Home   /   Politica  /   Con pronóstico favorable para el Peronismo
Con pronóstico favorable para el Peronismo
Los primeros números oficiales le otorgan ventaja al actual gobernador y candidato del PJ Gustavo Bordet (53%), sobre el elegido macrista Atilio Benedetti (38%). Si esta tendencia se mantiene, Entre Ríos se convertirá en la sexta provincia en la que este año pierde Cambiemos.

El gobernador Gustavo Bordet fue el candidato más votado en las PASO de Entre Ríos y podría quedar posicionado para conservar la reelección, con un 53,74 por ciento de los votos, con el 9 por ciento de las mesas escrutadas. Su principal competidor, el postulante de Cambiemos Atilio Benedetti, que contó con el apoyo del presidente Mauricio Macri, según estos resultados preliminares, quedó atrás con un por 38,22 ciento de los votos. La elección no le dio buenas noticias al Gobierno nacional, que esperaba romper una racha negativa de malas elecciones en Neuquén, Chubut, San Juan y Río Negro. En Paraná, el candidato de Cambiemos, Sergio Varisco, vinculado a sectores narco, quedó en riesgo de perder la intendencia ante un peronismo unificado.

Con excepción del Partido Socialista, todos los espacios presentaron listas únicas a nivel provincial, por lo que la elección dio una suerte de foto de lo que serán las generales del 9 de junio. La participación fue alta, según difundió el Gobierno provincial, llegó al 79,64 por ciento. Se trató de la primera contienda que enfrentó a Cambiemos con el peronismo sin partidos provinciales que tercien en la disputa con fuerza.

Son, además, las primeras elecciones en las que se elegirán candidatos para dirigir las comunas entrerrianas recientemente creadas, y las primeras de cinco municipios (Pueblo Brugo, María Luisa y El Pingo; en Paraná; Aldea Brasilera, en Diamante; y El Brillante, en Colón). Más allá de algunos problemas con la página del tribunal electoral, la elección no tuvo sobresaltos.

Peronismo unido

El gobernador Bordet se juega su reelección. Consiguió un espacio unificado del peronismo, que reúne a once partidos, incluído al kirchnerismo. Lo acompaña Laura Stratta, su actual ministra de Desarrollo Social.  El frente además del PJ tiene como parte del armado al Movimiento por Todos, Frente Entrerriano Federal, Compromiso Federal, Unión Popular, Frente Grande, los partidos de la Cultura, Educación y el Trabajo, Solidario, Comunista, del Trabajo y el Pueblo. Al ir a votar en Concordia junto con su hija de 16 que votaba por primera vez, Bordet dijo: “Confiamos en lo que hemos propuesto a los entrerrianos, que se sabrá valorar”.

El challenger es Atilio Benedetti quien ayer al votar dijo que “cada entrerriano, con su voto, tiene la oportunidad de ir definiendo el futuro de la provincia” y pidió ir “a votar porque se juega el futuro de todos”. “Espero que todos puedan expresar su voluntad con libertad y sin extorsiones”, remarcó. Si compañero de fórmula es el intendente de Basavilbaso, el macrista Gustavo Hein. Una fórmula íntegramente masculina.

El espacio que lidera abarca además del PRO y la UCR, al GEN de Margarita Stolbizer, al Movimiento Social Entrerriano, al partido Fe del difunto Gerónimo “Momo” Venegas y a Unión por la Libertad.

El oficialismo tenía motivos para tener esperanzas: en 2017, Benedetti quedó al frente del PJ local con el 53 por ciento de los votos como candidato a diputados. El peronismo quedó atrás con un 38 por ciento. Entre Ríos aportó en esa elección el mejor número para el macrismo. Claro que en ese año el peronismo fue dividido.

Con la elección de Benedetti, Cambiemos buscaba romper una racha muy negativa con derrotas en Neuquén, Chubut, San Juan y Río Negro. Para esto, y a diferencia de lo que ocurrió en estas provincias, el macrismo jugó de forma más decisiva en armas los acuerdo electorales, en los que talló personalmente el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que hasta comienzos de este año sonaba como un posible candidato a gobernador. El ministro abandonó esa posibilidad cuando las encuestas empezaron a mostrar un escenario complicado y, sobre todo, a partir de que Cristina Fernández de Kirchner bajó sus candidatos y acordó con Bordet para ir con una lista unificada. Así Sergio Urribarri no dividió el voto con Bordet, algo con lo que a principios de este año contaban en la Rosada para pelear la gobernación de Entre Ríos.

No obstante, en este caso, el presidente Mauricio Macri se implicó en forma directa con visitas a la provincia. “No queremos repetir la historia. No podemos volver a probar las mismas cosas de hace 80 años y que no funcionaron”, dijo Macri en una recorrida a comienzos del mes por obras que, en verdad, financió en un cien por ciento el Gobierno provincial.

Derrota amarilla

No obstante, los resultados no acompañaron la expectativa oficial. Con poco entusiasmo, pocos minutos después de las 21, Benedetti sostuvo: “Ha sido una fiesta cívica en Entre Ríos. La verdadera campaña empieza mañana”. “Vamos a recorrer incansablemente cada rincón de la provincia para hablar cara a cara con los entrerrianos y para plantear por qué es necesario dejar atrás 16 años de estancamiento en nuestra provincia”, aseguró, junto al ruralista Alfredo de Angelis y el macrista Nicolás Mattiauda. “Entre Ríos necesita un cambio y lo vamos a trabajar intensamente hasta el 9 de junio”, aseguró. Fue un discurso breve, como para pasar rápidamente el mal momento y antes de que hubiera datos oficiales.


Página12

Notas Relacionadas