Home   /   País  /  Malvinas Volveremos  /   Los británicos llegan a la Antártida ayudados por Macri
Los británicos llegan a la Antártida ayudados por Macri

Si tras la muerte de Mariano Moreno se inicia la era del librecambio, se consolida en ella la unión de los comerciantes desinteresados del desarrollo de la nación y los británicos interesados en la edificación de la factoría. La pandilla del barranco concretaba su matrimonio con los rubios piratas, y está unión durará siglos.

Si bien con el paso del tiempo los ingleses pasaron por su apogeo y decadencia para entregar finalmente el trono a los norteamericanos, mientras que los tenderos porteños fueron cambiando e incorporando a su forma de “producir” a otros personajes, existe todavía esta simbiosis. El usurero empréstito de la Lehman Brothers tiene su correlato en el siglo XXI, recordemos que Cambiemos continuó tomando deuda en el mercado financiero internacional -que es Londres y Nueva York- poniendo como potenciales garantías los recursos naturales del país, rememorando a la Ley de Enfiteusis del anglófilo porteño Rivadavia.

Los anhelos de los justos y pinedos durante la década infame de hacer de Argentina el sexto dominio británico se replican en Mauricio Macri, que mediante su ministro de ciencia, Lino Barañao -heredado del anterior gobierno- mantiene reuniones con Robin Grimes.

Grimes es asesor científico en jefe del Ministerio de Asuntos Exteriores británico -ex usina mundial del coloniaje-. Es nieto de un plomero y un agricultor, “vengo de los estratos más bajos de la sociedad”, aclara y se autodefine con una perversa sonrisa. ¡Qué mejor que alguien que ascendió socialmente para evitar que eso suceda en otros países!

No solo le permite Macri la explotación petrolera y pesquera a los usurpadores de las Islas Malvinas, ahora también compartirá con ellos las bases antárticas. Los ingleses no quieren las islas solamente por las riquezas intrínsecas, sino también porque geopolíticamente sirven de entradas para una de las próximas zonas de disputa mundial por sus recursos, la Antártida.

Esto sucede pocos días después para que Marcos Peña decidiera desfinanciar un área marítima protegida clave -Namuncurá Banco Burdwood- que se encuentra a 200 km de Malvinas, meseta sumergida de importante ubicación estratégica y grandes riquezas. La decisión no fue mero “ahorro” sino una transferencia, el 80% que se le recortó al área protegida pasó al área de Prensa y Difusión de actos de gobierno, de la Jefatura de Gabinete. Igual, al día de la recorte se había ejecutado el 0% del programa de protección.

Anteriores gobiernos y los que vendrán tienen que tomar como ejemplo una característica del gobierno de Cambiemos, tienen capacidad de planificación. No solo hacen todo lo posible para fundir al país y exportar toda su riqueza al exterior, sino que también prepara el camino para que si mañana asume un gobierno de característica nacional y democrático, se encuentre con un camino a futuro -en el que británicos y afines puedan continuar su explotación de lo nuestro- y que le sea muy difícil desarticular.

Fuente: EnOrsai

Notas Relacionadas