Home   /   Politica  /   Inflación de botones
Inflación de botones

Nunca ha sido descubierta una red de espionaje paraguayo en Nueva York, ni han sido detenidos agentes de inteligencia correntina encargados de vigilar a los habitantes de Londres. La razón es porque una de las características de la dominación extranjera es que los espiados somos siempre nosotros, y la inteligencia la ponen las potencias dominantes.

Los criminales de Daesh (conocida también como Estado Islámico o Isis) tienen pasaportes, documentación, organización y financiamiento provisto por Estados Unidos, Francia e Inglaterra. Su objetivo fracasado fue derribar al gobierno nacionalista árabe de Al Assad y apropiarse de los recursos sirios para enajenarlos al extranjero. Son vendepatrias y fundamentalistas a la vez.

En Venezuela un ciberataque dirigido desde dos ciudades de Estados Unidos y coordinado por la inteligencia yanqui, viene saboteando desde hace una semana la provisión de energía y el pueblo venezolano no dispone de luz eléctrica. Quieren crear una situación de caos para derribar al gobierno legítimo, democrático, nacional y popular de Maduro e imponer al títere One Way Two, quien asegura la entrega del petróleo, el oro y demás riquezas naturales a los intereses de Donald Trump y el capital yanqui y europeo.

En nuestro país los servicios de inteligencia ya triunfaron en 2015 y no necesitan derribar ningún gobierno porque pusieron uno del “palo”, aunque el término “inteligencia” resulte algo inapropiado al referirse a un individuo como Mauricio Macri.

Lo que hacen es dedicarse a la persecución política, al choreo y la extorsión, tal como ha sido informado por la investigación del juez Ramos Padilla expuesta por el magistrado ante el Congreso de la república.

Se trata de una sucia rosca entre personajes del submundo del espionaje como el falso abogado D’Alessio, la cloaca judicial de Comodoro Py y los medios monopólicos que invitan a disertar a “expertos” como el mismo D’Alessio, quien es un ladrón, botón y extorsionador que integra el personal externo de la DEA yanqui, quizás la CIA y hace “trabajos” para la AFI (ex SIDE) y el Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich. Es como una especie de Isidoro Gómez charlatán que salía por TN.

En Mendoza, el gobierno de Cornejo nos ha endeudado en dólares con los bancos de Nueva York. Ahora organiza cursos para la policía y el poder judicial junto al brazo armado y diplomático de los buitres y el capital financiero. La Embajada de los EE.UU, desde donde se coordina la persecución judicial contra compañeros y compañeras peronistas organiza en nuestra provincia de Mendoza cursos para combatir el terrorismo.

Además del hecho de que asistir a cursos de EE.UU contra el terrorismo es como inscribirs en una clase de Hitler contra el racismo, se verifica la condición semicolonial agravada de la Argentina, que llega hasta la provincia de Mendoza. Si D’Alessio no hubiera sido descubierto, quizá habría disertado con Cornejo como “experto en narcotráfico y terrorismo”.

Pero lo cierto es de la dominación de la extranjería a través del FMI y la CIA se expresa en otro capítulo de la inflación macrista, la inflación de botones que pululan por todas partes, tratando de, entre aprietes, afanos varios y buenos negocios bien sucios, sostener el poder de Cambiemos que se diluye día a día a medida que Macri se va afantasmando y la Casa Rosada puede volver a ser la sede de un gobierno nacional y popular.

Etiquetas

Dr. Gabriel Delgado
Abogado y profesor.
Notas Relacionadas