Home   /   La Pelopincho del gordo Waltér  /   La “realidad” de Macri: ¿Es bobo, un perverso o un cínico?
La “realidad” de Macri: ¿Es bobo, un perverso o un cínico?

A esta altura de los acontecimientos, uno ya no sabe si pensar que lo que dice nuestro presidente Mauricio Macri es parte de una sincera reflexión sobre una realidad que no logra comprender, o por el contrario, realmente se nos ríe en la cara y nos toma por joda con un cinismo que pocos antes en la historia de nuestro país han revelado.

Esto es lo que se puede desprender de la última entrevista realizada en la Provincia de San Luis para la FM Pasión 96.5 en donde a juicio de valorar sus casi cuatro años de gobierno y referirse a la posible reelección al frente de la primer magistratura nacional, realizó una singular interpretación de los hechos diciendo que “hoy estamos mejor posicionados hacia el futuro de lo que estábamos en 2015”. Uno se pregunta ¿a qué se referirá nuestro presidente? ¿En qué términos puede evaluar que hoy estamos mejor que hace cuatro años?

Luego de una pausa que me permitió evitar un ACV, me imaginé que Mauricio estará pensando en los millones que invirtieron los empresarios vinculados a los servicios públicos, luego del ajuste brutal en las tarifas de los mismos que han llegado aumentar en los últimos 3 años un 1200%.

Quizás estará hablando de la “lluvia de inversiones” realizadas en nuestro país producto de la actualización tarifaria y del “carry trade” impulsado desde el Estado para garantizar una renta anual a quienes invertían en títulos de deuda pública (Lebac, Leliq, Plazos fijos, etc.) de un 70%. O mejor aún, para que algunos empresarios, que, gracias a la devaluación llevada adelante, aumentaron sus ganancias en dólares produciendo la inflación más alta registrada en nuestro país desde el año 1992.

Es decir, eran medidas necesarias a tomar ya que según Macri hubo “gobiernos que gastaban más de lo que tenían” y que por ello “de golpe nos encontramos que el mundo nos dejó de dar crédito para sostener eso” produciendo un “aumento de la inflación” y “la devaluación grande que tuvimos.

Seguro debe estar analizando los pequeños beneficios que pretendió para su familia al querer condonar una deuda de 70 mil palos verdes, pero que luego no pudo llevar adelante ya que solo había habido un “error administrativo” en la ejecución de dicha medida.

Probablemente, creerá que gracias a que “no hay más cadenas nacionales todos los días”, el pueblo argentino se siente aliviado frente a tanta presión mediática, impuesta por el gobierno anterior, que no permitía vivir tranquilamente, ya que una mujer apodada con nombre de animal, aparecía todos los días en la televisión para hacer anuncios de índole público y no dejaba ver ni futbol ni las telenovelas románticas. Pues en la misma entrevista valora positivamente que no existan más “cadenas nacionales que invaden la vida de los argentinos” como uno de los mayores logros de su gobierno.

El problema ahora es que nos sabemos los diálogos de las novelas turcas de inicio a fin, porque un partido de fútbol es un bien preciado y exclusivo, que combina perfecto con la picada, porque si pagás el “Pack Futbol” te quedás sin gas para cocinar. Antes era Cristina, Futbol o Novela. Hoy es novela o novela. En contradicción con Cornejo, hoy no podemos ni “optar”.

Dejando atrás mi pensar en todos estos dichos, que justifican las medidas llevadas adelante por este gobierno, salgo a la calle y veo que el almacén de la esquina cerró sus puertas por no poder afrontar las deudas con algunos proveedores. Sigo caminando y me encuentro que el próximo almacén que visito tiene muy pocos productos en sus estantes y que debido a un ajuste en el personal, sus dueños han tenido que despedir a los tres empleados que llevaban casi diez años en el mismo. Al llegar a la esquina me encuentro con el dueño de la mueblería, que me informa que sus ventas han caído estrepitosamente, entre angustiado y sumamente enojado, no para de arremeter puteadas dirigidas a nuestro presidente. Inmediatamente pienso en lo que decía Mauricio respecto a que existe “gente enojada y mucha gente angustiada porque cuesta más llegar a fin de mes, porque nos hemos chocado contra una realidad” es totalmente cierto. Entonces…

Haciendo una reflexión profunda, respecto a lo anteriormente mencionado, me termino convenciendo de que lo que estaba diciendo el gato que se encuentra en la Casa Rosada, era solo para salvarse el pellejo; porque veo que hay un aumento de pobreza inédito, una desocupación cada vez más estrepitosa producto del cierre de miles de negocios y pequeñas empresas, un endeudamiento que van a terminar de pagar mis nietos y una economía atada a los dictados del FMI que, como ya había vivido en otro tiempo, no hacía más que profundizar la crisis en la que estamos inmersos miles de argentinos.

Finalmente me decido a brindar una respuesta a mis interrogantes del título de esta nota. Quien nos gobierna no es el presidente que funge en el Sillón de Rivadavia, sino una alianza entre algunas corporaciones internacionales, el sistema financiero mundial y algunos aliados locales que se han visto beneficiados aumentando sus ganancias y llevándose toda la guita afuera.

Entonces puedo, de esta manera afirmar, que Mauricio Macri sí es bobo, ya que le cuesta hacer la O con un vaso (solo hace falta escucharlo intentar leer). Pero además, también es un perverso (ya que nos está cagando sin culpa alguna). Finalmente entiendo que realmente se nos ríe en la jeta mostrando un cinismo que solo una mierda de persona puede mostrar ante tanto dolor ajeno.

Etiquetas

Notas Relacionadas