Home   /   Análisis  /  Editorial  /   Los brasileños no quieren invadir Venezuela, ¿y ahora?
Los brasileños no quieren invadir Venezuela, ¿y ahora?

La necesidad de reducir los costos en las industrias norteamericanas reactivadas por la política industrial de Donald Trump en el país del norte ha llevado a tensar cada vez la relación con el gobierno de Venezuela, Nicolás Maduro. Bajo la política internacional de “deponer” a un dictador e imponer a un gobierno que le baje “el precio del barril de petróleo”, Trump va perdiendo la paciencia y la batalla semanal.

El Brasil de Bolsonaro o de Mourao.

El gobierno de Bolsonaro que lleva en el poder menos de 60 días fue el primero de América del Sur en reconocer la extinta presidencia de Guadió en la república bolivariana. Sin embargo, esta celeridad diplomática no tiene su correlato en el ámbito militar.

Pasando una “luna de miel” (se le dice de esta manera a los primeros sesenta días de un gobierno que recién asume) bastante intranquila: han salido a la luz casos de corrupción que envuelve a toda la familia del electo presidente. Hijos vinculados a grupos paramilitares, una cuenta bancaria enorme a tan solo días de asumir.

Por otro lado, las operaciones a las que se ha sometido Jair debido a su apuñalamiento lo han apartado de las primeras decisiones gubernamentales. En su lugar está el General retirado Hamilton Mourao. El vice ha asumido momentáneamente las relaciones exteriores y sus declaraciones sobre Venezuela indican discrepancias sobre lo que ocurre en América del Sur.

Esto le ha provocado algunos contratiempos e incluso derrotas diplomáticas a Trump porque como lo aseguró Mourao (presidente en ejercicio, y además las Fuerzas Armadas brasileñas responderían al Vice), no está en los planes de Brasil ni invadir Venezuela ni mucho menos “ceder” parte de la frontera brasileña para que EEUU tenga su base de operaciones y entrar por Brasil al territorio bolivariano, esto dijo el mandatario: “es una atribución del Congreso”.

¿Cuáles serían los motivos de fondo de que los brasileños no quieren ser carne de cañón de los yanquis?

En principio en esta nota encontramos algunas causas:

  1. No pretenden perder sangre brasileña en una guerra que no saben si van a poder continuar hasta el final, lo que significaría una derrota grosera de Brasil.
  2. La calidad y cantidad de armas, municiones, estrategia y preparamiento militar que posee Venezuela es superior a cualquier FFAA latinoamericana.
  3. Existe una condena social a la injerencia extranjera de cualquier país en América del Sur y sería repudiable y condenable la colaboración brasileña a los Estados Unidos.
  4. Por último, las relaciones comerciales que tienen los países con Rusia y China, por un lado y Estados Unidos por el otro.

Las relaciones comerciales que Brasil tiene con los gigantes orientales condicionan las acciones políticas y militares que pudieran llevar a cabo contra Venezuela. China compra más de un cuarto de las exportaciones brasileñas y similar porcentaje compra de Venezuela. Si el gigante asiático ve en peligro sus “negocios” en este lado del globo, aseguraron que habría sanciones de tipo económica y los cariocas no están en condiciones de perder ese suculento mercado y futura potencia económica.

Y esto los militares lo saben. No están dispuestos a generar una crisis económica por una guerra que no les pertenece.

La aventura inconsciente de Trump cada vez más lejos de llevarse a cabo.

Por el momento los venezolanos resisten, les tiraron con un recital en la frontera colombiana que generó más risas que adhesiones, los artistas en escena tienen un dudoso talento, y les quisieron armar una opereta ridícula para culpar que la Guardia Nacional Bolivariana había “incendiado” un camión de ayuda humanitaria, cosa que fue desmentida inmediatamente por las imágenes y videos de las redes sociales.

El pentágono, la CIA y parte del gabinete del inquilino de la Casa Blanca no están convencidos de realizar una intervención militar. El Senado norteamericano rechazó hace muy poco una invasión norteamericana, lo que fue una gran derrota para el magnate inmobiliario que hoy es presidente en EEUU. Lo que son buenas noticias para el lado sur del continente.

Habrá que seguir día a día como los venezolanos resisten el ataque sistemático por parte de los Estados Unidos y los cipayos locales que intentan “limar” al gobierno de Maduro. Mientras tanto en nuestro país la imagen en caída libre de Macri también debilita las intenciones norteamericanas de una intervención. Ojalá, por el bien de los venezolanos y de los argentinos el golpe de gracia contra los intereses yanquis en América Latina sea la elección de un gobierno Nacional y Popular en los comicios de Octubre.

Notas Relacionadas