Home   /   Multimedia  /   ¿Qué tienen los pobres en la cabeza?
¿Qué tienen los pobres en la cabeza?

En una charla de TEDx en Bahía Blanca, Mayra Arena explica con lenguaje sencillo, y de un modo por momentos muy emotivo, cuales son las principales preocupaciones y motivaciones de una persona pobre. El video no tardó en hacerse viral.

Vale la pena destacar el impacto que ha generado este video en millones de personas que, por desconocimiento, se ven sorprendidos por las anécdotas y las explicaciones de Arena. Esto no resulta sorpresivo si se ve que en los planes de estudio de las universidades argentinas y en los medios de comunicación se discute poco y de forma muy académica y abstracta el tema de la pobreza, como si fuera un simple dato de color: una casa del paisaje que es la vida. El número de pobres ha aumentado notablemente durante estos años de gobierno macrista y eso es quizás solo un número para la mente distraída, pero en realidad son familias y familias pasando hambre, miseria y desazón.

Podríamos decir que una de las mayores victorias que la colonización cultural ha tenido en nuestra región es la de la naturalización de la pobreza: el pensar que la desigualdad social es algo inescapable y que el sistema tiene su “daño colateral” que es la siempre presente y nunca abatible pobreza. Que esto es una consecuencia del sistema capitalista, del avance de las sociedades, de la revolución tecnológica y del progreso. Básicamente, el planteo es que la concentración de la renta en pocas manos en natural, estructural e inamovible.

¿No será que aquellos que gozan de los privilegios de la desigual distribución de la renta no quieren perderlos? ¿No será por eso que el tan necesario Estado es tan diabólico en boca de los empresarios y periodistas? ¿No será que la visión que nos venden del pobre como un delincuente, un vago, un adicto solo sirve a que nos dehumanicemos y perdamos noción de que atrás de toda esa miseria hay un ser humano al que se le priva de vivir dignamente para beneficio de otro que lo condena?

El sistema financiero controla las economías del mundo entero, la posibilidad de compra de los países y su posible default. El hambre que sufren en el Congo (país declarado en quiebra a manos de fondos buitres) tiene nombres y apellidos tanto de víctimas como de victimarios. De igual manera lo tiene el hambre que sufren hoy los argentinos a costa de satisfacer las necesidades de los tenedores de bonos, del Fondo Monetario Internacional, de los exportadores de granos, de las grandes cadenas de supermercados, de los accionistas de las compañías de servicios y de combustibles. La lista sigue. Todos se llevan un pedazo de la torta de la Argentina, menos los argentinos. Macri es el que les abre le puerta para hacerlo.

Detrás de cada pobre de nuestra América Latina hay un empresario transnacional que se enriquece con esa pobreza. Es indispensable que nuestra América morena se unifiique en la Nación que quiso ser y no pudo. Que fue devastada por los que ayer y hoy nos condenan al atraso y la miseria para su propio beneficio.

Notas Relacionadas