Home   /   País  /   El FMI sigue financiando la crisis macrista
El FMI sigue financiando la crisis macrista

En el marco de las reuniones establecidas por el encuentro del Grupo de los 20 (G20) Macri y Dujovne se reunieron con la titular del FMI y al parecer el organismo internacional destrabaría el segundo desembolso de 5700 millones de dolares que permitiría blindar la economía argentina.

Mientras a nivel mundial los países centrales protegen sus economías estableciendo barreras arancelarias, en la Argentina de Macri lo único que se garantiza son las ganancias de los grupos concentrados, pero para que esto suceda en un lapsus mayor tiempo es necesario que alguien o algo tape el sol con un dedo. Y es justo ahí donde aparece, así como en el 2001, uno de los peces gordos de sistema financiero internacional que viene a rescatarnos de ellos mismos.

Los 57.600 millones de dolares que el gobierno nacional le solicitó al FMI hacen las veces de blindaje de nuestra economía antes de que estalle por los cielos como lo fueron en su momento los 40.000 millones de dolares que el mismo organismo le otorgaba a la Argentina de De la Rua en el 2001.

En aquel entonces como ahora nuestro país es solo el intermediario que recibe el dinero y así como lo recibe lo entrega al pago de deuda contraído por nosotros mismos, con el aditamento de que los costos y las tasas de intereses han incrementado exponencialmente nuestra deuda. Hoy podríamos decir que la deuda externa acumulada al finalizar el 2019 podría llegar a representar un PBI, es decir no nos alcanzaría todo un año de lo producido en bienes y servicios para pagar la deuda y sus intereses.

A la vista esta que con esos números no hay presupuesto para educación, salud, vivienda y mucho menos infraestructura.

En consecuencia y con este panorama en ciernes no nos sorprende que Lagarde afirme (…) “Empezamos a ver resultados en números y tenemos todas las razones para creer que la situación se revertirá en términos de crecimiento en el segundo trimestre de 2019” ya que los únicos que se benefician son ellos y sus aliados locales e internacionales, que por supuesto no representan ni siquiera el 10% de los 40 millones de argentinos.

En contraposición los números arrojados por el INDEC en su último informe indican totalmente lo contrario y nuestra economía en recesión podría seguir así por un año más inclusive si se mantienen las medidas económicas antipopulares de este gobierno. Ya que en términos interanuales el comercio mayorista y minorista se contrajo un 12,8%, la Industria Manufacturera el 10,8%, el transporte y comunicaciones un 4,8%, hoteles y restaurantes -a pesar de la supuesta mejora del turismo extranjero- también cayó el 4,2%, la construcción un 2,9% y minas y canteras el 0,6%.

En el 2001 los números eran más o menos los mismos o quizás un poco peor y al Blindaje que De la Rua anunciaba como la salida a la crisis económica le siguió el Megacanje. Pareciera ser no falta mucho para que la deuda y los intereses que se generan de la misma nos asfixien, las reservas del Banco central al terminar el mes de noviembre se deshicieron de 2700 millones más producto de la especulación financiera.

Si los dolares que ingresan a través de deuda son utilizados para pagar vencimientos de deuda, la balanza comercial de nuestro país sigue siendo deficitaria por lo tanto no ingresan a las arcas del Estado los papelitos verdes necesarios, como es que Macri, piensa sacarnos de esta crisis que él mismo provocó.

Mientras tanto el FMI deseoso de nuestros recursos y riquezas hace y deshace a gusto y piacere lo que quiera con el presente y futuro de nuestro suelo y de quienes lo habitamos.

A fines del 2001 blindaje, megacanje y corralito de por medio los argentinos y argentinas dijimos basta. Solo ansiamos que esta vez “no se vayan todos”, sino solo aquellos que desde el 2015 han atentado contra la dignidad y la felicidad de nuestro pueblo.

 

 

Notas Relacionadas