Home   /   País  /  Politica  /  Economia  /   Inflación sin freno
Inflación sin freno

Resultado de imagen para macri lagarde

Clima complicado si los hay hoy en día es el que se siente cuando se ingresa a una oficina de servicios públicos o si estás en la fila de un supermercado. Conocidos son los casos en las últimas semanas de personajes que frente a tal desamparo emulan a “bombita” pero con otras herramientas.

Cualquier trabajador de a pie cuando recibe su sueldo empieza a imaginar cómo hará para llegar a fin de mes, que malabares improvisará, que gastos va a recortar, a que amigo le va a pedir prestado, etc.

Es que la situación no da para más, y encima parece que no termina, ahora son los supermercados los que parece que van por una nueva avanzada y para peor se esperan grandes aumentos (algunos ya empezaron), sobre todo en el sector más sensible que es el de los alimentos
Prueba de ello es que varias empresas ya remarcaron sus productos un par de veces en las últimas dos semanas, veamos: Molinos, que acaba de ajustar nuevamente el precio de los fideos hasta un 7%; el maple de huevos que rondaba los $50 ahora está en $100 ;las subas en alimentos con fecha de inicio junio son muy significativas no sólo por la magnitud, sino también por la cantidad de rubros. Algunos de los tantos ejemplos es el de las yerbas (6%), té en saquitos (20%), lácteos (6% a 8%) llegando hasta la sal de mesa (12%), también por segunda vez en quinces días.

Distintas consultoras tomaron nota del nuevo escenario y la mayoría corrigió sus pronósticos. Ahora, el promedio refiere a una inflación del 27% para 2018.
Eco Go (ex Bein) es la más pesimista: 28,2%, según su última revisión. , algunos de los analistas consultados perciben que hasta podría terminar siendo del 30%, o incluso de algún punto más.

Nosotros sabemos que estos muchachos no se equivocan, sin embargo son un poco contradictorios en sus objetivos. Resulta ser que para cerrar el trato con el FMI tienen que reducir los índices inflacionarios, pero para controlar el déficit fiscal recortan los subsidios que más afectan a los sectores populares en la argentina.

Es que era evidente que producto de la devaluación y de la situación económica, los precios se iban a ir por las nubes, mientras que los salarios siguen por el suelo. Parece ser que el “mejor equipo de los últimos cincuenta años” no ha podido controlar ni una ni otra cosa, el déficit sigue altísimo y la presión popular por las tarifas (lo que acarrea más inflación) es cada vez peor.

Las manifestaciones callejeras cada vez son mayores, se anuncia para el fin de la semana un paro general y todas estas manifestaciones populares no nacen de un capricho, sino por el contrario son el producto de la desesperación y el enfrentamiento a una política que tiende a sumergir en la pobreza a miles de argentinos.

Etiquetas

Notas Relacionadas