Home   /   Mendoza  /  Gremios  /   Paritarias 2019: Cornejo responde a las exigencias del FMI
Paritarias 2019: Cornejo responde a las exigencias del FMI

En el contexto de la aprobación del Presupuesto Nacional 2019, el cual proyecta una pauta inflacionaria anual del 24%, el gobierno de Mendoza, coincidiendo con el presupuesto de ajuste a la medida del FMI, elaboró su propuesta salarial en el marco de la apertura de las paritarias 2019.

En la misma el equipo de Cornejo propuso a los representantes gremiales del amplio abanico de los empleados públicos, un aumento salarial de 23% que se haría efectivo en 5 tramos: 5% a partir de enero y luego tramos de 4,5% en mayo, agosto, octubre y diciembre. Tal propuesta fue rechazada de plano y a la próxima reunión dada el martes 20 se mantuvo el 23%, pero a abonar en 4 tramos: 5,75% en enero, mayo, agosto y noviembre, no acumulables. Nuevamente rechazada.

Los representantes gremiales de ATE y SUTE reclamaron mayor incremento salarial con cláusula gatillo al mismo tiempo que se retomaba la discusión de recomposición salarial del corriente año. Recordemos que en el caso de los trabajadores de la educación salimos del 2017 a pérdida del 7% y saldremos del 2018 con un monto estimado al 19%.

Ante los rechazos, el subsecretario de Gestión Pública Ulpiano Suárez, argumentó que “la propuesta que hemos realizado se ajusta a las previsiones presupuestarias y a la situación de las finanzas de la Provincia”. Añadió además que “se trata de una propuesta responsable que vamos a poder cumplir a lo largo del año…”; y sostuvo que en Mendoza no habrá bono de fin de año, ya que en la Provincia se contempló, mediante la cláusula gatillo, de manera que afirmó que “la situación para los empleados públicos de Mendoza es muy buena en relación al resto de las provincias y también en relación al sector privado”.

Según el IPC de Mendoza, la inflación del mes de octubre fue del 6%, lo que llevó a un monto acumulado desde enero del 45%. Si lo comparamos con el promedio inflacionario nacional de 39,5%, los mendocinos tenemos el costo de vida más elevado del país.

Pero, volviendo a la situación particular de los empleados públicos, saquemos la siguiente cuenta: cierre de paritarias 2018 del 25,5% + 8,5% otorgado a partir de la cláusula gatillo por el incremento del IPC de septiembre, hace un total de 34%. Lo que lleva a concluir que, con cláusula gatillo y todo, los empleados públicos han perdido un 11% en capacidad de compra en lo que va del año. Y si tenemos en cuenta que, desde que asumió Cambiemos la presidencia, nunca se cumplió con una sola estimación económica, el desfasaje entre las previsiones de inflación y los incrementos salariales continuará.

Respuestas de los gremios

“Rechazamos la propuesta porque no contempla el pase a planta de los compañeros contratados y prestadores. Es irrisorio un 23% y fundamentalmente no contiene la cláusula gatillo. Algo que estamos pidiendo los estatales para poder actualizar los salarios frente a la inflación que hay, ya que estamos frente a un modelo que ha fracasado económicamente a nivel nacional”, dijo Roberto Macho, de ATE.

En consonancia el secretario general del SUTE, Sebastián Henríquez, expresó: “Esta propuesta no iba a ser bajada a las escuelas porque ni siquiera tiene cláusula gatillo. El SUTE va a traer su propia propuesta”.

Volviendo al posicionamiento ideológico de Cambia Mendoza

Obsérvese cómo en las primeras reuniones de paritarias el gobierno mendocino se ha rehusado a proponer la cláusula gatillo, carta que le permitió algo de oxígeno, y que ahora es retirada de la mesa. Debe tener relación con el hecho de que no se puede defender la aprobación del presupuesto si al mismo tiempo se afirma la posibilidad de que se incremente el salario a la medida del incremento generalizado de los precios. Sería como dar por hecho que la inflación será mayor. Al mismo tiempo, siendo el Estado el gran empleador en nuestro país, sus propuestas salariales ponen el techo a la discusión paritaria del resto de los trabajadores.

Ahora bien, Ulpiano Suárez, no es el único del círculo de Cornejo que habla de propuestas responsables a la medida de las finanzas provinciales. Recientemente ha tomado relevancia una antigua militante radical que desde agosto cumple las funciones de ministra de Hacienda. Hacemos referencia a la contadora Paula Allasino, autora no muy original de la siguiente declaración: “Vamos a seguir siendo austeros”. La “dama de hierro” de Hacienda, como la llama el gobernador, es otra de las voceras que junto con la protección mediática del grupo Clarín (su lugarteniente en estas tierras es el Los Andes) y los planes de estudios universitarios que defienden la reducción del gasto público como la única y verdadera intervención del Estado después de aprobar el endeudamiento, pretenden confundir y manipular a los mendocinos en contra de sus propios intereses.

Luego, en un país donde la tasa de ganancia de la especulación financiera, promovida por Cambiemos, es del 73% y la transferencia de renta al exterior es equivalente a la deuda macrista, para Macri, Cornejo y Allasino la respuesta pasa por ser austeros en las economías domésticas y no pedir más salario para poder cumplir con las metas del FMI del “reordenamiento fiscal” en lugar de atacar los mecanismos de transferencia de renta al exterior. Dime a quién le ajustas y te diré qué intereses defiendes.

En conclusión, que a los argentinos y mendocinos, nos sobre mucho mes a fin de sueldo responde a un pensamiento político que defiende intereses contrapuestos al de los trabajadores. Que Allasino, Cornejo y Macri corran del centro de la discusión las exorbitantes ganancias del sistema financiero y las multinacionales afines y, en su lugar, coloquen como variable de ajuste la calidad de vida de los trabajadores responde a la adoración del Dios dinero que tiene su altar en la oficina de Lagarde.

Etiquetas

Notas Relacionadas