Home   /   Análisis  /  Editorial  /   El “mini” Plan Primavera o Crónica de una muerte anunciada
El “mini” Plan Primavera o Crónica de una muerte anunciada

El Gobierno de Cambiemos está definiendo la política electoral. En un acuerdo con la UCR (miembro orgánico de Cambiemos) pergeñaron la perversión de aplazar el ajuste hasta las elecciones para tratar de repetir el resultado electoral de 2017. A esto le han llamado “mini plan primavera” y viene a ser la solución mágica de Cornejo al decadente gobierno.

Las encuestas muestran a un Macri cada vez con menos intención de voto, mientras sube la oposición. Sigue existiendo un alto margen de indecisos pero con gran rechazo al Gobierno de Cambiemos y a la persona de Mauricio.

Esta encuestas corresponden a Febrero de 2019. Lo interesante es la evolución de la imagen de Macri. Si observamos, luego de las elecciones de 2017 comienza la gran debacle, luego de la mejora durante el período electoral. ¿Las causas? La enorme campaña mediático-cultural (polarizando contra Cristina Fernández); y a que el ajuste más importante estaba pospuesto para después de los comicios. Cuando asumieron comenzaron con la política económica tendiente a favorecer la especulación y la transferencia de renta al exterior (fuga de capitales); las consecuencias de esas medidas se comenzaron a sentir crudamente el pasado año. Mediante la enorme devaluación y el leonino acuerdo con el FMI en 2018, incrementaron la pobreza, el desempleo, el cierre de fábricas y comercios, y la inflación; realizaron un ajuste que se profundiza este año, y los tarifazos estuvieron a la orden del día.

Ante este panorama el gobierno se pregunta y repregunta “¿cómo hacemos para ganar las elecciones?”

Las soluciones parecen venir de los radicales; el sector más liberal y reaccionario del centenario partido quiere evitar a toda costa la derrota electoral. Primero vinieron con el Plan V (de Vidal) y ahora con el “mini Plan Primavera”. Destinado éste, a morir después de las elecciones, pero con enormes probabilidades de fracasar estrepitosamente antes.

La perversión del plan está incluso en su denominación. Evoca el Plan Primavera impuesto por Raúl Alfonsín que terminó en la hiperinflación. El mismo fue bastante similar a las políticas que ha implementado Cambiemos (1). Con la excusa de frenar la inflación, y ante el fracaso del Plan Austral, la UCR aplicó un plan mentado por el Banco Mundial que consistió en un fuerte ajuste fiscal para reducir del déficit, tarifazos, privatizaciones, aumento de las tasas de interés, y lo acompañó con una política de control de los precios.

El Plan Primavera, pero “mini

Este invento perverso de Cornejo y sus compinches del “mini plan primavera”, fue propuesto al Gobierno de Macri para aguantar hasta las elecciones. La idea sería reeditar un control de precios (Carrió sería la más devota de Guillermo Moreno con su “Ley de Góndolas”), y aplazar el tarifazo del gas para después de las elecciones.

La idea sería morigerar un poco la terrible situación económica para que una campaña duranbarbeana pueda hacer efecto. Pero el mismo plan prevé que después de las elecciones será insostenible. Un pequeño aumento del consumo hasta Noviembre sería el objetivo, a lo que suman préstamos de la Anses a tasa de 50% para jubilados  y jubiladas.

Crónica de una muerte anunciada

El Plan Primavera alfonsinista terminó en un desastre total. La hiperinflación generó mucho daño en los argentinos y argentinas. El aumento de la tasa de interés para retener los dólares sólo se logró con el apoyo del Banco Mundial; cuando mejoraron las perspectivas en otros sitios, los buitres abandonaron el país y el BM también, dejando un enorme saldo para que lo abonone el país. A Macri le está sucediendo lo mismo.

Mediante el control de precios no atacaron los problemas principales sino que trataron de paliar las consecuencias. Las altas tasas de interés, la concentración oligopólica de la producción, una economía sujeta a la dictadura financiera, en la que el precio del dolar maneja los hilos de todos los demás, y una caída general del consumo y la industria no podrían ser frenados por un escueto congelamiento de precios.

El Gobierno actual quiere replicar la situación. Buscan ampliar el programa Precios Cuidados hasta Noviembre (terminan las elecciones), para intentar diferir el aumento de precios y encarar la campaña electoral con una mejor situación económica. El éxito en sí del programa ya es un fracaso para los argentinos y argentinas. Solo sería patear ese aumento para noviembre. ¿Hiperinflación? Pero los más probable es que termine en un rotundo fracaso ya que en la primera disparada del dolar, el aumento, desabastecimiento y demás van a ser moneda corriente.

El segundo punto del plan, también propuesto por la UCR, sería la avivada de un subsidio de 4500 millones a las empresas de gas que pagará el Estado (es decir, todos nosotros, que podría ir a Educación, Ciencia, Salud, etc) para que el aumento de la tarifa de invierno se pague en diciembre y enero -después de las elecciones-. Muy parecido al proyecto de pagar el gas en cuotas de Cornejo o el subsidio del año pasado.

El tercer punto destinado al consumo, sería una serie de prestamos chicos de la ANSES (único organismo con capacidad para hacerlo), para jubilados y jubiladas con una tasa del 50%. La intención sería aumentar el consumo de alimentos y vestimenta. Sí, así lo dicen ellos. Lo más probable que ese préstamo no se vuelque al consumo sino a las tarjetas de crédito (para “limpiarlas” o pagar deudas), o que el pequeño consumo que logre no genere una reactivación real de la economía Argentina.

El éxito del plan es nuestro fracaso. Gobierne quien gobierne el año que viene, va a recibir la verdadera pesada herencia. Pero su éxito es poco probable, lo cual tampoco mejora nuestra situación.

Cambiemos está terminado. Lo que resta es la crónica de su caída anunciada, que encuentra otra cita en el año 1989 (2). Con una situación económica buena (que sería imposible) o no, los argentinos  y argentinas debemos reapropiarnos del debate público y de la escena nacional. Un gran frente opositor es la esperanza que nos queda para que el año 2020 nos encuentre con un país que comienza a resurgir.


(1):

¿Un escenario financiero como en el “Blindaje” o como en el “Plan Primavera”?

2) https://rinacional.com.ar/sitio/macri-final-lo-martinez-hoz-la-dinamica-1989/

Etiquetas

Notas Relacionadas