Home   /   País  /  Sin categoría  /  Politica  /   Manual porteño de la “Fuerza pública en la escuela”
Manual porteño de la “Fuerza pública en la escuela”

Las políticas represivas son parte fundamental del accionar del gobierno de la alianza Cambiemos. No es posible tomar las medidas de ajuste y endeudamiento – para encajar en la planificación de los organismos como el FMI, Banco Mundial, o beneficio de los más poderosos vinculados al capital extranjero-  sin uno de los mecanismos más importantes para frenar cualquier tipo de rechazo popular a las mismas: la represión.

En las escuelas porteñas, se repartió un material “informativo” en las salas de profesores,  un protocolo acerca de “cómo actuar cuando una fuerza de seguridad solicita información o ´retira´ a un alumno del establecimiento” firmado por el Ministerio Público de la Defensa porteña. Luego de un firme rechazo de los gremios de trabajadores de la educación y denuncias de legisladores, desde el ministerio dieron marcha atrás y se justificaron como suele hacer este gobierno: “fue un error involuntario”.

agentes de Gendarmería, Prefectura Nacional, Policía de la Ciudad y Policía Federal están autorizados a ingresar en los establecimientos educativos con orden judicial o sin ella (como “excepción”)

Claramente, en nuestro país cada vez que se menciona la presencia de la fuerza pública en los establecimientos educativos, existe el recuerdo de las oscuras épocas de la represión durante las dictaduras cívico militares, con noches negras para el movimiento estudiantil. En la cultura política de los argentinos aun quedan rastros de tal accionar repudiable y su consecuencia mayor (objetivo de los gobiernos represores), la generación de “miedo a la actividad política”. El macrismo, retoma estas prácticas.

Este protocolo que circuló por las escuelas, tiene origen en el temor del gobierno porteño a las manifestaciones estudiantiles, tomas de colegios, y cualquier otra forma de expresión política del estudiantado. Desde 2015 a la fecha, son varias las ocasiones en las que se ha denunciado la presencia de fuerzas de seguridad en los establecimientos educativos, pero no para la seguridad de su comunidad, sino para “monitorear” la actividad de lo alumnos (esto ocurría en 2017 en el colegio Mariano Acosta) .

Los responsables

Esta guía surgió poco después de que el ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo, se niegue a normar un procedimiento para el ingreso de los agentes a las escuelas, con lo que permite el libre accionar de la Policía de la Ciudad dentro de las primarias y secundarias (Resolución 611/MJSGC/2018 publicada el 22 de junio en el Boletín Oficial).

El pedido había sido formulado por el asesor tutelar de Cámara Gustavo Moreno, para que el funcionario de Horacio Rodríguez Larreta elabore e implemente una herramienta que permita guiar la actuación policial y delimite sus atribuciones. En especial, fue requerido para ordenar el proceder dentro de escuelas públicas, centros de primera infancia, paradores y cualquier otro dispositivo en el que se encontraren personas menores de edad.

los posibles comportamientos de lxs estudiantes son estigmatizados y criminalizados

Respuesta del gremio

La Unión de Trabajadores de la Educación de la Ciudad de Buenos Aires expresó su rechazo a la guía. “En esta publicación se aborda lo educativo desde una mirada policial donde los posibles comportamientos de los estudiantes son estigmatizados y criminalizados”, señalaron. “La preeminencia del trabajo educativo no puede verse obturada por las definiciones que se dan en el orden de la estructura policial, que objetivamente tienen metodologías vinculadas al control de las conductas sobre principios punitivistas. En todas las instituciones del ámbito escolar debe garantizarse el libre ejercicio de los derechos de que niñas, niños y adolescentes son titulares”

La Unión de Trabajadores de la Educación, UTE-CTERA, expresó su “rechazo y repudio” al nuevo protocolo, y cuestionó que se abordara el ámbito educativo “desde una mirada policial, donde los posibles comportamientos de lxs estudiantes son estigmatizados y criminalizados” dijo Eduardo López.

UTE reclama que se retiren todos los instructivos de las escuelas. “Exigimos que saquen un protocolo para impedir el ingreso de la Policía porque los efectivos sólo pueden ingresar con orden judicial o cuando se comenten delitos flagrantes; no puede haber excepciones”

“Error involuntario”

Luego del fuerte rechazo de educadores y legisladores porteños, desde el Ministerio Público de la Defensa afirmaron que “esto fue un error de un área que saco una folletería que va a hacer capacitación a docentes y no docentes, no alumnos en las escuelas”.

“No acompañamos esta metodología judicial. Ese folleto no condice con la Defensoría ni con su trabajo. Fue un error involuntario de una comunicación. Nosotros siempre hemos trabajado, presentado amparos y pedidos a través de la Justicia a favor de los alumnos”.

***

Al mejor estilo Juan Domingo Perdón (gran personaje del humorista Capussoto), una vez más el gobierno de Cambiemos comete “errores” y luego pide una falsa disculpa. Y decimos que es falsa, porque más allá de que se retire el manual, el accionar represivo lo llevan adelante de igual manera como lo hemos podido observar en bastas ocasiones.

La actividad y el pensamiento político, son fundamentales para nuestros jóvenes. Y esto, no está bien visto por un gobierno que cada vez más, aplica las políticas que generan un  gravísimo deterioro social que crece a diario y que encuentra un fuerte rechazo en los sectores más dinámicos de nuestra sociedad, los trabajadores representados por sus sindicatos (que el pasado lunes paralizaron el país) y el movimiento estudiantil acompañado de organizaciones libres del pueblo que no aceptan el ajuste y su sombra, la represión.

 


Con información de:

El destape

https://www.eldestapeweb.com/escandalo-la-ciudad-distribuyo-una-guia-detener-estudiantes-n45718

Página 12

https://www.pagina12.com.ar/124577-via-libre-al-ingreso-de-policias-a-las-escuelas

 

 

Etiquetas

Notas Relacionadas