte sobre el contexto económico internacional sobre el que la Argentina debe moverse en la actualidad ¿cómo lo describirías?

Hay una cuestión que es fundamental, que en este momento está teniendo incidencia en toda la macroeconomía mundial, que es la guerra comercial entre la primera y la segunda potencia económica y comercial, es decir, EEUU y China. Esto se produjo porque EEUU tiene un fuerte desequilibrio en su balanza comercial con China, pero fundamentalmente porque hay una persona muy peculiar como presidente de los EEUU, quien se maneja insólitamente via Twitter y es muy volátil en sus decisiones. Todo lo contrario de lo que son los chinos que tienen una línea recta y de eso no se separan.

Acá hay que tener presente algunos factores. Los chinos, al tener mano de obra barata, menores costos, etc. planteaban una situación favorable para que las empresas estadounidenses se asentaran en China y coparan con su producción el mercado de EEUU. En contrapartida, aceptaban la tecnología estadounidense de Apple y otras, que son las que han sufrido la guerra comercial.

Pero ¿cuáles son las armas que tiene cada uno? EEUU tiene su moneda, el dólar, que es la moneda de intercambio internacional. Los chinos, por su parte, son tenedores de la deuda soberana de EEUU (más del 60%).

¿Quiénes apoyan a Trump? Fundamentalmente los industriales pequeños y medianos, y los agricultores del sur. Entonces, lo primero que hizo China cuando Estados Unidos impuso de golpe una barrera del 25% de aranceles a la mayoría de los productos que importaba del país oriental fue dejar de comprar, por ejemplo, soja de EEUU y comenzó a comprar a Brasil. Argentina, a pesar de la relación supuestamente extraordinaria entre Trump y nuestro presidente, recién ahora aparentemente estaríamos en condiciones de exportar harina de soja. Brasil exporta soja y carne de cerdo a China que se consume mucho en este país por el costo de producción barato que tiene. Esto produjo un enojo de los agricultores estadounidenses con Trump porque el 60% de la producción agropecuaria de ese país se exporta a China. Aparte Trump tiene problemas políticos con Europa.

En este momento, el BCE está en una grave crisis. En el viejo continente europeo, también hay problemas. Toda la Unión Europea está entrando en recesión y esto ya se siente en EEUU y también en China. Es decir, que vamos hacia el colapso del sistema económico de comercialización mundial y los países ya están empezando a tomar medidas. El BCE está bajando las tasas y la Reserva Federal también.

Aparte hay conflictos desatados como que haya un halcón al frente de Israel que lleva una guerra a Cisjordania. Ahora se reunió con Putin para que le permita, a través de Siria, atacar a las fuerzas iraníes que están apoyando al gobierno sirio. Es decir, que hay conflicto potenciales que se están haciendo reales.

Esta inestabilidad ha generado que todo el mercado internacional esté atravesando una crisis donde los que mas sufren son los países emergentes. Porque cuando hay una crisis a nivel global lo primero que hacen los grandes fondos de inversión es retraerse e ir a las inversiones mas seguras, que son los bonos a mediano y largo plazo de EEUU, generalmente el bono a 10 años del Tesoro de los EEUU.

RIN: ¿Cuál es el panorama financiero de los próximos meses para nuestro país?

De acá a fin de año Argentina debe desembolsar u$S 7.000 millones correspondientes a cupones de bonos que no han sido defaulteados. Es decir, se van pagando intereses periódicos. El destino de ese dinero está atado indefectiblemente al desembolso de los u$S 5.400 millones del Fondo Monetario ¿por qué digo esto?

En entrevistas anteriores hablábamos de lo que son las reservas liquidas disponibles (algunos también la llaman reservas netas), que es decir cuántos billetes reales hay en el Banco Central, sacando reservas brutas, encajes, etc. En este momento, no alcanzan los u$S 9.000 millones. Esto quiere decir que si el BCRA sigue interviniendo al ritmo que lo viene haciendo debido a que la bicicleta financiera no ha terminado sino que el carry trade ha tomado un nuevo cariz (el contado con LIQUI o el llamado “dólar bolsa”), no será posible cumplir con los compromisos asumidos.

Ya el próximo 21 de septiembre vence el pago de intereses del bono ligado a la tasa de política monetaria, BOTOMO por sus iniciales, que está en el orden de los 25.000 millones de pesos, es decir, alrededor de 400 millones de dólares. Quiere decir que aparte de estar el Banco Central atando el dólar vendiendo dólares en la plaza sacando de las reservas exiguas que hay los billetes para esto, tenemos que afrontar estos pagos que no pueden ser diferidos de ninguna manera.

En total en el sistema de los bancos hay veintitrés mil millones de dólares depositados de particulares: el nivel más bajo desde el 2017.

Las tasas que se están pagando por las LIQUI nos indica algo fundamental: NO hay dólares para cubrir los fondos que requeriría el sistema. Por lo tanto, se aumenta las tasas para evitar una corrida cambiaria. Es decir, que la gente que tiene su dinero en plazo fijo comience a transformarlo en depósitos a la vista y, por lo tanto, los bancos se vean obligados a no renovar las LIQUI.

