Home   /   País  /   ¿En qué país viven?
¿En qué país viven?

Resulta preocupante escuchar ya no sólo Macri, sino también a Dujovne y otros hablar sobre la supuesta recuperación económica.

La fantasía macrista sobre la recuperación económica resulta insoportable de escuchar para los argentinos.  No sólo porque los supuestos éxitos no se ven por ningún lado, sino porque simplemente son mentiras por donde se las mire.

La catarata de falsedades es una tradición macrista, el famoso segundo semestre (de 2016) y sus hijas son testigo. La expresión actual más concisa la dio el presidente a la hora de abrir las sesiones del Congreso: “Para normalizarla (la economía) propusimos un camino gradual que fue exitoso durante dos años y medio: creció la economía, bajó la inflación, aumentaron la inversión y las exportaciones, bajó la pobreza y creamos 700 mil puestos de trabajo.” Distintas versiones de lo mismo han sido expresadas recientemente por el ministro de Hacienda Dujovne o el de Producción y Trabajo, Dante Sica.

Se estima que este año tendremos la tercer caída consecutiva del PBI, luego de la caída del 2,6% en 2018 actualmente el tamaño de la economía es igual al del 2011. La inflación de 2018 fue la más alta desde 1991 (48%) y consultoras privadas estiman que este año rondará el 40%, si es que el macrismo no vuelve a devaluar.

Según Fundación Capital (FC), en el cuarto trimestre del 2018 la famosa inversión tuvo una caída de 22,7% interanual, acumulando una caída del 4,9% en todo 2018. Nunca llegó la famosa lluvia. Las exportaciones del año pasado aumentaron su valor producto del brutal aumento del dólar, pero se redujeron la cantidad de productos enviados al exterior (0,5% en 2018).

De acuerdo a la UCA, la pobreza afecta un tercio de la población, el porcentaje más alto de la última década. El empleo generado durante el macrismo, resultó de la precarización del trabajo formal existente. Según estadísticas oficiales, sólo uno de cada siete empleos fueron en blanco. Sin contar que durante 2018, se destruyeron en promedio 90 puestos de trabajo por día.

Hoy declara Dujovne que “Estamos saliendo de un año difícil, como fue el 2018. Una economía que desde el mes de diciembre ha empezado a recuperarse y que va a continuar en esta senda de crecimiento con un fuerte impulso de las exportaciones.

Falso de nuevo, los pocos pronósticos de consultoras privadas que estiman una recuperación dicen que la actividad recién crecería en la segunda mitad del año. Si es que no se da una devaluación, por supuesto. Mientras tanto el FMI y el Banco Mundial estiman que este año el PBI caería un 1,7%.

Lejos de impulsar la economía, las exportaciones cayeron un 4,7% en enero, bajando también las cantidades de productos. A pesar de que este año se estima que la cosecha de granos sería un 50% superior al 2018, el puñado de empresarios que controla su comercialización especulan con una nueva devaluación antes de liquidar sus ventas. A contramano de los dichos de Dujovne o Grobocopatel, en lo que va del año las ventas de silo bolsas para el acopio de la producción ya aumentaron un 20%.

Ante la sorpresa que pueden generar sus dichos, no podemos creer que son ingorantes de la situación. Ya era sabido que Macri no controlaba las riendas de la economía, el trabajo siempre ha recaído sobre su gabinete. Principalmente conformado por hombres de las finanzas y CEOs de las empresas que controlan el comercio exterior. Todos conocen muy bien el estado de la economía nacional y se han adaptado al nuevo discurso electoral redactado por Durán Barba.

En octubre será cuando los argentinos se encargarán de hacerlos responder por tantos males y tamañas mentiras.

Notas Relacionadas