Home   /   Latinoamerica  /   La doble vara entre Argentina y Venezuela
La doble vara entre Argentina y Venezuela

Si se habla del flagelo hambre en Latinoamérica en cualquier medio de comunicación, el foco nunca sale de Venezuela. Sin embargo al tratar esta situación en nuestro país, el alarmante incremento se oculta o pasa a ser narrado en cínicos comentarios. ¿De dónde viene esta doble vara a la hora de hablar sobre el hambre?

Imágenes similares a la que encabeza esta nota se reproducen en medios impresos y digitales, luego se multiplican las consignas por las redes sociales. Los cañones de los medios de comunicación apuntan contra el gobierno de Maduro por este asunto. Mientras tanto, en Argentina vemos como la pobreza y el hambre no son denunciadas como desastres cuyo responsable es el macrismo. Todo lo contrario, casi son reivindicadas como cultura y son romantizadas.

Las estadísticas

No podemos caer en un análisis deshumanizado y desconocer la realidad, la crisis económica en Venezuela y Argentina es real. Sin embargo los contextos y el papel del Estado son muy diferentes.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el número de venezolanos subalimentados alcanzó los 3,7 millones (aproximadamente el 11,7% de la población) en el periodo 2015-2017. Según el mismo organismo, en la Argentina para el trienio 2015-2017 cerca de 1,7 millones estaban subalimentados (3,8%).

Dentro del mismo informe que proporciona esas cifras, la situación de “inseguridad alimentaria grave”, en nuestro país durante 2014-2016 aquejaba a 2,5 millones de personas en la Argentina y para el 2015-2017 la padecen más de 3,8 millones (aumentó del 5,8% al 8,7% de la población). Según la UCA, a diciembre de este año, 1,5 millones de niños y niñas pasan hambre en Argentina. 

El papel de los Estados

En Venezuela el gobierno ha implementado una serie de políticas públicas para combatir el hambre y el desabastecimiento, recientemente materializados en los Comités Locales de Abastecimiento y Producción. El mismo chavismo admite que no es suficiente teniendo en cuenta el contexto antes mencionado. Sin embargo se siguen desarrollando otras alternativas buscando nuevos socios comerciales y nuevos mecanismos.

En Argentina se siguen perdiendo puestos de trabajo, según la CEPA se registraron 59.969 despidos y suspensiones entre enero y octubre de 2018. La AUH, reconocida internacionalmente por su papel en el combate de la pobreza y el hambre, perdió un 18% de su poder de compra frente a la inflación y la fórmula del ajuste.

El contexto comparado 

Argentina produce alimentos para casi 440 millones de personas según estimaciones recientes, casi diez veces nuestra población. Gran parte de ello se exporta y lo que queda en el país queda sujeto a la especulación de los grandes monopolios, los cuales manejan su precio interno. Si le sumamos la pérdida del poder adquisitivo y el trabajo durante el gobierno macrista, entendemos entonces la multiplicación del hambre.

Venezuela en el caso contrario, importa la mayoría de lo que consume desde hace muchos años. Publicaba la BBC a mediados de 2017: “La producción nacional de maíz blanco, con el que se hacen las arepas, el alimento típico del país, apenas cubre el 31% del consumo, según los datos de Fedeagro (Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios). En el caso del arroz, otro producto básico en la dieta de los venezolanos, la producción cubre el 37% de la demanda.”

La dependencia de la importación en conjunto con la caída de los ingresos del crudo, producto de la caída de su precio internacional, ha condicionado fuertemente la situación. Si se le suman las sanciones económicas y financieras impulsadas por los EEUU contra Venezuela podemos comenzar a entender lo que pasa.

El capital financiero tiene un papel particular. A modo de ejemplo en octubre de 2017, Euroclear un operador financiero europeo, confiscó un fondo de 1.650 millones de dólares destinados a la compra de medicinas y alimentos para la población venezolana, en cumplimiento de las sanciones del Departamento del Tesoro de EE. UU. Un detalle importante, uno de los bancos que participan en Euroclear es la Goldman Sachs. (1)

El origen de la doble vara

Por medio de un ejemplo podemos ver como se muestra la sociedad del gobierno y los medios. La misma va más allá de la pauta oficial, la cual sin embargo no es menor. Desde que asumió el macrismo hasta mediados del 2018, sólo el Grupo Clarín recibió del Estado más de 1.200 millones de pesos.

Pero la verdadera relación del gobierno con los medios, está intermediada por el capital financiero. Para hacerlo más claro tomemos el ejemplo concreto, un financista recurrente del Grupo Clarín es la Goldman Sachs. Este banco compró $1.940 millones en bonos de deuda argentina durante la corrida cambiaria del año pasado. El gobierno argentino ampara la especulación, los grandes capitales financian a los medios y éstos últimos cubren al gobierno.

Como último detalle el banco también ha participado con sus funcionarios en el gobierno de los EEUU: Gary Cohn (ex Jefe de Asesores en Economía), Steve Bannon (ex Consejero), Dina Powell (ex asesora de Seguridad) y Jay Clayton (Director de la Comisión Nacional del Mercado de Valores) son algunos.

En unas pocas líneas, podemos ver como frecuentemente las situaciones de nuestros países son manipuladas mediáticamente, en pos de proteger intereses muy concretos.

 


Referencia

(1) https://www.lseg.com/sites/default/files/content/documents/euroclearbank%20participant%20list.pdf

Etiquetas

Notas Relacionadas