Home   /   Politica  /   La Rosada lanza candidato para licuar a Cornejo
La Rosada lanza candidato para licuar a Cornejo

Reproducimos dos artículos del portal LPO que relatan la política electoral del PRO en pugna interna con el radicalismo macrista, tanto en Mendoza como en Córdoba. En nuestra provincia la Casa Rosada le “moja la oreja” al gobernador Cornejo lanzando candidato propio, el ex ganso De Marchi. Julio Cobos es el otro rival interno del cornejismo dentro de la UCR amarilla. El gobernador tiene la carta de desdoblar y dañar a Macri, o unificar e imponer su candidato Kerchner por consenso. Una alternativa menor es el intendente de Capital, el presidente de la UCR mendocina Rodolfo Suárez. Lo que es indiscutible es que Cornejo pierde poder día tras día al no tener ni reelección ni lugar en la fórmula de Cambiemos. Sólo sería el primer candidato a diputado nacional. Y después seguiría el camino de los demás gobernadores mendocinos, lejos del poder. Salvo, la excepción de Julio Cobos, claro está, que fue lo que Cornejo no será: un gobernador que logra la vicepresidencia. (RIN)


Macri lanza candidato propio en Mendoza y eleva la tensión con Cornejo

El macrista De Marchi se anotó en la pelea. El gobernador impulsa a su superministro Kerchner y el plan B es el intendente Suárez. La jugada de Cobos.

La sucesión de Alfredo Cornejo en Mendoza amenaza con abrir otro frente de batalla entre el radicalismo y Mauricio Macri, que ya lanzó a su propio candidato en la provincia cuyana y puso en tensión a Cambiemos en la previa del comienzo del año electoral.

Después de elevar las críticas contra Cornejo en las últimas semanas, este jueves el intendente de Luján de Cuyo, el macrista Omar De Marchi, hizo oficial el lanzamiento de su campaña a la gobernación con un video que difundió en las redes sociales. “Ha hecho cosas importantes, hay otras que no se han hecho bien y otras que faltan; lo que viene es el sostenimiento de lo bueno, corregir lo malo y animarse a entrar al futuro con cosas nuevas”, desafió De Marchi al gobernador y presidente de la UCR nacional.

La idea de De Marchi -que ya fue candidato a gobernador en otros años- es competir contra el radicalismo en las primarias, aunque Cornejo ya planteó que pretende una fórmula de consenso para evitar una pelea interna. Una candidatura del dirigente del PRO cambiaría las reglas de Cambiemos, donde hasta ahora las decisiones en las provincias propias las toman los gobernadores y el resto acata.

El lanzamiento del dirigente macrista alteró la calma en la versión mendocina de Cambiemos (Cambia Mendoza) y se encamina a repetir el escenario de tensión que el oficialismo nacional tiene en Córdoba y Santa Fe, aunque con la diferencia que en esas provincias no hay un liderazgo indiscutido como el de Cornejo. Es decir que se trata de un desafío directo de Macri a uno de los pocos gobernadores de su espacio y además presidente de su principal aliado.

Sin posibilidad de ser reelecto, Cornejo maneja dos posibilidades para la sucesión. La principal es impulsar a su ministro de Economía, Martín Kerchner, que desde hace meses se mueve como candidato. Kerchner, una suerte de superministro porque de él dependen varias áreas claves de la administración provincial, es un hombre del riñón del gobernador y por lo tanto su favorito.

Pero los números de las encuestas todavía no favorecen a Kerchner y en las últimas semanas empezó a tomar forma un plan B, que sería el intendente de la capital provincial, Rodolfo Suárez. El alcalde tiene mejores niveles de conocimiento e imagen positiva y si bien meses atrás había descartado una candidatura, volvió a meterse en la pelea. “Creo que podría hacer las cosas muy bien como gobernador”, lo elogió esta semana Cornejo, que en cambio chicaneó a De Marchi: “ha intentado otras veces ser gobernador y no le fue bien”.

La apuesta número uno de Cornejo es intentar trasladar sus niveles de imagen positiva a Kerchner, aunque se trata de una jugada arriesgada en una provincia donde suelen darse elecciones parejas con el peronismo. Si el gobernador apostara por su ministro, casi con seguridad la elección iría el mismo día que la nacional y el presidente de la UCR encabezaría la lista de diputados nacionales para arrastrar votos.

