Home   /   Editorial  /   Sobre las “paparruchadas” de Marcelino Iglesias y su visión de las mujeres y el género
Sobre las “paparruchadas” de Marcelino Iglesias y su visión de las mujeres y el género

No estoy de acuerdo con la paridad de género. Me parece una paparruchada que le interesa a las mujeres que hacen política. A la ama de casa, a la trabajadora y demás no les interesa. A las únicas que les interesa la paridad de género en los cargos es a las mujeres que hacen política partidaria, con lo cual me tiene sin cuidado. Así que conmigo no cuenten para montarse demagógicamente a pedir por las mujeres.

Yo tengo muchas mujeres en mi equipo y las evalúo por su desempeño y no por su género o por alguna otra característica. Que cada cual se gane el pan con el sudor de la frente, sea hombre, mujer o algún género intermedio de los que han salido ahora” [1]

 MARCELINO IGLESIAS

El intendente del departamento habitado por más de 146 mil mujeres [2] calificó de “tontería” y “estupidez” a la paridad de género. [3] La bochornosa declaración fue en respuesta al “tuit” de Montero que chicaneó al Gobernador por la falta de mujeres en sus acciones de gobierno. Internas radicales aparte, a Marcelino le falta panorama sobre el conflicto que atraviesan las mujeres de su comuna, en consonancia con las de toda la Argentina.

Considera que la igualdad en las listas sólo les interesa a las mujeres “que hacen política partidaria”. No es cierto. Por el contrario, una trabajadora estaría muy interesada en discutir cómo hacer para que su salario no se desintegre frente al feroz aumento de los precios. Una productora aceptaría gustosa opinar acerca de las tarifas y la propiedad de las principales empresas proveedoras de luz, agua y gas. Una ama de casa (que es una trabajadora no remunerada) pensaría con claridad políticas de erradicación de la violencia de género (física, psicológica, patrimonial, institucional, simbólica). Una maestra votaría enérgicamente en contra del “ítem aula” en una sesión de la Cámara de Diputados.

Luego, ¿cómo no permitir que una comerciante proponga estrategias para erradicar la discriminación y persecución por la elección del género? ¿O qué jubilada discuta sobre la matriz productiva de Mendoza? Quizás una desempleada podría atender las demandas de muchas mujeres que deben recurrir a prácticas clandestinas al no encontrar respuestas en el sistema público de salud. O una estudiante elaboraría alternativas para salir del endeudamiento municipal, provincial y nacional asfixiante.

No es demagogia, sino todo lo contrario, porque la paridad es un instrumento político-institucional profundamente democrático que fomenta la incorporación al debate y a la acción política de las mujeres que integran los sectores mayoritarios de la república, o sea, aquellas que padecen las medidas de Cambiemos.

Es una ley sancionada con el voto de legisladores varones y mujeres que representan la heterogeneidad de la sociedad misma, que pretende superar el “techo” del 30% de participación femenina que se desvirtuaba mandando a las mujeres al final del listado, siendo sólo candidatas testimoniales. Propone la creación de binomios mujer-hombre y busca alcanzar la proporción de población femenina y masculina que tiene nuestra provincia. [4]

Sin embargo, corremos el riesgo que se convierta en letra muerta en manos de personas como Iglesias, Cornejo y Macri quienes deslegitiman política y socialmente a las mujeres y dificultan sus realizaciones al ejecutar un plan de destrucción de la industria, endeudamiento, ajuste salarial, flexibilización laboral, desvalorización educativa,  deterioro de la salud y desmantelamiento de las políticas de prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres. Según un informe de CEPA, los gastos del Estado destinados exclusivamente al género y la violencia sobre las mujeres, representa el 0,11% del gasto total, mientras que lo destinado al pago de intereses al FMI es el equivalente al 14,9%”. [5]

Las palabras del intendente de Guaymallén concuerdan con las políticas del gobierno al que pertenece. Deslegitima y destruye a las mujeres con sus dichos y con sus hechos concretos.

Quienes estamos comprometidas con las causas justas, sabemos que el programa de ajuste exigido por el Fondo Monetario Internacional y ejecutado por Cambiemos solo puede ser derrotado por las mujeres que junto a los hombres del campo nacional y popular, construyan un frente de unidad que sustituya en el gobierno a quienes hoy, desde los poderes públicos consideran una “paparruchada” el bienestar de las mayorías argentinas. La ley de paridad de género es un instrumento apropiado para su conformación en el plano de la realidad como política democrática.


[1] Para Marcelino, la paridad de género en política es una “paparruchada”, Diario Uno, https://www.diariouno.com.ar/politica/marcelino-paridad-genero-politica-paparruchada-01312019_SypB7FgEN

[2] Censo Nacional 2010,  https://www.indec.gov.ar/ftp/censos/2010/CuadrosDefinitivos/P2-D_50_28.pdf

[3] Definición de “Paparruchada” según la RAE, https://dle.rae.es/?id=RlwGSiE

[4] Senado debate proyecto de paridad de género en las listas electorales, Los Andes, https://losandes.com.ar/article/view?slug=en-vivo-el-senado-debate-el-proyecto-paridad-de-genero-en-las-listas-electorales

[5] Más pobreza y más femicidios en el gobierno macrista sin justicia social, Revista Integración Nacional, https://rinacional.com.ar/sitio/mas-pobreza-mas-femicidios-gobierno-macrista-sin-justicia-social/

Etiquetas

Mariana Abrego
Licenciada y Profesora en Ciencia Política y Administración Pública | Fue Secretaria General FUCuyo, Consejera Directiva y presidenta del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales | Docente
Notas Relacionadas