Home   /   País  /   ¿Quiénes opinan sobre la economía y cómo arreglarla?
¿Quiénes opinan sobre la economía y cómo arreglarla?

En los análisis sobre la situación actual que se reproducen por los medios, nunca falta un economista. Más allá del lenguaje técnico que emplean o las aparentes soluciones simples (cuando no simplistas) que defienden, poco se habla de las consecuencias de sus propuestas y nada de los intereses que protegen.

Comienza el Congreso Económico Argentino, en el marco de la Exposición Argentina de Economía Finanzas e Inversiones (Expo EFI) y vuelven a las noticias los economistas. La mayoría de aquellos que tienen algún renombre y se presentan en los medios, se dividen por su concepción del Estado y su rol.

Salvando honrosas excepciones, en su mayoría se presentan en diversos grados de liberalismo (desde clásicos a libertarios). No es el propósito de esta nota realizar una descripción teórica, lo que nos interesa es conocer a que sectores sociales benefician en sus propuestas para el Estado. Con una serie de ejemplos de los expositores del Congreso Económico se entiende mejor.

Un economista liberal típico, como Melconian, sostiene que el Estado debe proteger el libre juego del mercado. La libre competencia será la que se encargue de lograr el desarrollo económico.

Sin embargo un pequeño comerciante y los dueños de Telefónica, no se encuentran en la misma situación de poder. Usted lector, tampoco negocia el precio de la tarifa de gas o el de un paquete de arroz cuando va al supermercado. Un selecto grupo de empresas controlan los sectores fundamentales de la economía y por lo tanto dictan el valor de los bienes y servicios al resto del país. Si el Estado ampara esta situación de desigualdad tan grave, no hace más que fomentar la concentración de la riqueza.

Otro expositor como José Luis Machinea (ex ministro de De la Rúa), además de coincidir con lo anterior, sostiene que el Estado actualmente gasta demasiado en relación a sus ingresos, causa de un enorme déficit fiscal. Pero en lugar de hacerle pagar más impuestos a sectores que ganan escandalosas fortunas o reducir el endeudamiento que provoca la bicicleta financiera, proponen el ajuste en los fondos de Educación, Salud y otras funciones del Estado.

Conocido es el resultado del ajuste macrista, la pérdida de los salarios reduce el consumo, el cual ha multiplicado el cierre de Pymes y una caída general de la economía nacional (recesión). Luego el Estado recauda menos impuestos y continúa el déficit.

Con esta política se protegen especialmente a los bancos, que no por casualidad aumentaron sus ganancias un 50% el año pasado. El Estado asegura los fondos públicos para el pago de deuda, que adquieren estos especuladores financieros. Mientras tanto los argentinos pagan el costo por partida doble, sus impuestos se van a pagar la timba y se multiplica la pobreza gracias a la crisis.

No resulta ninguna casualidad que sus propuestas beneficien a un grupo selecto ya que los representan. Melconian en su estudio privado tenía como clientes a los grandes formadores de precios como Molinos Río de La Plata, Massalin Particulares, Aceitera General Deheza, Acindar, Arcor, Ledesma, Syngenta, Los Grobo, etc. Junto a Machinea, también comparten estrechos lazos con el sector financiero.

Ellos, no son distintos a los ministros actuales del macrismo. Es más, quién hace la apertura del Congreso Económico Argentino, es el Secretario de Política Económica del Ministerio de Hacienda, Miguel Braun. Su familia forma parte de las empresas formadoras de precios (La Anónima) y también participan en el negocio financiero (Grupo Galicia).

Podemos concluir que las opiniones (y políticas) nacen del interés, lo cual no es novedad. Pero lo que cabe discutir ahora mientras se acercan las elecciones, es que si los argentinos dejaremos que el Estado siga privilegiando a los mismos a costa del hambre presente y futura.

 

Fuentes:

Ámbito, Clarín, El Cronista

 

Notas Relacionadas