Home   /   Mendoza  /   ¿Para qué necesita Cornejo un Código de Faltas?
¿Para qué necesita Cornejo un Código de Faltas?

El gobierno festeja la aprobación de una importante medida para su futuro, la represión de la protesta social ya es ley.

Según el nuevo Código Contravencional se castiga con multas y arresto:

“Artículo 55 : Actos turbatorios y desórdenes. Se consideran actos turbatorios y desórdenes, los siguientes:

b) incitar individualmente o en grupo a las personas a reñir, insultarlas o amenazarlas o provocarlas en cualquier forma, o promover escándalos o tumultos, en lugares públicos o abiertos al público o expuestos a que el público los vea u oiga.

c) utilizar las redes sociales para incitar a otras personas a provocar escándalos o tumultos, en lugares públicos o abiertos al público; (…) “

“Artículo 56º. – Agravantes. Serán consideradas agravantes del artículo 55º las siguientes conductas, en las cuales las sanciones se elevarán al doble en sus mínimos y máximos: 1. cuando cualquiera de las conductas establecidas en los incisos b), g), j) y l) se manifestare en las proximidades de establecimientos hospitalarios o educativos, públicos o privados.” (1)

La interpretación de la ley queda a criterio de la justicia y la policía, pero el papel de ambos está controlado por el represor de Cornejo. Sobre el poder judicial el gobernador “ya que se encuentra a la espera de insertar a dos de sus esbirros en la Suprema Corte. En su segunda medida amenaza restringir los salarios que cobran los altos salarios de los jueces. No por un reclamo de justicia social, sino para tener una herramienta más con la que amedrentar y obtener de esta manera una justicia adicta. Sumar otro ajuste presupuestario, tampoco le molestaría.” (2)

De esta manera la nueva legislación se convierte en el medio legal para perseguir opositores. Ahora las  organizaciones sociales y políticas, los sindicatos y cualquier mendocino de a pie tendrán prohibido expresarse contra la autoridad en cualquier parte.

¿Cuántas veces se ha multado a una organización religiosa por una procesión o a una ONG que reclame por los derechos animales o a manifestantes a favor de la legalización de la marihuana? ¿O no le parece raro al lector que, de todas la manifestaciones y “tumultos” que suceden en la provincia, sólo se persiga y castigue a los que protestan contra el ajuste?

Mientras pasaba el año hemos visto como crece la protesta social a la par de la crisis. Temiendo al fantasma del 2001 en un recrudecimiento de la situación, Cambiemos a nivel nacional ya se preparaba para un estallido con su modificación del papel de las Fuerzas Armadas. En la provincia Cornejo no podía ser menos que Macri y usará a la policía provincial como la guardia armada de su modelo económico.

Los tiempos le apremian. Al compás del aumento de la pobreza y el rechazo al macrismo, incluso en nuestra provincia puede verse como crece el número de manifestantes contra las políticas del gobierno. Sólo compare el lector el numero de asistentes en las manifestaciones durante el último paro general o la marcha en defensa de la educación. Cornejo tiene claro que el próximo ajuste que imponga no pasará en silencio.

Sostener su cuota de poder en una de las provincias más grandes del país, le permite conducir la UCR y ser un socio fundamental de Cambiemos. Por lo que mantener silenciadas las calles es fundamental. Incluso si el macrismo cae, el gobernador aspira a sobrevivirlo, siguiendo el ejemplo de Iglesias en los tiempos de De la Rúa.

En caso de estallar el gobierno nacional, el vacío político dejado por la caída en desgracia de Macri, deja la puerta abierta para nuevos representantes del campo antinacional. Personajes con historia de endeudar al Estado y proteger los negocios de grandes bancos y empresarios amigos. Con una vocación represora hacia los opositores políticos, sociales y gremiales. Hombres ocupados en perseguir vendedores ambulantes y recortar salarios docentes.

Colocar jueces en el tribunal supremo de la provincia o aprobar un código de faltas, son herramientas para asegurar su poder en Mendoza. Mantener silenciado al pueblo y garantizar el “orden”, asegura asegura el saqueo al bolsillo argentino y el erario público por parte de las finanzas y los grandes monopolios, es su principal capital político.

 

Notas Relacionadas