Home   /   Editorial  /   Llévame en tu bicicleta… ¿La del`76, los `90 o en 2015? (tercera parte)
Llévame en tu bicicleta… ¿La del`76, los `90 o en 2015? (tercera parte)

Ya explicamos el funcionamiento de la bicicleta financiera, las condiciones para que pueda llevarse a cabo, y cómo operó tanto en la dictadura cívico-militar, como con las democracias semicoloniales durante los años noventa con Menem y De La Rúa.

Hoy estos mecanismos regresaron de la mano del gobierno de los Ceos para profundizar la concentración en pocas manos y transferencia de nuestra renta, socialmente producida por los asalariados,  al exterior.

Tercera bicicleta- gobierno de  Macri

Con el gobierno de los Kirchner (2003-2015), se puso un freno a la bicicleta. No se eliminó por completo ya que la convertibilidad tampoco lo hizo.

La Argentina  devaluó y puso retenciones a las exportaciones para el recupero del mercado interno. En términos de desendeudamiento, el 93% delos tenedores de bonos entraron al canje de deuda en 2005 y 2010 con una fuerte quita y se le pagó al FMI. Se modificó la Carta Orgánica del Banco central recuperando el control de la Superintenencia de las entidades financieras y cambiarias (eliminado en el `77) y la posibilidad de reorientar el crédito; la emisión monetaria ya no quedaba atada al aumento de reservas del Central.

Desde el 2011 se impusieron fuertes restricciones a la libre entrada y salida de dólares como un mecanismo que intentaba poner freno  a la trasferencia de renta al exterior (había llegado  a 21 mil millones de dólares ese año).

Todas estas medidas fueron tiradas abajo de un plomazo cuando el macrismo llega al gobierno en 2015, retomando las deudas pendientes: El Carry Trade.

¿Qué medidas implemento Cambiemos para garantizar la bicicleta?

  • Se generó una apertura en el movimiento de entrada y salida capitales (reducción de los plazos y permanencia en el país de los capitales foráneos). Vino perfecto para trasferir las ganancias de la bicicleta al exterior rápidamente.
  • Se desreguló el sistema financiero, eliminando todo tipo de restricción a la compra de dólares y se incrementaron las tasas de interés, también liberalizadas.
  • Anulación de restricciones a inversores extranjeros para comprar letras y bonos del BCRA (volveremos sobre este punto).
  • El último requisito para el Carry Trade es un dólar barato. Macri ha tenido que conceder para un lado y otro debido al conflicto de clases en el seno de su gobierno: las finanzas y el sector agroexportador.

 

El gobierno devaluó y redujo retenciones a la soja favoreciendo a los sectores monopólicos del agro.  Pero la bicicleta requiere un dólar barato, lo que implicó orientar gran parte de la deuda contraída con el FMI (de 57 mil millones de dólares) a sostener el tipo de cambio. Lagarde autorizó esta manganeta para que el gobierno tuviese un poco más de oxigeno hasta octubre.

Dadas  estas condiciones, el mecanismo de Carry Trade es garantizado por el Estado, mediante el Banco Central,  que actúa de manera directa en el negocio a través de la venta de letras de liquidez:

Una vez que el sector financiero toma deuda en dólares a una baja tasa interés afuera, los cambia a pesos. Con ese dinero, compran letras (bonos de deuda a corto plazo que no trascienden el año fiscal) ofrecidos por el BCRA, (LEBACS primero, luego incentivando las LELIQ) a una tasa anual que supera el 60% y, al finalizar el año, si esas letras no se renuevan, el Banco Central les devuelve el dinero pedido con el interés generado. Si el precio del dólar se mantuviese, se vuelve a tomar deuda en dólares y se transfiere al exterior la ganancia obtenida.

Mientras tanto, el Estado se endeuda con el FMI en parte para sostener el tipo de cambio y evitar una mayor suba del dólar  debido a la permanente oferta de dólares ocasionada por la bicicleta. Endeudamiento y fuga son dos caras de una misma moneda.

Consecuencias:

-En la actualidad las LELIQ rozan el billón de pesos y son más del 70% de la base monetaria. En lo que va del 2019, los intereses pagados por el BCRA ya se acercan a los $129.000 millones, solo en el primer trimestre.

-De los casi 190 mil millones de dólares que el gobierno de Macri pidió prestados en sus tres años y medio de gobierno, ya se fugaron 133 mil millones. El FMI ya desembolsó unos 39.000 millones de dólares, pero desde que se firmó el acuerdo hasta hoy, se perdieron 32.388 millones, equivalentes al 82,6% de lo que giró el Fondo.

Deberíamos dedicar una nota más para explicar el desastre y la decadencia social que estas políticas han generado en nuestra industria, los sectores trabajadores, universitarios, jubilados, demás organizaciones libres del pueblo, etc., que no ven ni de cerca una sola Leliq en sus hogares.

Lo que queda es una bomba de tiempo. ¿De dónde sale para pagar la plata entonces si a la Argentina no le prestan más?  Ya vivimos las consecuencias. Esperamos tener una oportunidad en octubre para dar una nueva luz de esperanza a los argentinos.

FUENTES

-Eduardo Halliburton y Carlos Villalva: Macri, el gobierno de las corporaciones

https://rinacional.com.ar/sitio/se-fugo-el-71-de-la-deuda-contraida-por-cambiemos/

Notas Relacionadas