Home   /   Economia  /   Las tasas macristas destruyen la economía
Las tasas macristas destruyen la economía

La banca nunca pierde. Las finanzas compensan la menor rentabilidad sobre la especulación con deuda pública, con usurarios intereses sobre las tarjetas de crédito (106% anual) y los préstamos personales (180% anual).

Hoy publica el sitio Ámbito: “según informa en su página el BCRA, la tasa efectiva anual promedio de una tarjeta de crédito internacional es de 106%, mientras que algunos bancos incluso cobran comisiones por encima del 160%. En el caso de paquetes Gold y Platinium el promedio llega a 104%. Un poco más bajo es para las Black/Signature que se posa en 100% y el tope máximo es más bajo que en el resto de los productos.

Por otro lado, el Costo Financiero Total (CFT) para los préstamos personales en los bancos partes desde el 95% y llegan hasta casi 180% tanto si se los toma a 1 como a 5 años.

¿Cómo hemos llegado al escándalo de seguir siendo el país con la mayor tasa de interés del mundo? Dos razones fundamentales, la protección a la especulación financiera y la elevada inflación.

Desde que el macrismo llegó al gobierno, se ha encargado de proteger el negocio de la banca por sobre cualquier otro. Muestra de su sociedad, son la presencia en el gabinete de distintos personajes sacados de las entrañas del capital financiero. Desde Melconian y Prat Gay, pasando por Sturzenegger, Caputo y Sandleris. Luego esta alianza se encargó de desrregular la actividad especulativa y alimentarla con fondos de la deuda pública.

Sin embargo luego del creciente endeudamiento y la brutal devaluación, los costos del pago en los servicios de deuda pública son enormes y condicionan todo el gasto público. Casi 1 de cada 5 cinco pesos en el Presupuesto nacional 2019 tiene ese destino. Esto no sólo resulta muy problemático a futuro para las arcas estatales, sino que también complica las políticas del macrismo en pleno año electoral.

Es por esto que el gobierno ha soltado levemente el acelerador de la bicicleta financiera, particularmente sobre la deuda que manejan los bancos. Estamos hablando esencialmente de las Leliq, su tasa este jueves llegó al 47,55%, cuando en octubre del año pasado había superado el 70% anual.

Ahora bien, la banca nunca pierde. El macrismo ha decidido compensar sus escandalosas ganancias sobre la deuda pública, con un masivo robo al bolsillo argentino por medio de las tarjetas de crédito y los préstamos. Luego ningún banco funciona a pérdida, si la inflación rozó el 50% anual en 2018, las tasas serán muy superiores con tal de hacerse de ganancias.

En un contexto de crisis, empresas y particulares se endeudan cada día más con tal de sostenerse hasta que mejore la situación. Aprovechándose de la necesidad, las finanzas pueden duplicar o triplicar los montos que prestan. Pero lo peor viene a continuación. Las mismas tasas impagables están ahogando en deuda a las Pymes y licuando el mismo consumo.

Según un relevamiento de APYME, antes de la devaluación y el inicio de la recesión “la tasa de mortalidad de las pymes era de 10 cada 24 horas” y para diciembre “la cifra ha escalado de manera dramática: cierran sus puertas 25 empresas cada día“. Por nombrar ejemplos de consumo, la venta de autos nuevos ha bajadoun 50% y las ventas minoristas cayeron en diciembre un 9,9%. Finalmente la crisis se profundiza y el ciclo vuelve a empezar.

El sistema financiero está, literalmente, matando al mercado interno argentino. Y el macrismo es su cómplice necesario.

 

Notas Relacionadas