Home   /   Editorial  /   Macri y el empresariado, una antigua tensión liberal
Macri y el empresariado, una antigua tensión liberal

El panorama político del 2019 ha sufrido modificaciones respecto la alianza de clases que sustenta al macrismo. El “círculo rojo”, tal como nombrase Macri en 2013, en IDEA,ha modificado su posición a la luz de un renovado adversario: el sistema financiero. La interna signada desplazamiento de los Aranguren por los Sicca, o los Caputo por los Sandleris marca cómo algunos CEOs pasaron a ser inconvenientes para la timba,ya que las decisiones se toman la oficina local del FMI, el BCRA.

Este “círculo” está compuesto por empresarios medianos, grandes y muy grandes. Entre ellos, está el Grupo Clarín –particular “empresa” encargada de blindar el desgobierno- que mantiene la mayor porción del total de licencias mediáticas bajo el regalo de Cambiemos del Cuádruple Play y la Ley de Medios desactivada, como ofrenda de fidelidad. Así mismo, contiene en su interior los grandes terratenientes sojeros que juegan a la timba presionando la devaluación del peso. Más allá, se encuentra grandes cadenas de hipermercados que remarcaban sin cesar desde antes de Macri y con Macri, como nunca.

Uno de los miembros predilectos, el empresario de la construcción, nació con la patria contratista -al cual pertenece el clan Macri-. Sin embargo Mauricio, desoyendo los consejos de papá, dejó de amasar dinero con Boca, y empezó a ocuparse del negocio familiar en serio con jugosas concesiones a sus empresas, por demás conocidas, como MacAir perjudicando a Aerolíneas Argentinas, y el Correo Argentino, entre otros. El contrabando de autopartes al Uruguay, a estas alturas, es un detalle.

Es, en realidad, un nuevo capítulo en la historia de la fracasada Burguesía –nacional o antinacional-. Lo del “círculo rojo” es más bien un nombre de fantasía que le da un tono más conspiranoico que político: el empresariado argentino apoya tibiamente -en el mejor de los casos- a movimientos que no son la expresión exclusiva de ellos mismos, sino que se encuentran mezclado con el sector de los trabajadores. A tal movimiento se le llama peronismo y el último gobierno Kircherista es lo que más rasgos comunes tuvo desde la muerte del General. Con similares traiciones.

Estos, luego de hacer pingues negocios durante el kirchnerismo-fruto de una abundancia de consumo en el mercado interno- la regulación del Estado empezó a jorobarlos. Su acumulación ha sido característicamente “no burguesa”, en el sentido de que las ganancias de los grupos empresariales tendían al negocio financiero, la fuga y la timba y muy pocas veces a la reinversión. Compraron –algunos- la aventura del “Cambio”; otros le pagaban al candidato de campo nacional pero apoyaban a Massa –la UIA de DeMendiguren- mientras que algunos -Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA)- apoyaban a Scioli.

La depredación del mercado interno producida por una política de apertura cambiaria, liberación importadora, y luego la bicicleta financiera y una políticade tasas siderales terminó por poner en jaque a la mayoría de las empresas, que no son las más poderosas. A las tasas que buscan calmar al dólar, a la fuga y la transferencia, le siguió el préstamo del FMI y sus condiciones. Nafta para apagar el incendio.

Es entonces que, luego de la causa de los cuadernos, y la parafernalia judicial para polarizar la campaña con CFK, los bancos se mantienen haciendo plata. Macri comete, con el cuerpo todavía caliente, el parricidio político: Franco era un delincuente, e hizo negocios con el Estado Kircherista. Se revive la idea del empresario y la corrupción vernácula, paralela al Estado. El suceso no es solo argentino, recuerden el Caso Odebretch y los Bolsonaro que nos dejó.

Tras la crisis y todavía sin partido ni candidato exclusivo el sector empresarial debe pedir prestado un candidato. ¿Será Lavagna, que ya criticó el negocio financiero y la política crediticia? ¿Será CFK, cuyo pasado reciente a alguno los asusta? ¿Los convencerá Vidal, que ni si quiera formaba parte de la “patria contratista”?Veremos.

 

Fuentes:

Los formadores de precios en la Argentina

Los formadores de precios en la Argentina

Roberto Lavagna: ¿candidato posible o experimento del “círculo rojo”?

https://www.perfil.com/noticias/politica/roberto-lavagna-candidatura-en-marcha-o-solo-un-experimento-del-circulo-rojo.phtml

Qué es el denominado “círculo rojo” y quiénes lo integran, según Macri

https://www.lavoz.com.ar/politica/que-es-el-denominado-circulo-rojo-y-quienes-lo-integran-segun-macri

Etiquetas

Dr. Alejandro Piscitelli
Secretario General ADUME. Docente Universitario. Médico.
Notas Relacionadas