Home   /   Análisis  /   HABEMUS LEY DE EMERGENCIA: ¿Cuál es el rumbo económico del gobierno de Alberto?
HABEMUS LEY DE EMERGENCIA: ¿Cuál es el rumbo económico del gobierno de Alberto?

Ya con la ley de “Solidaridad Social y Reactivación Productiva” aprobada, se puede empezar a vislumbrar el bosquejo del rumbo económico que tomará la Argentina de Alberto Fernández.

El nombre original del proyecto es por demás elocuente y en él se sintetiza la orientación de la política del Frente de Todos por lo menos en los primeros 6 meses de gobierno: Se buscará la “Reactivación Productiva” a partir de la “Solidaridad Social” o viceversa, se promoverá la “Solidaridad Social” para lograr la “Reactivación Productiva”. En fin, “empezar por los de abajo para luego llegar a todos” como dice el presidente.

Sin embargo, todo el plan a corto plazo de reactivación está supeditado a un problema mayor, el nudo gordiano a desatar en la economía argentina: LA DEUDA EXTERNA. Esta es sin duda el mayor impedimento para encauzar a la Argentina nuevamente en la senda del crecimiento y la justicia social, por lo que todas las acciones parecen encaminadas a resolver ese problema matriz.

Antes de enfocarnos en los aspectos centrales de la ley, quisiéramos detenernos en un brevísimo análisis conceptual del cambio de rumbo económico. Con Macri se reeditó en el país un MODELO RENTÍSTICO-FINANCIERO de especulación y endeudamiento. El resultado fue estanflación, vale decir, inflación y decrecimiento. La yapa: una deuda externa que creció 100.000 millones de dólares en 4 años que fueron destinados a financiar la fuga de capitales y transferencia de renta nacional al exterior.

Alberto cuenta con una real “pesada herencia”: Destrucción del aparato productivo, inflación, pobreza y deuda. Entonces ¿Cómo hará para salir de la crisis?

Todo parece indicar que apostará por un MODELO DE PRODUCCIÓN-EXPORTACIÓN, para conseguir urgente los dólares necesarios para pagar los próximos vencimientos de deuda con el FMI y bonistas privados. Obviamente, la otra mitad del éxito del plan depende de la renegociación de la deuda con el Fondo. Por otro lado, se plantea posponer el pago de bonos locales, particularmente las Letes. En el “mientras tanto” el país se pondrá lentamente en marcha otra vez.

Bajo este marco consideramos que se entiende mejor la ley de emergencia. Ahora veamos los principales puntos.

Emergencia y ampliación de facultades

Se declara la emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social, y se delegan facultades del Congreso al Poder Ejecutivo para hacer cambios en todas esas áreas. Además se faculta al Ejecutivo a llevar adelante las gestiones necesarias para “recuperar y asegurar la sostenibilidad de la deuda pública de la República Argentina”. Vale decir que se le da al Ejecutivo una mayor discrecionalidad sobre el timón de mando para atravesar la parte más peligrosa y urgente de la tormenta.

Impuesto sobre las compras en dólares

Se crea el nuevo impuesto PAIS (Para una Argentina Inclusiva y Solidaria) de un 30% para la compra de dólares para atesoramiento (con el límite de 200 dólares mensuales ya fijado por el cepo de Macri) y también para los gastos con tarjetas de crédito en el exterior, por el período de cinco años. Esto se hace para evitar la pérdida de los dólares tan preciados para el gobierno con los que deberá hacer frente a la deuda externa. Quedan excluidos del impuesto, viajes a puntos fronterizos que no requieran uso de divisas del BCRA, la compra de medicamentos y servicios de salud en general, cursos online y todo aquello relacionado con servicios de investigación, compras de libros y educación.

Retenciones y la necesidad de divisas

Cambio en las retenciones: la soja aumenta de 30% a 33%, el trigo y el maíz de 12% a 15%, aunque existirán compensaciones para pequeños productores y cooperativistas con devoluciones de hasta el 100% de la retención para exportadores de hasta 600 toneladas.[1] Esto es un gran avance. Por un lado le permite al Estado recaudar para hacer frente al déficit fiscal sin ajustar sobre los sectores más bajos como hizo el macrismo.

