Home   /   Politica  /   Los números vs. la economía virtual
Los números vs. la economía virtual

Compartimos la siguiente nota publicada hoy en el diario Los Andes. Con algunos datos, el autor nos ofrece un buen elemento para el debato.(RIN)


Por Dante Raúl Moreno

Con posterioridad a la votación en Diputados del Presupuesto Provincial 2019, surgieron comentarios acusatorios de los funcionarios provinciales para con los legisladores del peronismo. La principal argumentación fue que el rechazo al endeudamiento requerido era quitarle a Mendoza la posibilidad de acceder a obras de infraestructura y eventualmente desactivar otras iniciativas que convergían hacia la dinamización de la economía provincial.

Independientemente de la contra respuesta del PJ, es necesario poner en discusión la evolución de la economía de Mendoza en estos últimos 36 meses, para poder confirmar o rechazar la posición del oficialismo.

A partir de asumir la gestión, el equipo de gobierno no ocultó la afinidad ideológica y operativa de la provincia con la Nación en el manejo de los temas económicos. Es lógico postular que determinadas variables de la economía provincial están supeditadas a la determinación de objetivos de la administración nacional.

Es importante destacar que la economía provincial a pesar de contar con datos oficiales “provisorios” positivos del Producto Bruto Geográfico (PBG) de 2017, en la actualidad experimenta desajustes que potencialmente derivarán en una reducción o eventual caída de la actividad económica en 2018. El primer dato que se debe interpretar como una luz amarilla en un eventual semáforo de retracción económica, es el consumo de gasoil. Según datos de la Secretaria de Energía de la Nación, en Mendoza el consumo de este combustible en el periodo enero-julio 2018 es  20,9% menor a igual periodo de 2015. El gasoil es el combustible con fuerte incidencia en el agro, el transporte de carga y pasajeros, por lo tanto, un menor consumo es sinónimo de un declive de dichas actividades.

El segundo dato es la caída en el consumo de GNC, que registra una disminución de 23,3% para el mismo periodo temporal, es lógico asumir que esta reducción implica una menor actividad del servicio de taxímetros, principal consumidor de este tipo de combustible, como así también un menor volumen de tránsito de vehículos que utilizan al GNC como insumo primario.

Supermercados

El tercer dato son las ventas en los supermercados de Mendoza. Según la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE), las ventas (medido en pesos de 2004) para el periodo enero-agosto 2018 es 14,3% menor a igual espacio de tiempo en 2015. Al analizar por rubro se destaca que lácteos sufrió un descenso de 22,4%, carnes de 9,9% y panadería, 2,8%.

El cuarto indicador es el consumo de cemento portland en Mendoza. La Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP), en el periodo enero-noviembre de 2018, reveló que la provincia tuvo un consumo menor en un rango del 1,5%, al comparar con 2015 (568.116 Tn en 2015 vs 559.386 Tn en 2018). Como preludio de la situación descripta, la DEIE en su publicación estadística expone que los Permisos de Construcciones Nuevas en 2015 totalizaron 2.794 y en 2017 el número fue de 2.285.

En el caso del mercado laboral, el actual Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, en su publicación del Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial, informa que en Mendoza lo/as asalariado/as registrado/as del sector privado por rama de actividad, correspondiente al segundo trimestre de 2018 registra 3.924 empleados menos que el segundo trimestre de 2015. Hacia el interior de la estadística se observa la reducción en rubros como industrias manufactureras (-3.578) y Agricultura, Ganadería, Pesca y Silvicultura (-2.645) compensada parcialmente por registros positivos en rubros como comercio al por mayor y al por menor o servicios sociales y salud. Es necesario destacar que en el caso de la industria manufacturera los salarios representan los de mayor cuantía en función de las especialidades laborales incorporadas en los procesos productivos.

El Indec indica que los indicadores socioeconómicos para el tercer trimestre de 2018, registran en la región Cuyo, una tasa de desocupación de 4,7%, pero en el Gran Mendoza dicho ítem es mayor, con un valor de 6,4%. En la información generada se verifica que la tasa de desocupación de mujeres hasta los 29 años en el Gran Mendoza es de 18,2%, sensiblemente superior a la de los varones hasta 29 años (9,8%).

El escenario macroeconómico provincial y las variables relevadas precedentemente no parecen reflejar una economía con síntomas de recuperación o en un sendero de tenue crecimiento, todo lo contrario. Es prudente y razonable destacar que los magros números no son responsabilidad exclusiva de la gestión provincial, tomando en cuenta la consecuencias directas e indirectas de decisiones  económicas instrumentadas desde el Gobierno nacional, pero con el aval político (ver votación de  legisladores oficialistas en proyectos de carácter económico en el Congreso Nacional) de la administración Cornejo, por lo cual son corresponsable en primer grado del actual estado de situación de la economía mendocina.

Ausencia de autocrítica

El enojo de los funcionarios por el rechazo al esquema de endeudamiento debería estar direccionado hacia la propia incapacidad para evaluar la economía local. La ausencia de autocrítica, una constante adicción al relato incompleto y conceptos vagos e imprecisos que no se hacen realidad, esa es la raíz del problema, y no una devolución de “gentileza” del PJ al gobernador Cornejo que utilizó la misma estrategia para dejar sin presupuesto en 2015, a la administración de Francisco Pérez.

Todos hemos mentido en algún momento de nuestras vidas (los políticos no son una excepción). Mentir es, según los expertos, una acción que realizamos casi a diario ya sea para evitar problemas o bien por beneficio propio. Pero más allá de algo casi cotidiano en nuestras vidas, hay personas que lo interiorizan y creen sus propias mentiras. Solo resta saber si los funcionarios del gobierno UCR-PRO se han incorporado a la realidad virtual o aún conservan capacidad para distinguir ficción de realidad

Notas Relacionadas