Home   /   Análisis  /  Efemérides  /   ¿Qué significa para los argentinos el Día de la Soberanía?
¿Qué significa para los argentinos el Día de la Soberanía?

Efemérides sobre la fecha abundan por diversos medios, al igual que las consideraciones sobre el valor histórico de la fecha. Sin embargo cabría preguntarse la vigencia y significado que le damos en la actualidad a esta jornada.

Poco se discute sobre el carácter de la fecha para la modernidad, algunos podrían preguntarse el propósito de la misma. Si ya existen conmemoraciones para la Revolución de Mayo y la Declaración de la Independencia  ¿Qué sentido tiene un Día de la Soberanía?

En la humilde opinión de este autor el sentido profundo de este día, es la llamada a reflexionar sobre la puesta en acción de los principios que reivindicamos en las dos fechas anteriores.

La voluntad de ejercer un gobierno propio, para elegir nuestro destino como sociedad y la declaración de independencia sobre todo otra dominación extranjera, resultarían vacías si no fueran ejercidas en acciones concretas para ser realizadas.

Cabe entonces pensar sobre el carácter que le damos a la soberanía. Bien podríamos declararnos un Estado que ejerce la soberanía mayoritaria del pueblo en los papeles, pero las acciones del gobierno que lo conduce, bien podría beneficiar a intereses foráneos o de minorías selectas.

Se puede sostener que se mantiene plena potestad sobre el territorio con el monopolio de la fuerza y sin embargo aún existen rincones de la patria ocupados (Malvinas).

¿Podríamos sostener que somos plenamente soberanos cuándo, lejos de sostener una relación de igualdad con otros países, nos vemos sometidos a los dictados de organismos internacionales bajo el control de otras potencias (FMI)? ¿Somos soberanos cuándo se han impuesto relaciones de dependencia del más diverso tipo?

No crea el lector que sostengo un aislacionismo insular, complemente anacrónico a los tiempos modernos. En realidad sería interesante pensar la forma en la que se presentan las relaciones internacionales y entre nosotros mismos en el país.

No podemos ignorar el peso que tienen los sectores financieros y monopólicos de la producción y el comercio, a la hora de marcar nuestro desarrollo económico y las políticas que se dictan para ello. Tampoco podemos negar la situación de desigualdad que provoca exportar en su mayoría productos de bajo valor agregado a cambio de manufacturas.

¿En algún momento votamos por la sumisión? ¿Fue un producto histórico o es que fuimos engañados? ¿Realmente estamos de acuerdo con las consecuencias sociales de exclusión y dependencia que generan?

A pocas semanas del cambio de gobierno, resulta más que interesante reflexionar de qué forma ejercemos la soberanía y cómo deseamos que sea nuestro futuro. En definitiva la jornada nos llama a discutir entre todos, sobre las políticas y las acciones concretas que tomaremos con tal de lograr el destino común. Una sociedad más justa y menos condicionada, podrían ser un principio.

“El deshonor que recaerá en nuestra patria si las naciones europeas triunfan en esta contienda que en mi opinión es de tanta trascendencia como la de nuestra emancipación de la España”

Carta del General José de San Martín a Juan Manuel de Rosas

Notas Relacionadas