Home   /   Universidad  /   Turno Noche en la UNCuyo: Yo no sé cuándo…
Turno Noche en la UNCuyo: Yo no sé cuándo…

Finalmente tuvo lugar la discusión acerca de la implementación del Turno Noche de cursado en la Universidad Nacional de Cuyo. La Asamblea Universitaria del pasado 3 de abril se expresó sobre el asunto… y perdimos.

 

El conjunto de decanos y docentes que responden en bloque al rector Pizzi se opusieron fervientemente. Una oportunidad histórica para democratizar en su composición a la Universidad  fue desaprovechada ante el desacuerdo ideológico (y de clase) que el radicalismo PRO expresa ante la posibilidad de ver al morochaje trabajador ingresar a las aulas. Y qué decir de la Franja…

La propuesta mocionada por los consejeros estudiantiles de las agrupaciones vinculadas al campo nacional y la lista Unidad de Graduados fue la de modificar el artículo 76 del Estatuto Universitario, el cual señala que  “el ingreso y el desarrollo de la enseñanza y el aprendizaje se rigen por los principios constitucionales de gratuidad y equidad. La Universidad deberá brindar condiciones para el desarrollo de igualdad de oportunidades.”

La modificación propuesta del citado artículo agregaba que “la Universidad promueve el acceso al derecho a la educación universitaria, mediante regímenes de cursado flexibles, el establecimiento de bandas horarias y la implementación del Turno Noche de cursado, que favorezcan el ingreso, permanencia y egreso de las y los estudiantes.”

En contraposición, la moción defendida por el radicalismo fue la de crear una comisión que analice las implicancias jurídicas y presupuestarias de la efectiva implementación del Turno Noche en la UNCuyo.

Bien podría ser una propuesta “responsable” la de las autoridades; pero sabemos que no es otra la intención más que la de sumir en el letargo a la discusión. La falta de voluntad política de llevar adelante el Turno Noche, subordina su plena aplicación a los quehaceres burocráticos y operativos; que bien podrían ser discutidos por toda la comunidad si se permitiera el acceso irrestricto a la información sobre el presupuesto universitario. Además, y parafraseando a Perón y al Papa, si usted quiere que algo no se realice, formé una comisión que lo ejecute.

La primera moción triunfó con 82 votos positivos sobre 67 negativos; sin embargo no alcanzó los 2/3 del total de asambleístas para lograr su aprobación.

Párrafo aparte (siempre dan de que hablar) merece la postura de los consejeros de Franja Morada, quienes votaron a favor de la modificación del Estatuto. Militaron y votaron a Pizzi y a todos los decanos radicales que se opusieron ¿Dónde quedó aquel proyecto de Universidad plural y reformista? ¿Se habrán sentido defraudados por la postura adoptada por quien colocaron en el Rectorado, y quien a su vez, los colocó en cargos en toda la Universidad? Si es así, no se podría esperar más que un éxodo masivo de militantes radicales de las oficinas del Estado universitario. Pero siendo más realista, creemos que no es más que la doble moral, el doble discurso de siempre que les permite levantar la bandera de la Educación pública, siempre y seguir entreverados en el gobierno de Macri, Cornejo y Pizzi. Los costos políticos de oponerse a tan justa reivindicación no arrastrarían más que la indignación de miles de estudiantes que ya no se comen el versito.

Pese al resultado de la votación, no creemos que haya sido una derrota definitiva. La discusión acerca del Turno Noche es innegable a estas alturas. Y decimos Turno Noche, no “flexibilización horaria”, vocabulario empresarial y ajeno a la política, ni “triple turno de cursado”, defendido por la izquierda trasnochada y el progresismo, que plantea todo para no obtener nada (en un contexto de reducción del presupuesto destinado a la educación en toda la Argentina es irreal sugerir tres horarios de cursado).

Bandera defendida en soledad durante años por la Agrupación Universitaria Nacional (AUN), hoy resulta impostergable en la discusión universitaria. Ya hemos señalado que no es una reivindicación solamente justa, sino estratégica en la búsqueda de una Universidad integrada y conducida por el pueblo que la financia. El Turno Noche que permitiría que grandes cantidades de trabajadores puedan estudiar por fuera de los horarios comerciales, es una medida más que apunta en ese sentido.

La Federación Universitaria de Cuyo (FUCuyo) que realizará su primera elección directa de autoridades el próximo 6 y 7 de junio es una herramienta clave para movilizar a los estudiantes por esta y otras medidas que apunten a Universidad nacional latinoamericana, democrática y popular. Por eso desde la Agrupación Universitaria Nacional, participaremos de las elecciones en conjunto con todos aquellos que busquen movilizarse para lograr finalmente la realización del Turno Noche de cursado en toda la Universidad Nacional de Cuyo.

Y aunque muchos humanos se sientan importantes, silla mediante, látigo en mano; nosotros no sabemos cuándo, pero ese día… viene llegando.

 

Etiquetas

Notas Relacionadas