Home   /   País  /   Renunció Triaca: corrupción, mafia y gorilismo
Renunció Triaca: corrupción, mafia y gorilismo

El Secretario de Trabajo presentó nuevamente su renuncia y esta vez Macri se la aceptó. Este es el prontuario acumulado por Triaca.

Conocida fue su política de amenazas, intriga y la persecución sobre los trabajadores argentinos. Lo particular del caso se da por la perfecta correlación entre sus prácticas delictivas y políticas, al negrero ex-secretario de Trabajo lo rodean casos de fraude y corrupción.

Triaca hizo de los sindicatos intervenidos su caja personal y medios para la acumulación de poder en beneficio propio y del macrismo. Primero intervino los gremios y colocó personajes de confianza a la cabeza de los mismos, luego enfiló a estos sindicatos en favor del gobierno. Fomentando de paso, la división dentro del movimiento obrero. Veamos en orden los hechos que lo demuestran.

El lector puede recordar el caso de su empleada doméstica en negro, a la que le pagaba con fondos del SOMU, el primer sindicato que intervino. Sin embargo, este no fue el único caso.

Cuenta el diario Perfil en enero de este año: “entre febrero de 2016 y abril de 2017, la intervención a cargo del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), por delegación del juez federal Rodolfo Canicoba Corral y bajo órdenes del ministro Jorge Triaca, contrató a 172 personas según documentación de la AFIP. (…) El número total de contrataciones realizadas durante la intervención del SOMU es aún un misterio, pero todo apunta a que se superaron con holgura los más de 250 contratos denunciados por Sandra Heredia.”

Nadie reconoce a estas personas dentro del gremio ni en la actividad y a los que se han podido identificar, pertenecen a las filas del macrismo o provienen de los organismos de seguridad.  Estos hechos sucedieron con clara complicidad judicial, el juez federal Rodolfo Canicoba Corral quien dispuso la intervención judicial del SOMU, también metió a sus familiares y amigos a la plantilla del sindicato.

La misma maniobra se repitió en otros sindicatos, en los cuales el Triaca deja a personajes adictos para asegurarse el control de los mismos, incluso llegando a recurrir a amenazas contra los opositores internos.

En el segundo gremio intervenido, el Sindicato de obreros y empleados de minoridad y educación (SOEME), se repitieron las mismas practicas y también estalló un nuevo escándalo. Según publica Infogremiales: “Una banda delictiva integrada por miembros del gremio SOEME de Florencio Varela fue desmantelada luego de comprobarse que defraudaron al Estado provincial con el otorgamiento de licencias médicas truchas y que falsificaron documentación para realizar ingresos por conveniencia a la administración pública.”

Pero aún hay más. En el tercer gremio intervenido por Triaca, la Unión del Personal de Seguridad de la República Argentina (UPSRA) denuncian al hoy ex-secretario de Trabajo por un millonario robo. Específicamente, un grupo de afiliados lo acusa del desvío de $15 millones del sindicato hacia a empresas vinculadas a la familia de Triaca.

Hace unos días en un video difundido por C5N, se ve a dos allegados del secretario de Trabajo retirar bolsos de dinero en una de las empresas comprometidas. El primero es Adrián Corti, chofer e íntimo amigo de Triaca. El cual además de valijero, sería testaferro de dos empresas junto al cuñado del secretario de Trabajo y trabaja para la Policía Federal en el Cuerpo de Inteligencia. El segundo es Patricio Castro, también cercano a Triaca.

Poco tiempo le quedaba a Triaca para hacer su trabajo, manejando tal red mafiosa y corrupta. Cuando le preguntaron en un entrevista sobre el estado del país, hace unas semanas el respondió: “Es un clima adverso, pero también miremos que hay un sector de la economía que está creciendo y otros que tienen problemas, nuestra tarea como Gobierno es estar con los sectores a los que más les cuesta”.

De acuerdo con el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), manejado por la secretaría de Trabajo, se perdieron 56.900 puestos de trabajo registrados solamente en julio y los sueldos retrocedieron un 5,2% respecto de la inflación. Desde enero a julio se destruyeron casi 100 mil empleos en blanco y cayeron más de 60 mil monotributos sociales. De acuerdo al informe del FMI, la desocupación en nuestro país aumentará al 10,9% en 2019, la cifra más alta desde 2004.

La constante pérdida de trabajo y poder adquisitivo como resultado de las políticas de gobierno, continúa destruyendo el mercado interno y empobreciendo al pueblo argentino. El papel de Triaca en todo esto fue intervenir sindicatos díscolos para convertirlos en adictos y amedrentar a los trabajadores que se manifiesten contra esta situación y la crisis general.

Sin embargo los excesos criminales del negrero, gorila y mafioso; han tomado tal estado público que se hacía insostenible su lugar en el gobierno. No crea el lector que Triaca se queda en la calle, nadie dijo alguna vez que ser un funcionario gorila de alto nivel, estuviese mal pago.

 

Notas Relacionadas