Lo que antes era una renovación mensual, pasó a ser una renovación semanal y ahora se convirtió en una renovación diaria. Todos los días se van renovando las LELIQ. La diferencial es el gran negocio que han hecho los bancos. Hoy por depósitos importantes están pagando el 65%. Pero si le cobran al Estado por la plata que le prestan el 85%, tenemos una diferencial de 20% por hacer simplemente un pase en papeles, ni siquiera en dinero.

Esto implica por un lado, un endeudamiento gigantesco y por otro lado, una emisión encubierta ¿Por qué? Porque si ese diferencial en algún momento los bancos lo quieren rescatar terminando con las LELIQ ¿con que lo va a pagar el gobierno? Con fondos públicos. Es decir, van a tener que emitir.

Pero a su vez no puede emitir porque rompe con una de las condiciones del préstamo con el  Fondo.

RIN: Entonces el gobierno depende del desembolso del FMI para cumplir con las obligaciones financieras. Sin embargo, el FMI ya anunció una postergación ¿cuáles son los motivos?

El FMI en ningún momento va a decir que no va a haber desembolso.  Si no, que se prorrogará el desembolso. Hay un motivo político y un motivo técnico de esto.

 

El motivo técnico tiene que ver con el destino que tendrán esos fondos en caso de desembolsarse ¿Se asegurarían el repago de deuda o seguirían sosteniendo la fuga de capitales?

Yo había hablado en entrevistas anteriores de un aspecto jurídico referente a la violación de los estatutos del Fondo por parte de quienes otorgaron este crédito, debido a que el Fondo no puede prestar plata si no es para pagar deudas. Esto no se respetó. También el Fondo prestó el 60% de su capacidad prestable a un solo país, algo que nunca en toda su historia había ocurrido ¡Más a un país al que tienen considerado como un defaulteadores seriales!

Alejandro Werner junto Roberto Cardarelli son los dos agentes que monitorean permanente a la Argentina y viajaban permanente a nuestro país, es más, Werner tenía una oficina al lado de la oficina de Dujovne. Ambos personajes han sentido la presión para evitar su corresponsabilidad con la crisis actual, dado que, si bien se cumplió con las expectativas del déficit con el Fondo, todos los demás aspectos (inflación, desarrollo, capacidad de repago a partir de ingresos genuinos, etc.) no se cumplieron.

Existen informes confidenciales del JP Morgan, de Moody´s y de Merrill Lynch quienes advirtieron a sus clientes de un eventual default por parte de Argentina. Esto también ha presionado a quien también va a ser a partir del primero de noviembre, la reemplazante de Christine Lagarde, Kristalina Georgieva, economista búlgara de 66 años, quien de ninguna manera va a poder asumir el costo de un fracaso que ya tiene evidentemente aspecto de desastre.

RIN: Entonces estamos frente a un default disimulado ¿cuál es la consecuencia que puede tener esto?

Cuando hay default hay como condición necesario y sine qua non hay hiperinflación. No solamente el default te deja fuera del circuito de financiación internacional y con un estigma sino que produce una conmoción interna de desacomodo de los precios relativos totalmente. Ya en este momento están distorsionados pero imaginémonos si con todas las condicione estrictas tenemos una inflación que va a terminar en el orden del 55%, imaginémonos con default. Esto traería una convulsión social y terminaría absolutamente mal. No lo quiere ni el gobierno ni la oposición. Uno porque asume un costo político actual terrible y el otro porque le dejaría un costo social y político terrible.

RIN: ¿Cuál será la condición para realizar el próximo desembolso?

Por lo tanto, si hay postergación del desembolso la condición será demostrar una capacidad de poder solventar esos vencimientos de U$s 7.000 millones que hay de vencimientos hasta diciembre para el nuevo gobierno, si no es el actual.

RIN: Ahora ¿qué pasó con el apoyo político de Trump?

No tiene problemas, de ganar el Frente de TODOS, de tratar con ellos pero bajo ciertas condiciones que todos sabemos cuales son: las que siempre le exige a los países subordinados y más cuando están atravesando una crisis como la que estamos atravesando.

RIN: Charlando recién antes de empezar la entrevista, nos decías que lo que hay que evitar es el pánico financiero ¿Podrías explicar esto?

Acá lo que hay que evitar es el pánico financiero para que no haya masivo retiro de depósitos, lo que provocaría que se pase de una corrida cambiara a una bancaria. Es preferible para eso, que el gobierno deje de lado su ambición política de querer su reelección y asumiría un costo que podría llegar a ser un precio real del dólar. Hoy tenemos el contado con liqui, que está dando un precio real de la divisa, hoy cerró cerca de los 69$ contra 58,5 del Banco Nación. Ya la diferencia es grande y se va a ir ampliando a medida que nos vayamos acercando a octubre pero no porque haya temor a un nuevo gobierno.

