Home   /   País  /  Economia  /   La deuda que nos dejan…
La deuda que nos dejan…

Una de las principales medidas a llevar adelante por el próximo gobierno, para poder encauzar la economía argentina hacia un sendero de crecimiento económico y que las cuentas públicas del Estado permitan llevar adelante un modelo de redistribución del ingreso, tiene que ver con la necesidad de reestructurar la exorbitante deuda externa a la que nos ha sometido este gobierno.

Resultado de imagen para endeudamiento publico macri

Según cifras oficiales del INDEC, en tal solo un año esta ha crecido exponencialmente, reflejando un 9,1% más que en igual periodo del año anterior (23.000 millones de dólares), contabilizando un total de 275.828 millones de dólares.

Según da cuenta el informe del organismo oficial de estadísticas, la misma está compuesta por un 62% correspondiente al gobierno en general; el 26% a sociedades no financieras, hogares e instituciones sin fines de lucro, el 9% del Banco Central, el 2% de sociedades captadoras de depósitos y el 2% restante en otras sociedades no financieras.

Esto nos demuestra quienes son los que han participado del festín de deuda tomado por este gobierno para garantizar la transferencia de la renta socialmente producida por los argentinos al exterior. Dejando las cuentas del Estado sumergidas en la debacle de una deuda que solo ha servido para beneficiar a un puñado de especuladores, en detrimento de la gran mayoría de los argentinos, que hoy están padeciendo las gravísimas consecuencias de este modelo económico.

Mientras algunos pocos han participado del espectáculo de una timba sin límites, la sociedad argentina se encuentra cada vez más empobrecida y millones de niños acuden a una vida sin futuro ni proyecciones, ajenos a una realidad que golpea como pocas veces vimos en nuestro país.

Sin embargo, la única preocupación de Macri pasa por ver cómo hacemos para realizar un ajuste más feroz, comprometiendo aún más el futuro de los argentinos y de nuestros recursos naturales, para seguir sosteniendo este modelo de endeudamiento público.

La responsabilidad del próximo gobierno en recuperar el terreno perdido en los últimos años para volver a moldear una sociedad más equitativa, se convierte en una obligación cuando vemos el descalabro que hemos sufrido, producto de un gobierno que por primera vez en la historia pudo a través de los votos y no las botas llegar a realizar en tan poco tiempo lo que costo con sangre, sudor y lágrimas sostener durante tantísimo tiempo.

Etiquetas

Notas Relacionadas