Evidentemente Alberto considera que dicho aumento en las retenciones no desfavorecerá la exportación de soja debido a la gran rentabilidad que tiene el sector de los grandes agroexportadores. Recordemos que lo que necesita con más urgencia el nuevo gobierno son los DÓLARES, y estos no se consiguen con las retenciones sino con la obligación de LIQUIDACIÓN de las divisas. Pero es tan grande la rentabilidad del gran complejo agroexportador que un aumento de las retenciones no modifica sustancialmente su negocio de exportación. Distinto es el caso de los pequeños y medianos productores agrarios, es por eso que se contempla esa compensación y devolución del gravamen. Es un gran aprendizaje del pasado (crisis del campo en el año 2008 con la famosa “125”) ya que al diferenciar el tamaño del productor se rompe con el bloque ficticio del “campo”. Concepto que en realidad sirve para defender los intereses de la Sociedad Rural Argentina, es decir, de los grandes monopolios.

Para productos agroindustriales de economías regionales se establece una alícuota tope del 5%, al igual que para bienes industriales y servicios. En cuanto a bienes exportables hidrocarburíferos o provenientes de la minería, se reduce el tope del 12 al 8%. Esto se explica por lo anteriormente mencionado. El gobierno necesita dólares y evidentemente en la Argentina no es lo mismo el sector agroexportador que el energético-minero. Se le bajan las retenciones para facilitar su desarrollo de exportación y proveer de dólares al gobierno.

Suspensión de movilidad jubilatoria y cambio de la fórmula

Se establece la suspensión por seis meses la Ley de Movilidad sancionada en 2017 por el macrismo que ataba los aumentos para jubilados, pensionados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo a una fórmula compuesta por la inflación y la variación salarial. En cambio ahora los aumentos serán otorgados por decreto del Poder Ejecutivo. Es la misma técnica que uso Néstor Kirchner en 2003, aumentaba por decreto más a los jubilados de menores ingresos y menos a los jubilados de mayor ingreso.

Debemos considerar que no hay jubilados ricos (salvo excepciones que serán tratadas próximamente) pero también se debe reconocer la complicada situación del sistema previsional y sus fondos (también comprometidos con deuda estatal). Al ser un sistema solidario de reparto, a mayor caída del empleo registrado, cada vez ingresan menos fondos al sistema y resultará más complicado sostener las jubilaciones. Sin una rápida recuperación económica, resulta imposible sostener el sistema y aumentar los haberes. También hay una situación innegable, hoy hay jubilados que  pueden comer todos los días y comprar sus medicamentos, y otros que no. La crueldad de la situación lleva plantear estas dicotomías.

En ese punto, se determinó que la movilidad no se suspenderá para a las víctimas de la Ley Brisa, judiciales, docentes, ex funcionarios nacionales y científicos (que cuentan con un sistema especial de aportes). Además se darán dos bonos que llevaran la jubilación mínima a $19.000 durante dos meses para darles un respiro a los abuelos más necesitados. Finalmente todo esto no significa que desaparezcan los aumentos jubilatorios, sino que comenzará a tratarse una revisión integral del sistema, teniendo en cuenta la situación actual y una propuesta a futuro.

Como punto final agregamos el congelamiento de las tarifas de servicios públicos y el reperfilamiento de deudas de las Pymes para darle aire a las familias y a la producción esencial del mercado interno.

Seguramente hay muchos puntos que no estamos tocando en detalle y que van de la mano con lo anteriormente desarrollado, pero entendemos que aquí se encuentra el meollo del plan económico en el corto plazo.

En resumen: Alberto tiene entre ceja y ceja la cuestión de la deuda y necesita los dólares por lo que promueve la producción y la exportación para conseguirlos. Con la sanción de la ley consiguió su primer éxito, permitiéndose la captación de nuevos recursos para encaminarse a conseguir los objetivos planteados. Habrá que ver cómo sigue piloteando la tormenta.

[1] https://www.pagina12.com.ar/237522-segmentan-retenciones-para-favorecer-a-pequenos-productores

Notas Relacionadas