Home   /   Análisis  /  Editorial  /   ¡Fuera Patricia Bullrich!
¡Fuera Patricia Bullrich!

Exigimos la renuncia de la Ministra de Macri porque es incapaz para controlar la seguridad de la Nación ya que ni siquiera puede asegurar la tranquilidad pública en un partido de fútbol entre River y Boca.

La inutilidad de esta mujer y su manifiesta falta de idoneidad y aptitud para dirigir el Ministerio a su cargo no se deben sólo a su negligencia constante e incompetencia patente; pues no se limita a incumplir sus funciones, sino que hace lo contrario a un buen funcionario responsable y diligente.

Se jacta ridículamente de controlar un partido de fútbol ya que tiene a su cargo la seguridad de la cumbre del G-20 y todo se descontrola. Estimula el armamentismo en la población, contrariando la política de la ONU de desarme ciudadano; política en la que nuestro país se había destacado a nivel mundial. Se sabe que mientras más armas circulan más aumentan los delitos; luego, la ministra de seguridad favorece el crecimiento de la criminalidad.

Pero, si es inútil para frenar la violencia en el fútbol y una irresponsable total junto a Macri que quería jugar las finales entre Boca y River con público visitante, la señora Bullrich ha demostrado no ser lerda para reprimir violentamente la protesta popular contra la injusticia social provocada por su gobierno.

Durante su lamentable ejercicio de la función ministerial las fuerzas de seguridad provocaron los crímenes de Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y Rodolfo Orellana. Además, numerosas protestas sociales son reprimidas con golpes, balazos y gases de manera continua: se trata de un triste espectáculo que el pueblo argentino no presenciaba desde hacía décadas.

Bullrich es la represión que sigue al ajuste como la sombra al cuerpo. Ahora, su inutilidad, cinismo, incompetencia y su repugnante vinculación a los negociados de compra de armamentos y equipos de seguridad tocan fondo.

Los sucesos de hoy impidieron a millones de argentinos disfrutar del fútbol, que es un preciado bien cultural de nuestro pueblo, podrían haberse evitado si en vez de Bullrich, Macri y Larreta, ocupase la Casa Rosada un gobierno responsable, atento y serio en la administración y gobierno de la república; y, sin duda, mucho menos ocupado en la especulación financiera y los negocios con el capital concentrado, y verdaderamente dedicado al bienestar y la paz social.

Queda claro que la responsable de la violencia del gobierno contra la protesta social es una inútil que constituye, en vez de una garantía, un auténtico peligro para la vida, libertad, bienes y derechos de los ciudadanos. Por ello, debe cumplir inmediatamente con la única responsabilidad que le queda: RENUNCIAR INMEDIATAMENTE.

Coincidimos en las palabras del Presidente de River Plate, Rodolfo D’onofrio en que no se trata solamente de 15 inadaptados. Es un problema cultural, político y social mucho más profundo que arranca desde erradicar la pobreza, garantizar educación y progreso de una sociedad que encuentra en esos déficits, la grieta para que los que hacen negocio, hoy con el fútbol, generen el desprestigio de tan noble deporte. Macri y Bullrich están muy lejos de estos deseos. No solo nos han privado de tal vez el más importante evento del fútbol mundial, sino que privan a los argentinos de salarios, alimentos y soberanía, todo ello con represión cuando las circunstancias lo requieran.

Notas Relacionadas