Home   /   Análisis  /  Editorial  /  Multimedia  /   La Tercera Revolución Industrial según Jeremy Rifkin
La Tercera Revolución Industrial según Jeremy Rifkin

Jeremy Rifkin es un sociólogo y economista que investiga el impacto que tienen los cambios científicos y tecnológicos en el medio ambiente y la sociedad (economía, fuerza de trabajo y cultura). En la actualidad se encuentra trabajando con distintas autoridades europeas para promover una transformación de su economía en dirección hacia lo que él denomina “La Tercera Revolución Industrial”. También está asesorando a las autoridades de la República Popular China en el mismo sentido.

En la conferencia que compartimos con nuestros lectores, Rifkin desarrolla los aspectos más relevantes de esta transformación realizando un esfuerzo por proyectar cómo será el futuro de la humanidad a medida que la tercera revolución industrial continúe avanzando. Por este motivo, nos pareció interesante difundir esta charla ya que las transformaciones en curso van a modificar las formas en que los seres humanos producen lo que necesitan para vivir, las formas de organización del trabajo, la vida social y, aspecto muy importante, las relaciones de poder entre las naciones.

El conferenciante inicia su exposición con un diagnóstico preocupante: la economía resultante de las dos primeras revoluciones industriales ha generado un grado de concentración de la riqueza sin precedentes y ha puesto en tela de juicio la viabilidad de la vida humana en el planeta por la contaminación ambiental. Estos son algunos datos interesantes que deja Rifkin:

  • El PBI está en retroceso en la economía mundial
  • La productividad (producir más y mejor, en menor tiempo y a menor costo) está declinando también
  • El desempleo está aumentando en todo el mundo (en particular para los jóvenes)
  • El 50% de las personas vive mejor que antes de las revoluciones industriales, pero el 40% vive con dos dólares por mes y otros con un dólar mensual, lo cual quiere decir que están peor que sus ancestros antes de las revoluciones industriales
  • 7 personas concentran una riqueza equivalente al 50% de la población mundial
  • El cambio climático ha generado una modificación del ciclo del agua por el calentamiento global que genera tormentas y otros fenómenos que están provocando catástrofes humanas en todo el mundo
  • Según los científicos que estudian el tema, estamos frente a la sexta extinción masiva de especies (50% podrían extinguirse en las próximas 8 décadas)
  • Si no dejamos de usar combustibles fósiles en 30 años, el proceso puede ser irreversible.

Este diagnóstico lo lleva a preguntarse al autor ¿cómo llegamos hasta este punto? Y la respuesta la encontramos en un breve repaso histórico del desarrollo de la economía global partiendo de la primera revolución industrial hasta el presente.

Llamamos Revolución industrial a la convergencia de 3 elementos decisivos que modifican la economía y la vida social en su conjunto: nuevas formas de energía, de comunicaciones y de transporte. Por lo tanto, una revolución industrial significa la aplicación a las distintas facetas de organización de la vida social de los adelantos científico-tecnológicos que modifican la forma en que producimos lo que necesitamos, la manera en la cual transportamos personas y mercancías y la forma de comunicarnos. Esta transformación de la infraestructura modifica a su vez toda la cultura de una sociedad (política, arte, psicología social, etc.). En palabras del conferenciante “cuando convergen estos tres elementos cambia la forma en que la sociedad vive, piensa y siente”.

El repaso histórico planteado sintéticamente sería así:

1ra Revolución Industrial (epicentro en Gran Bretaña a finales del siglo XVII y siglo XIX).

  • Comunicaciones: imprenta a vapor y telégrafo.
  • Energía: carbón.
  • Transporte: ferrocarril con locomotora a vapor

 

2da Revolución Industrial (centro en EEUU a finales del siglo XIX y siglo XX)

  • Comunicaciones: teléfono, radio y televisión.
  • Energía: petróleo.
  • Transporte: automóviles con motor a combustión.

Según Rifkin, esta infraestructura llegó a su límite y su manifestación fue la crisis del 2008 que no se habría iniciado con la crisis financiera sino con una crisis provocada unos meses antes por el aumento del precio del petróleo que llegó a 147 dólares/barril tornando imposible la actividad económica productiva (nosotros agregamos que esto favoreció la financierización de la economía que venía de antes y produjo el estallido de la bolsa de Nueva York).

Según el economista, la salida a esta crisis (que es una manifestación del agotamiento de un modelo productivo) es el desarrollo de una nueva revolución industrial que cambie el paradigma utilizado hasta ahora. Esta transformación es denominada por el autor como “Tercera Revolución Industrial” y ya se encuentra en marcha en algunos países.

Los tres elementos que convergen son: energía eólica y solar, comunicación digital (internet) y automóviles eléctricos.  Estos elementos permiten el desarrollo de otra infraestructura que no solo trae aparejado beneficios ambientales evidentes sino que al tener esta energía un costo marginal ínfimo (el costo adicional a los costos fijos por producir una unidad adicional del bien) producirían un aumento de la productividad de la economía que aplique estas tecnologías a la producción de bienes y servicios (en Alemania han logrado reducir el costo fijo por Watt producido por paneles solares de 78 dólares/watt a 0,45/watt y el 95% de su matriz energética es solar, eólica o de biocombustible).

Un detalle importante: el autor defiende la planificación por parte del Estado de esta transformación. Es el Estado el que debe promover el desarrollo de una nueva infraestructura que genere el contexto para los nuevos negocios sustentables en términos sociales y ambientales.

Lo demás está en el video pero la reflexión que le dejamos a nuestros lectores es la siguiente: si los beneficios de esta nueva revolución industrial son aprovechados por las grandes potencias al igual que las dos anteriores, la brecha entre países ricos y pobres (centro-periferia en términos académicos) se seguirá profundizando. En nuestro país ¿serán los candidatos del FMI y de los buitres de las finanzas los que nos llevarán hacia la tercera revolución INDUSTRIAL o, por el contrario, es necesario recuperar el control democrático-popular de la conducción del Estado para poder ir a favor de la historia en un sentido humanista, vale decir, de mayor justicia social y sustentabilidad ambiental? Desde esta revista tenemos esperanza en que ocurra esto último porque “la esperanza no defrauda”.

 

Conferencia subtitulada

 

Conferencia doblada al español

Notas Relacionadas