Hay que dejar de echarle la culpa al gobierno que va a venir y asumir responsabilidades. Recién ahí vamos a poder volver a tener crecimiento genuino. Sin crecimiento genuino, no hay posibilidad de salir de esta trampa en la cual estamos encerrados ¿Por qué? Porque ya vimos que, terminado el carry trade, se inventó el contado con liqui y si el contado con liqui no alcanzaba se usó el dólar bolsa, es decir, los grandes fondos de inversión no van a perder. Entonces, al haber sido defaulteados en las letras de emisión local, letes, lecaps, etc. no van a aceptar esas reglas de juego.

Acá hubo un fondo de cobertura internacional que quebró directamente en la fecha que fue del viernes 9 al lunes 12 de agosto (llamado lunes negro). Esto proviene de una explicación técnica. Cuando un inversor compra una acción, supongamos a U$s10, asume que puede llegar a soportar una pérdida de máximo 25%. Esto se llama en la jerga técnica, “Stop Loss”. Fija un precio de caída de esa acción hasta 7,5 dólares donde automáticamente la acción es vendida. ¿Qué pasó acá? Que los fondos de cobertura tenían fijado ese stop loss pero del viernes que se cerró la bolsa a la apertura del lunes hubo una pérdida del 68%. Entonces, todos los stop loss quedaron anulados porque actúan automáticamente cuando abren los mercados y acá el mercado abrió con un 68% de pérdida. Por eso todos los fondos de cobertura (seguros de inversión que contratan los inversores) quebraron.

Entonces, si encima de eso después se defaultean las letras locales que tienen los fondos de inversión, es evidente que esto va a traer consecuencias internacionales. Esto es porque tuvimos festival durante tres años y medio en premio a la rueda bancaria, financiera, que fue el mayor negocio porque los que mas ganaron fueron los bancos y las energéticas cuando se dolarizaron las tarifas (en un país que produce energía es inexplicable, máxime cuando los salarios y todos los precios de las empresas son en pesos). Esta es la crisis actual.

Lo que hay que evitar, vuelvo a reiterar es el pánico financiero. Porque el cambiario ya está instalado.

Prueba de ello voy a dar algo que a lo mejor a la mayoría de los observadores se les escapa. Dirán ¿por qué el MERVAL  subió jueves y viernes de la semana pasada de forma record? ¿quiere decir que está volviendo la confianza en las empresas argentinas? No. Esto es parte evidente del nuevo carry trade que es comprar acciones de empresas argentinas en pesos para venderlas en dólares y dejarlas depositados en el exterior. Porque son empresas que cotizan en pesos y en dólares y cotizan en el exterior. Esto es así, por mas que ahora se ha impuesto un plazo de 5 días hábiles al famoso rulo, donde uno en una hora compra y vendía, compraba y vendía y tenía una ganancia del 7% diario en dólares ¡esto es inexplicable!

Ahora queda una pregunta a dilucidar. Yo no hago política, todo lo conceptual es técnico para mi pero no político. Pero lo que el mundo se está preguntando es si acá hubo mala praxis o un plan sistemático. Esta respuesta debería darse para dar algo de certidumbre y no seguir en campaña y diciendo que todo esto es producto del resultado de las primarias, como aparece en cierto canales como Bloomberg. Esto es absurdo.

¿Qué se basa todo esto? En que NO TENEMOS MONEDA. El peso no existe. Hasta que no entendamos los argentinos, por un problema cultural pero también por las malas experiencias anteriores, que la moneda nuestra es la que vale, acá no va a cortarse la rueda de compro dólares, devaluación, traslado a precios, inflación y así. Por lo tanto, lo que hay que cambiar son dos cosas: un tema cultural, pero también, un tema de certidumbres. Tenemos que darnos cuenta de que la inflación no es un problema estrictamente monetario. Si fuera así no deberíamos tener inflación ahora. En realidad, hay otros factores que juegan y entre ellos están las expectativas. Y este es el principal desafío del próximo gobierno.

RIN: ¿Cuál sería ese desafío, es decir, como podría cambiar el rumbo que ha tenido el país hasta ahora?

El desafío del próximo gobierno es, en primer lugar, un pacto entre las distintas fuerzas del mercado. Ese pacto no puede durar menos de 180 días en donde, según mi opinión, tiene haber un congelamiento de todo: precios y salarios. Muchos dirán “pero los salarios ya están deprimidos”. Si, pero con esto de que cada vez aumenta más la inflación el salario va a seguir cayendo y eso hay que frenarlo. Pero si hay que reasignar partidas que hoy en día premian a gente parasitaria a la actividad productiva, es decir, generar actividad con créditos subsidiados a las Pymes y otras medidas para reactivar el crecimiento productivo. Y, fundamentalmente, no olvidarnos de los adultos mayores que son los que hoy en día están más castigados porque cobran la tercera parte de una canasta básica. Entonces, si darle un aumento de emergencia, si darle los medicamentos gratis a los abuelos y hacer efectiva la emergencia alimentaria, prestando especial interés en los niños que pasan hambre.

Todo esto viene con un gran pacto social y el que saca los pies fuera del plato, hay que castigarlo severamente. Ya demasiado premio han tenido con las enormes ganancias y utilidades improductivas que le ha dado la timba financiera.

Notas Relacionadas