Home   /   Análisis  /  Editorial  /   Jubilaciones S.A.
Jubilaciones S.A.

“Nada de lo que deba ser estatal, permanecerá en manos del Estado”, decía un macrista de los noventa. Una ola de privatizaciones azotó nuestro país. Pero se trataba del negocio de la deuda. Para que nuestros “acreedores” se hicieran de sus acreencias, Menem remataba empresas del Estado: los servicios públicos, hidrocarburos, recursos minerales, jubilaciones, etc. Las AFJP hicieron sus pingües negocios en la bolsa.

Luego de la recuperación de las jubilaciones por parte de la ANSES, y por tanto su vuelta a manos del Estado para redireccionar una política de inclusión en lo que específicamente se refiere a la seguridad social, Macri y la CEOcracia gobernante invierte la plata de los jubilados en “exitosos” negocios.

Cuando la ANSES recuperó los fondos de los jubilados, se hizo de numerosos paquetes accionarios que las AFJP tenían en distintas empresas en el país. Durante un tiempo, el Estado dirigía mediante sus accionistas, las políticas de esas empresas, o al menos evitaba los abusos con control de precios, tarifas, tasas de interés, proyectos de inversión, entre otras medidas.

Hoy, la crème de la crème de los CEO’s que nos gobiernan, deciden junto a los capitostes de esas empresas, las mejores medidas para obtener suntuarios dividendos de los pocos que se la llevan en pala. Todo ello con la plata de los jubilados. No les basta recortarles las jubilaciones en unos 100.000 millones de pesos, sino que lo que les queda, lo ponen al servicio de la usura y las ganancias de los oligopolios amigos de las finanzas.

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) a través del cual la ANSES tiene las acciones, posee las mismas por un valor de aproximadamente 200 mil millones de pesos, esto es un 12% del total de la capitalización bursátil del país.

Nos estamos refiriendo a empresas monopólicas como TELECOM, Grupo Galicia, Camuzzi, Banco Patagonia, Molinos, Edenor, YPF, Aluar o Cablevisión.

El contador de Macri, Mauricio Szmulewiez, forma parte del directorio de la mayorista gasífera Transportadora Gas del Sur, donde es acompañado por un ex jefe de personal del Banco Macro, Sergio Benito Patrón Costas, hombre de confianza de Urtubey. Adolfo Donati, amigo de Franco Macri, representa los intereses del Estado en Gas Natural Ban.

Por su parte, en Pampa Energía S.A., el Estado también tiene “representantes”. Uno de ellos es Javier Campos Malbrán, presidente del proyecto inmobiliario La Colina Golf & Polo, mientras que el segundo de los cuatro representantes es Julio Suaya De María, quien cumplió sus exitosas funciones en Telefónica de Argentina, Cohen Sociedad de Bolsa y MP&M Comunicación. El FGS posee el 23% de las acciones de la mayor compañía eléctrica del país (generación, transmisión y distribución de electricidad).

EDENOR, eléctrica controlada por el holding Pampa Energía S.A. cuenta también con defensores de los intereses de la ANSES: son Fernando Bearzi, director de la consultora financiera F. Bearzi & Asociados; Mariano García Mithieux de la consultora EWG y ex asesor de la CEAMSE. Completa la lista el prestigioso economista Juan Martín Monge, “managing director regional de Portfolio Management” de la Aseguradora MetLife Investments Latin América, una de las administradoras de pensión que operaba en el país antes de la estatización, que reclamó ante el CIADI (tribunal de arbitraje internacional) por la “incautación” de los depósitos que según ellos hizo el estado argentino al estatizar los aportes del sistema de Seguridad Social en el año 2009. Increíble, pero real.

No debemos olvidar el magnate Joe Lewis. Amigo del presidente, propietario de cientos de miles de hectáreas en la Patagonia, dueño y señor del Lago Escondido, es un pirata en tierras argentinas, como le gusta a Macri. Lewis es accionista de Edenor y hace poco tiempo le fue condonada una deuda que la empresa tenía con el Estado. “Nobleza obliga”, Lewis no es accionista por el FGS, aunque pareciera no necesitarlo…

Es decir, las empresas que se han beneficiado con la usura de los tarifazos, tienen apoyatura estatal vía FGS. El doble pago de los jubilados.

Sólo con mencionar estos ejemplos, basta para comprender la política económica de este gobierno. Mientras nos endeuda por un lado, a los efectos de alimentar la timba financiera, por otro entrega los fondos de los jubilados a la garantía de sustentabilidad de los dividendos.

Pero debemos mencionar que lo propio pasa con los representantes de Telecom, Cablevisión, Banco Macro, Metrovías, entre otras.

Una verdadera CEOcracia que vuelve a poner la plata de los jubilados al servicio de los grandes monopolios.

Notas Relacionadas