Home   /   Mendoza  /  Sin categoría  /  Politica  /   Enero sin pausa: Cornejo va por la Corte y por la elección de San Carlos
Enero sin pausa: Cornejo va por la Corte y por la elección de San Carlos

Compartimos con nuestros lectores la nota de Marcelo Torrez donde explica los próximos objetivos de Cornejo para el 2018. Explicando primero el intento de mantener el proyecto para reformar la Ley de la Corte para ampliar su número de miembros y por otro revertir el resultado de las elecciones en San Carlos. RIN


La actividad política oficial, la que rodea estrictamente a la del gobernador Alfredo Cornejo, como ya lo reveláramos días atrás en esta columna, no se detendrá. El gobernador ha retomado el control de la provincia -tras haber recibido el nuevo año en las costas chilenas-, y ha ordenado avanzar hacia dos objetivos concretos, de alto impacto político.

Uno de ellos, quizás el más importante, apunta a mantener viva la intención de reformar la Ley de la Corte para ampliar su número de siete a nueve miembros. El otro objetivo son las elecciones de concejales de San Carlos, su pago chico, la tierra en donde gobierna un aliado, Jorge Difonso, con quien conforma un frente para contener el peronismo y con el que piensa retener, Difonso particularmente, su influencia en el Concejo.

En ese departamento del Valle de Uco, las elecciones se desdoblaron. En las PASO de diciembre la entente peronista, conformada por el PJ tradicional y el kirchnerismo, logró imponerse por menos de cinco puntos por sobre el frente gobernante, oficialista y que representa a Cambia Mendoza. La elección definitiva está prevista para el 25 de febrero. Cornejo hará todo lo posible para evitar una derrota de Difonso. Pero por sobre todo eso, lo que esté en sus manos para que no se imponga el peronismo. Y con esa meta se sentó este jueves en su despacho, luego del descanso en Viña del Mar, dispuesto a pasar enero en Mendoza y a no perder en nada.

El oficialismo no tiene previsto hacer caer el proyecto de reforma de la Corte. Mantendrá con vida la media sanción que tiene del Senado y se concentrará, como ya se ha dicho, en revisar la estrategia que le impidió que en Diputados el proyecto se transformara en ley. Ampliar la Corte es, entiende Cornejo, lo que falta para completar el proceso de reforma del Poder Judicial más ambicioso en los últimos 60 años.

Uno de sus más cercanos aliados y colaboradores que tiene trabajando detrás del objetivo, le ha acercado en los últimos días un informe reservado de una prestigiosa jurista, constitucionalista ella, y a la que no pueden mencionar, en donde les afirma que siempre ha sido más conveniente para un Ejecutivo contar con una Corte con menos miembros, más chica, que con muchos, si es que el objetivo es controlarla y transformarla en afín y adicta a los designios del gobierno. De cualquier gobierno. Este será uno de los nuevos argumentos que se estrenarán y se pondrán a rodar para convencer a los sectores de la oposición que le han frenado el intento sospechando que lo que busca Cornejo es contar con el control y manejo de un tribunal superior con el que no tiene afinidad.

Lo que sí parece estar descartado es volver a hablar con el Partido Demócrata y mucho menos con Marcos Niven. Desde Chile, Cornejo supervisó la decisión que tomó uno de sus más leales funcionarios, el diputado y presidente de la cámara Néstor Parés, cuando en el arranque de semana descabezó el plantel de asesores y cargos que trabajaban alrededor de Niven. Sólo le dejaron lo justo y necesario, un secretario directo y un asesor. Los votos de apoyo que necesita el proyecto para aprobar la reforma de la Corte los seguirán buscando en el peronismo. Cornejo apuesta a recuperar la relación con los intendentes opositores, los mismos que le permitieron que se aprobara una nueva autorización para tomar deuda prevista en el presupuesto para este año.

Con el PD todo parece estar supeditado a lo que resulte del proceso electoral al que se debe someter el partido durante el mes de marzo. Está claro que en el gobierno seguirán de cerca la discusión con un apoyo indirecto hacia la línea interna, opuesta a la conducción de Carlos Balter, con la que se acordó, en el 2015, conformar el frente que llegó a ganar las elecciones y a colocar a Cornejo en la gobernación. Richard Battagion en Aysam, Josefina Canale en el Casino y Oscar Sagás, en la Subsecretaría de Salud, son los tres demócratas opositores a Balter que ocupan cargos importantes en el gobierno los que buscarán en el proceso electoral que el partido vuelva a tener afinidad con el gobierno de Cornejo. Lo que es una incógnita, en verdad hasta el momento, es si Balter se animará a proponerle al partido salir de la coalición gobernante, como algunos suponen. En juego no sólo está el escenario mendocino, sino también la alianza que Cambia Mendoza tiene con Cambiemos a nivel nacional y la estrecha relación con el presidente Mauricio Macri a quien el PD apoya. Un dilema interno que puede se ponga en juego cuando el PD defina hacia donde va, quizás, en las elecciones para definir sus autoridades.

Mientras se despliegue un análisis general sobre los desafíos que se le avecinan al oficialismo en el ámbito legislativo, como el de la reforma a la Corte, claro está, Cornejo también se ocupará de la elección de San Carlos. Uno de sus primeros pedidos, según ha trascendido, ha sido que se realice una medición sobre el humor social y político en su departamento de origen. Y a partir de allí involucrarse con un mayor compromiso personal en esas elecciones.

Está claro que el 2018 para Cornejo y su gobierno debe ser el año de las realizaciones que ratifiquen y confirmen lo que sugirió en los dos primeros años de gestión. Pero a la vez tendrá que repartir su tiempo entre la conducción del radicalismo a nivel nacional y el gobierno, en un año que no hará descender la tensión política pese a que no será electoral. Por el contrario, el radicalismo debe comenzar a definir si modificará o no su posición dentro de Cambiemos, o cómo funcionará detrás de lo que el propio Cornejo ha definido como la prioridad política de los partidos que conforman la coalición: ser menos radicales, ser menos PRO y más Cambiemos, para afianzar la continuidad del proyecto a partir del 2019. (Sitio Andino)

Etiquetas

Notas Relacionadas