Pero si el traslado de votos no se produce posiblemente Cornejo juegue la carta de Suárez, que si bien no es un dirigente de su riñón se ha mantenido siempre alineado con su conducción. En ese caso, también se inclinaría por desdoblar la elección para evitar coletazos de la pelea nacional y cualquier ayuda directa de la Rosada a un candidato del PRO en la PASO.

El factor Cobos

En el medio de la discusión aparece Julio Cobos, que apalancado por sus buenos números en las encuestas siempre amaga con volver a ir por la gobernación, aunque su candidatura todavía es un misterio. Como contó LPO, Cornejo teme que Macri termine impulsando una fórmula entre el ex vicepresidente y De Marchi, algo que Cobos se encarga de alimentar cada vez que puede.

En el último mes, Cobos y De Marchi se mostraron dos veces en público y agitaron las especulaciones. Una de las fotos fue un abierto desafío a Cornejo ya que se reunieron con otros dirigentes “díscolos” de Cambiemos como Carlos Balter (Partido Demócrata), Gustavo Gutiérrez (Coalición Cívica) y la vicegobernadora Laura Montero, que responde al senador nacional. Esa foto alborotó al gobierno provincial y generó críticas de los principales dirigentes como Kercher y Suárez.

Cobos no habla de su candidatura pero en su entorno se encargaron de difundir una encuesta que lo muestra como el único radical capaz de garantizar un triunfo y como el único que tiene más imagen positiva que De Marchi, junto con Cornejo. Se sabe igualmente que el gobernador no se inclinaría por el ex vicepresidente ni en el peor de los casos.

Cerca de Cornejo creen que las movidas de Cobos y De Marchi son jugadas para negociar lugares en las listas y espacios de poder, sobre todo en el caso del primero que entre otros cargos buscaría renovar la vicegobernación donde hace tres años ubicó a Montero. Sin embargo, Cornejo tendría planes de ubicar en ese lugar a la senadora Pamela Verasay, una dirigente de su espacio. En el caso de De Marchi en el cornejismo creen que se trata de un desafío típico de un año electoral y que tarde o temprano terminará con una orden de la Rosada para que se baje. (LPO)


Córdoba: Ultimátum de la UCR al PRO deja a Cambiemos al borde de la ruptura

El radicalismo dio 72 horas al PRO para que inicie el proceso de definición de candidaturas.

La UCR le envió una intimación al PRO para que resuelva el proceso de elección de candidaturas en Córdoba y dejó a Cambiemos al borde de la ruptura en la provincia gobernada por Juan Schiaretti.

En un hecho inédito, la UCR cordobesa envió este miércoles una carta en la que “insta” a los partidos que conforman Cambiemos en esa provincia que se presenten ante la Justicia Electoral para reconocer el frente antes de que termine el año judicial, es decir, antes del 29 de diciembre.
Este ultimátum de 72 horas es el corolario de una interna que fue tomando calor por las diferencias de la UCR provincial con la Casa Rosada. Los radicales tienen al intendente de la capital, Ramón Mestre, y al diputado nacional Mario Negri anotados en la carrera por la gobernación. Pero la Rosada, que impulsa a Héctor Baldassi, dilató la definición, pese a que la fecha que se fijó como límite para ir a una interna en las urnas es muy próxima: el 24 de febrero.

El pasado 28 de noviembre, Schiaretti resolvió adelantar los comicios de Córdoba para el 12 de mayo y los radicales, con Mestre a la cabeza, entraron en alarma y exigieron no demorar más de dos semanas la definición del proceso para elegir la candidatura.

Pero la Rosada, tras una cumbre frustrada en Buenos Aires, estiró la resolución para enero, pese a que se había hablado de confeccionar un reglamento de internas.

En el radicalismo creen que el Gobierno está estirando la definición para luego imponer el candidato a dedo. En este contexto, en Córdoba ya hablan de una posible ruptura si el PRO decide avanzar de esa forma para elegir el rival de Schiaretti.

En Cambiemos creen que una ruptura en Córdoba puede poner en riesgo la reelección de Macri. En esa provincia, sacó más de 70 puntos en 2015 y consiguió un porcentaje vital para ganarle el ballotage a Daniel Scioli.


Fuente

La Política On Line

Etiquetas

Notas Relacionadas