Home   /   Mendoza  /  País  /  Politica  /  Politica  /  Sin categoría  /  Editorial  /   Repartija de cargos en la Provincia y anuncios de una interna que vendrá.
Repartija de cargos en la Provincia y anuncios de una interna que vendrá.

Ha quedado confirmado quiénes ocuparán las dependencias mendocinas de distintos organismos del Estado Nacional, cuyo nombramiento corresponde a Casa Rosada pero que – inevitablemente – han debido negociarse con el radicalismo provincial, particularmente con Alfredo Cornejo.

Más allá de los nombres, que pueden consultarse en la infografía elaborada por Diario Los Andes, este hecho político sirve para leer cuál es la relación de fuerza y los objetivos perseguidos por el PRO y la UCR.

Tras la convención de Gualeguaychú de 2015, la Unión Cívica Radical decidió “flexibilizar” su identidad partidaria y entreverarse con el PRO en busca de poder acceder nuevamente al Estado y con ello a alguna porción de poder político, que habían ido perdiendo desde los aciagos días de 2001.

Recordemos que como estructura partidocrática, la Unión Cívica Radical depende necesariamente de su acceso al Estado para solventar su actividad política. Sin el financiamiento estatal no tienen ingresos suficientes que les permitan hacer propaganda, consolidar su estructura militante, dotar de actividad a los comités “de territorio”, etcétera. El financiamiento privado, mientras tanto, leía las encuestas y prefería invertir en el PRO.

Por ello surge la maniobra de Ernesto Sanz: alquilar su estructura partidaria (con cientos de comités esparcidos a lo largo y ancho del país, una red de contactos e influencias fácilmente activables cuando los cheques apareciesen, entre otras) al PRO para ganar una elección nacional; a cambio de que éste retribuya en forma de cargos públicos.

Alfredo Cornejo, presidente de la UCR nacional, se ha hecho heredero de esta maniobra y todo parece indicar que su objetivo de máxima es obtener la Vicepresidencia de la República.

Mientras tanto el PRO, que como dijimos previamente tenía los fondos privados más el financiamiento público de la Ciudad de Buenos Aires, quiere obtener por cuenta propia lo que hasta antes le alquilaba a la UCR. Su propia estructura provincial.

Claro está que el partido de Macri no irá por allí fundando comités de barrio, ni unidades básicas, ni soviets amarillos; eso es “del siglo pasado”. La estrategia del PRO consiste en federalizar la misma estructura que tiene en la Ciudad de Buenos Aires y colocar en los gobiernos provinciales y en las legislaturas a gente del PRO. El objetivo de máxima sería lograr que Cornejo abra la próxima fórmula a gobernador-vice y le dé alguna parte al amarillo partido.

Este reparto por mitades de los cargos nacionales en Mendoza, satisface a ambos sectores. Marcelo Sivera señala, en su análisis en Los Andes, que todavía no se notará esta interna, hasta que los tiempos electorales se acercan. Los del PRO tienen cuidado con Cornejo porque saben que es “un Pac-Man (aquél bichito amarillo que comía todo lo que encontraba a su paso) con angurria radical”

Notas Relacionadas