Home   /   Análisis  /  Editorial  /  Universidad  /  Revista  /   Orozco, empleado de los monopolios farmacéuticos
Orozco, empleado de los monopolios farmacéuticos

El actual intendente de Las Heras, el radical cornejista  Daniel Orozco, figura en la lista de médicos que más recetas firma en la provincia, según la auditoría realizada por  OSEP, en su programa de “uso racional de medicamentos”. Ha firmado más de 10.000 recetas anuales, considerado como híper prescriptor de medicamentos, recomendando el uso irracional de los mismos.

Cuando hablamos del uso racional de medicamentos, se entiende  que los pacientes deben recibir el medicamento adecuado para su situación y la dosis adecuada, durante un período de tiempo establecido. Utilizar indebidamente los mismos puede ser nocivo ya que su uso excesivo genera resistencia a los antibióticos y deja de ser eficaz para combatir enfermedades. Esto de debe a que muchos prescriptores de medicamentos obtienen la información sobre los mismos de los monopolios farmacéuticos directamente (beneficiando aun más su publicidad  y por ende, su comercialización) en vez de atenerse a cumplir con las leyes sanitarias establecidas. Muchos médicos también recetan basándose en hábitos de prescripción a veces por sobrecarga de pacientes y poco tiempo de dedicación a los mismos, lo que lleva a tratamientos deficientes. ¿Cómo hace entonces Orozco para seguir atendiendo en su consultorio con “plena dedicación” a sus pacientes, y al mismo tiempo conducir los destinos de un municipio?

Independientemente de sus consecuencias en el ámbito estrictamente sanitario del uso irracional de medicamentos, nos interesa entender las causas y consecuencias políticas de los mismos. La industria farmacéutica es uno de los negocios más rentables del mundo que se encuentra por encima del acceso a la a salud de las personas, más aun si se trata de un país semicolonial como la Argentina, con el 80% de su economía concentrada y extranjerizada, donde las empresas farmacéuticas no son la excepción. Estas operan por sobre la soberanía y el control de los estados.

Ejemplos sobran, por nombrar a una, Roemmers,  fue fundada en 1921 por Alberto J. Roemmers de Alemania. Según el diario Clarín– de insospechado antiimperialismo-, tiene acuerdos con distintas “multinacionales”. Conforma junto a otras dos empresas extranjeras, “Mega Pharma” que va a invertir 96 millones de dólares para la fabricación y exportación de medicamentos. El capital tiene origen alemán, los accionistas son alemanes, es un fondo de inversión alemán. Este monopolio tampoco  se salva de tener empresas offshore.  Alejandro Roemmers, figura como dueño y accionista de “Light 31 Portfolio”, creada en las Islas Vírgenes, para comprar bienes inmuebles en Estados Unidos. Roemmers es presentada como una “empresa nacional”, a pesar de ser capitales extranjeros radicados en Argentina, al igual que Bagó, Ivax, ELEA, entre otras.

Para colmo, estas empresas se verían aún más favorecidas por el ingreso de la Argentina al Tratado del Transpacífico (ya que estaría organizado por estas mismas, en nombre de los países) poniendo en jaque  a las legislaciones nacionales. Una de sus cláusulas secretas reveladas por Wikileaks, implicaría a la Argentina tener medicamentos más caros, ya que permitiría eliminar los medicamentos  genéricos, priorizando solamente la comercialización de marcas que imponen precios mucho mayores. La ley de genéricos de 2002, que permite elegir libremente a los pacientes el medicamento genérico como forma de control  del abuso de precios de las marcas, a pesar de tener déficits en su cumplimiento, ahora se podría ver totalmente eliminada por este acuerdo al que el burrito bailarín de Macri nos quiere hacer ingresar.

El ajuste ya comenzó  por ejemplo en el PAMI sacando la cobertura total a la mayoría de los medicamentos. El modelo de concentración y transferencia de renta nacional al exterior hoy predomina a través de estas empresas aumentando excesivamente sus pecios por encima de sus costos para transferir sus ganancias vía empresas y sociedades offshore a paraísos fiscales en el exterior.

Pero para esto necesitan de ciertos idiotas útiles que no les pongan ningún tipo de trabas y  fomenten el consumo de sus medicamentos. Orozco y su incentivo al uso irracional de los mismos podría ser el ideal para la jugarreta.

La expropiación del acceso a los bienes y servicios como la salud pública por parte del  estado oligárquico liberal actual, no les será tan fácil. Los argentinos no somos boludos.

Fuentes:

http://www.mdzol.com/nota/670381-orozco-investigado-por-el-festival-de-recetas-de-osep/

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/229741920160420.html

Etiquetas

Notas Relacionadas