Home   /   Politica  /   Macri, las fuerzas armadas y las marchas de ayer
Macri, las fuerzas armadas y las marchas de ayer

“Los pueblos que han descuidado la preparación de sus fuerzas armadas han pagado caro su error, desapareciendo de la historia o cayendo en la más abyecta servidumbre. De ellos, la historia se ocupa de recordar su excesivo mercantilismo o los arqueólogos para explorar sus ruinas, descubriendo bellas muestras de una grandiosa civilización pretérita, que no supo cultivar las aptitudes guerreras de sus pueblos”.  Juan Domingo Perón

Nuevamente se ha abierto un debate en la sociedad argentina respecto a cuál es la función que deberían cumplir nuestras fuerzas armadas en el país.

Si bien desde los inicios de nuestra historia nacional el debate ha despuntado miles de planteos al respecto, desde estas líneas vamos a hacer una contribución al tema y no pecar de oportunismos enunciando tristes oraciones, menospreciando el valor que deben tener éstas como parte indisoluble de nuestro Estado o simplemente aprovechando la situación para hacer anuncios grandilocuentes en nombre de nuestra soberanía y nuestra patria. Pues nada más alejado que esto en torno a esta discusión.

Hace un par de días Mauricio Macri anunció en un acto frente a las fuerzas armadas, que modificarían la función que tienen actualmente, ampliando las atribuciones de las mismas en tareas de “seguridad interior” y su participación “en la custodia y protección de los objetivos estratégicos”.

A su vez, Oscar Aguad, ala radical dentro del gabinete nacional, acompañó las mismas destacando que sería “importante” la injerencia de las fuerzas en otros asuntos. También algunos como Luis Petri, actual diputado por Cambiemos de la Provincia de Mendoza y “especialista” en temas de seguridad adelantó a paso rimbombante que “tienen que tener un rol más activo”. Mucho ruido, pocas nueces.

En este contexto de entrega total al sistema financiero que tiene como corolario el acuerdo stand-by con el FMI, de sumisión frente al capital extranjero, vilipendiando a las clases populares y ajustando cada vez más para sostener un sistema de negocios en pos de un saqueo constante de nuestros recursos; ¿es válido que el presidente haga este anuncio, supuestamente para reforzar nuestra soberanía? Pues lo único que ha hecho desde que asumió es entregarnos a las manos foráneas. Vaya muestra de “resguardo de nuestra soberanía”.

Ahora bien, según Macri las tareas que le serán reasignadas a las FF.AA. son para actuar en “defensa de la seguridad interior”. Sobre qué significa la “seguridad interior” depende qué clases sociales están representadas en el Estado, quienes se benefician y de qué forma,. Depende de ello cómo actuará entonces el brazo armado del Estado.

Con una reforma laboral en camino que no gozará de muy buena aquiescencia dentro de los sectores asalariados ¿será que pretenden que sean las fuerzas armadas las encargadas de reprimir cualquier tipo de protesta social al respecto?

Más aún ¿cuáles serán los objetivos estratégicos de este gobierno? Todo indica que lo único que les interesa en el poder del Estado es sostener un plan sistemático de negocios para favorecer algunos grupos especuladores aliados de quienes se encuentran actualmente como funcionarios en la Casa Rosada. Ahora, para garantizar ello deben sumar al poder coactivo del Estado en beneficio de sus intereses.

¿Cuál ha sido su política respecto a las fuerzas armadas?

El macrismo ha entregado su formación y equipamiento en las manos de EEUU, ha permitido el desguace de Fabricaciones Militares para la compra de tecnología israelí y estaría pensando instalar en Neuquén una base de “apoyo” norteamericana para combatir al narcotráfico.

No debemos dejar de mencionar el papel que tuvo el gobierno para hacerse cargo de lo sucedido con el Ara San Juan donde hasta el día de hoy se “desconoce” qué es lo que verdaderamente ocurrió con dicho submarino de exploración y sus tripulantes, dejando a sus familiares sin respuesta alguna.

La iniciativa de ampliar las funciones de las fuerzas armadas en este contexto político no hace más que generar dudas respecto a cuáles son los verdaderos objetivos que buscan llevar adelante con tal medida. Las fuerzas armadas deben cumplir la función de resguardar los intereses del pueblo argentino, de lo contrario, solo servirán para ser custodios de los intereses que atacan al mismo.

No deben confundirnos consignas abstractas e imprecisas. No hay ni puede haber “militarización” social puesto que no se puede someter por un decreto las costumbres sociales a la disciplina militar. El riesgo es el uso de las FFAA en la represión de la protesta social. Tampoco sostenemos desde aquí que los enemigos sean “los milicos” in abstracto puesto que su papel al ser conducido por un gobierno de corte popular es bien diferente a los de la última dictadura, como lo señala la cita al comienzo. Las manifestaciones de ayer, sin embargo y a pesar de algunos equívocos rechazaba lo fundamental: a Macri, al FMI y todo lo que lo protege.

Notas Relacionadas